Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

BBVA world 28 may 2016

1-1 (5-3). El Real Madrid consigue la Undécima en los penaltis

Los penaltis coronan como campeón de la Champions League 2015/16 al Real Madrid en un partido que llegó al final de la prórroga con empate a un tanto. Sergio Ramos volvía a aparecer en una final para poner por delante al Real Madrid pero Carrasco mandaba el choque al tiempo extra. Nadie pudo mover el marcador en la prórroga y la suerte de esta Copa de Europa se decidió en los penaltis. Falló Juanfran y el conjunto de Zidane hizo pleno de aciertos. Amplía su leyenda el Real Madrid con la Undécima y deja al Atlético sin su primera. Pena máxima para los colchoneros.

Comenzó el partido con el guión previsto de inicio. El Atlético de Madrid esperaba en campo propio, bien replegado, junto y dibujando un 4-4-2. Simeone decidió poner sobre el césped a Savic y Augusto para tener más empaque. El Real Madrid, con su once de gala, tenía la pelota buscando espacios y confiando en que su BBC brillara en ataque.

Precisamente fue Bale el que generó la primera acción clarísima del partido, cuando apenas habían transcurrido cinco minutos. Forzó una falta lateral que él mismo botó de forma magistral para que Benzema se topara con el pie salvador de Oblak, sobre la misma línea de gol. Paradón impresionante del ‘Zamora’ de la Liga BBVA evitando un tanto prácticamente cantado.

El Atlético se salvaba y encontraba la primera alegría del partido en la amarilla de Carvajal. El lateral merengue llegaba tarde y frenaba en falta a Griezmann. El juez Clattemburg no lo dudó y amonestó al lateral diestro merengue. Hecho aislado en un inicio de partido de color blanco. Cristiano, Bale y Benzema aparecían con mucha facilidad aprovechando los espacios a la espalda de los mediocentros rojiblancos.

Los blancos buscaban romper el partido desde muy pronto y encontraron el premio deseado a balón parado. Colgó la pelota Kroos, peinó Bale y empujó con el pie Sergio Ramos dentro del área pequeña. El héroe de Lisboa volvía a aparecer para, en esta ocasión, encarrilar el triunfo blanco cuando corría el minuto 15. Un gol que premiaba un mejor arranque merengue.

Sergio Ramos empuja a la red el primer gol del Real Madrid | Foto: EFE

Sergio Ramos empuja a la red el primer gol del Real Madrid | Foto: EFE

El Real Madrid movía la pelota con rapidez, encontrando los espacios y disfrutando de superioridad en la medular. Necesitaba el Atlético estirarse y quitarse la presión encima. Lo consiguió con un buen centro de Filipe y una volea de Juanfran que no cogió portería. Un oasis en un partido controlado por el conjunto de Zidane que volvió a encontrar una buena situación en un centro de Ronaldo que murió en las manos de Oblak.

Un momento en el que cambió un poco la inercia del partido. El Atlético amarró la pelota y el Real Madrid dio un paso atrás, esperando un contraataque matador. Koke participaba más, los puntas se movían mejor y el equipo de Simeone respiraba con la posesión. Así encontraron dos acciones positivas, ambas con Griezmann como protagonista.

Pasada la media hora de partido los blancos se partían, perdían voracidad de cara a la meta rival y los rojiblancos crecían con su ‘Principito‘ como protagonista. Los movimientos del ‘7’ del Atlético daban aire fresco y generaban dudas en un Casemiro que había tenido un inicio de partido bastante plácido. Ahora el Real Madrid ya no tenía la posesión —35 % en los últimos 15 minutos— y la iniciativa era rojiblanca.

Griezmann remata en una de las ocasiones que tuvo en la final de la Champions | Foto: EFE

Griezmann remata en una de las ocasiones que tuvo en el tramo final de la primera parte | Foto: EFE

El factor Carrasco enmienda el error de Griezmann en el penalti

Un panorama con el que se llegó al descanso. Ventaja madridista gracias a un gran inicio y dominio rojiblanco en el último tramo. El Real Madrid sonreía por el resultado pero el Atlético encontraba la forma de entrar en un partido que le daba la espalda. Simeone retocaba a su equipo en el intermedio, usando la misma fórmula táctica que en Múnich: Carrasco dejaba su puesto a Carrasco.

Buscaba un revulsivo el Atlético y lo encontró nada más comenzar la segunda parte con un penalti de Pepe sobre Torres. Asumió la responsabilidad Griezmann que estrelló su chut, fuerte y al centro, en el larguero. Se salvaba el Real Madrid y perdía una ocasión de oro el Atlético. Pero el partido seguía siendo dominado por los colchoneros que volvieron a tener otra clarísima en un remate de Savic dentro del área pequeña tras un córner.

