Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Emprendimiento 23 abr 2019

Acompañamiento estratégico o cómo hacer que la empresa crezca en la buena dirección

El acompañamiento estratégico es un proceso de análisis de la empresa que sirve para establecer nuevos retos, diseñar planes operativos y hacer una medición del impacto. Para que sea efectivo hace falta contar con un profesional o grupo de profesionales que ayuden al emprendedor a tomar las mejores decisiones.

Crecer es positivo, siempre que se haga con la estrategia adecuada, pero requiere de un proceso de reflexión previo para saber en qué punto se encuentra la empresa y hacia dónde se quiere avanzar. Antes de dar un paso en falso es conveniente, según la entidad educativa Corporate Finance Institute, plantearse las siguientes cuestiones:

  • Visión: ¿qué quiero lograr a 5-10 años vista?
  • Misión: ¿cuál es mi negocio y el objetivo que quiero alcanzar con él?
  • Valores: ¿Qué compromiso tengo con la sociedad y cuáles son mis valores?

Este análisis previo sirve para que el emprendedor tenga un conocimiento más profundo de su compañía y para que los profesionales encargados de asesorarle en la estrategia a seguir, puedan empezar a trabajar en el análisis estratégico. Es decir, examinar el entorno interno y externo de la empresa, evaluar las acciones actuales que se están llevando a cabo y generar alternativas que den mejores resultados. Para conseguirlo, según el informe “La importancia del acompañamiento estratégico en las entidades del Tercer Sector” de Rosa Brescané, representante de la Confederación Española de Alzheimer, hay que hacerse nuevas preguntas:

  • ¿Hacia dónde queremos ir? La respuesta es fundamental para definir planes estratégicos encaminados a conseguir los objetivos fijados.

  • ¿Cómo lo vamos a conseguir? Definir este aspecto es el último paso para desarrollar un acompañamiento estratégico y empezar a diseñar planes operativos, programas y proyectos evaluables para realizar un seguimiento y poder medir su impacto social a través de indicadores.

Consultorías especializadas, incubadoras, programas de emprendimiento, aceleradoras, profesionales ‘freelance’… Hay muchas formas de obtener el acompañamiento estratégico que la empresa necesita. Lo importante es lograr que este implique a todas las áreas de la empresa y que sea un proceso dinámico, que permita realizar ajustes cuando sean necesarios y favorezca el compromiso de todos los profesionales implicados.

Uno de los pilares fundamentales de BBVA Momentum, el programa de apoyo al emprendimiento social de BBVA, es el acompañamiento estratégico. Para los emprendedores, tener la oportunidad de contar con el apoyo de profesionales expertos de BBVA, que les ayudan a desarrollar sus estrategias para avanzar, les da la confianza de estar haciendo un trabajo con garantías de éxito. Dicho acompañamiento se ofrece a través de los mentores, que acompañan al emprendedor y le asesoran a la hora de realizar el plan de crecimiento, y los especialistas, expertos que solucionan dudas puntuales en diferentes materias. “El acompañamiento nos ha permitido recorrer toda nuestra empresa en todos sus aspectos y con el apoyo de los mentores, al final hemos podido estructurar mejor nuestras áreas y optimizar todos nuestros procesos”, explicaba Carlos Hernández, fundador de Fútbol para el Futuro, durante el evento de cierre de BBVA Momentum 2018 en Colombia.

Una opinión que comparten otros emprendedores a la hora de destacar el privilegio que supone para ellos, poder parar y reflexionar con el apoyo de grandes expertos: “Te permite dedicar el tiempo necesario a profundizar”, contaba Arancha Martínez de Itwillbe.org, durante su participación en la edición española de 2017 y concluía con orgullo: El proyecto ha adquirido un nivel de calidad, en estos últimos meses, que yo nunca hubiera imaginado”.

Las empresas que quieran registrar su candidatura a BBVA Momentum pueden hacerlo en este enlace hasta el 3 de mayo.

Otras historias interesantes