El Real Madrid no había salido a jugar la segunda parte. Solo un intento de Bale, de lo mejor de los blancos, intentaba espabilar a un equipo que pasaba de tener el partido bajo control, a estar ahora a merced del rival. Situación delicada que sumaba un factor en contra más con la lesión de Carvajal, suplido por Danilo. El brasileño salía al campo con la misión de frenar a Carrasco, que comenzaba a generar peligro con un centro al área para un Saúl que no encontró portería.

El penalti de Griezmann se estrelló contra el larguero | Foto: EFE

El penalti de Griezmann se estrelló contra el larguero | Foto: EFE

La exigencia física era máxima y el cansancio empezaba a aparecer cuando corría el minuto 60. A ambos equipos les faltaba chispa en los metros finales en un partido que iba de área a área. Un ida y vuelta que pareció premiar más al Real Madrid. Los blancos fueron verticales por primera vez en mucho tiempo. Modric condujo la pelota, se la puso al hueco a Benzema pero el galo definió al muñeco. Otra parada ganadora de Oblak para seguir dando vida al Atlético.

Un crédito que supo aprovechar Carrasco en un momento en el que el Real Madrid no aprovechó sus oportunidades. En el minuto 79, el belga remató desde el área pequeña un gran centro de Juanfran y el Atlético encontraba premio en un momento que estuvo a punto de irse a la lona. Y si de boxeo iba la cosa, el conjunto merengue quedaba grogui pero no hincaba la rodilla.

De hecho, en un alarde de personalidad, volvía a tomar el mando de la pelota ante un Atlético que ahora esperaba en su propio campo. Volvía a su versión natural desaprovechando así la inercia positiva lograda tras el tanto del empate. Arreones merengues e intentos de salida al contragolpe rojiblanco, como el que intentó Carrasco que le costó la amarilla a Ramos, para llegar al final de los 90 minutos reglamentarios con empate a un gol. Como en Lisboa, pero esta vez el que se salvaba de la derrota era el Atlético.

Carrasco celebra el gol del Atlético que ponía la igualada en el marcador | Foto: EFE

Carrasco celebra el gol del Atlético que ponía la igualada en el marcador | Foto: EFE

Otra prórroga dos años después entre Real Madrid y Atlético. Eso sí esta pintaba muy distinta para los rojiblancos. Moralmente a tope y físicamente mucho más entero pero quien comenzaba atacando era el conjunto merengue. Isco y Marcelo generaban fútbol y Cristiano tenía el gol del desequilibrio con un cabezazo, de nuevo en una acción aérea. Por el lado rojiblanco, Carrasco era el camino del Atlético para llevarse la final.

El cansancio convertía cada transición en un acto prácticamente de fe. Muchos jugadores fundidos en un partido que cambiaba de bandos por oleadas. El que tenía la pelota metía en problemas al rival. Ambos esperando el momento oportuno para dar el golpe directo que les diera la gloria. Pitaba el trencilla el final de la primera parte con todo por decidir y jugadores exhaustos.

La lotería de los penaltis decidió el partido

Arengas en ambos lados, masajes milagrosos y 15 minutos con todo por decidir. El agotamiento daba un tinte casi dramático al choque en estas alturas. Simeone completaba los cambios por cuestiones físicas entrando en el campo Lucas Hernández y Thomas terminando una prórroga en la que nadie encontró la portería.

Los penaltis iban a decidir la suerte de esta final. Comenzó marcando Lucas Vázquez y respondió, esta vez sí, Griezmann. El siguiente en lanzar fue Marcelo, que ejecutó con gran calidad. Ventaja madridista que volvió a igualar Gabi, marcando a la derecha de Keylor. Bale, acalambrado durante la prórroga, anotó con suficiencia, la misma con la que marcó Saúl.

Nadie fallaba en estos primeros lanzamientos. Sergio Ramos no quiso ser menos pero Juanfran rompió la tónica de aciertos. El fallo del lateral rojiblanco dejaba la responsabilidad de la victoria a un Cristiano que no falló. A media altura, a la izquierda de Oblak para definir el gran y épico triunfo madridista. Los blancos cierran la temporada con la Undécima.

Cristiano celebra el penalti definitivo en la final de Champions | Foto: EFE

Cristiano celebra el penalti definitivo en la final de Champions | Foto: EFE

Otras historias interesantes