Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Actualidad

Actualidad

34:17Audio

Francesco Tonucci bbva-compressed

Reproducir

Si existiera una “academia de la educación mundial" Francesco Tonucci ocuparía el Sillón ‘E Mayúscula’. Maestro y pedagogo, dibujante y ‘niñólogo’, como él mismo se define, el pensador italiano es uno de los grandes nombres de la historia de la pedagogía. A través de FRATO, su alter ego y seudónimo, convierte sus viñetas en ventanas desde las que invita a mirar la escuela y el aprendizaje con los ojos del niño que todos fuimos. Un viaje que continúa como autor de libros en los que defiende firmemente los derechos de la infancia. Tonucci reivindica la necesidad de reconquistar espacios públicos para los niños: ‘con pelotas, abuelos, risas… pero sin coches’. Acompañado de un ‘consejo de estudiantes’, Francesco Tonucci reflexiona sobre el fin máximo de la educación para construir la ‘escuela que quieren los niños’: un lugar que ayude al pleno desarrollo de su personalidad.

Sofía Rodríguez-Sahagún, actual responsable de proyectos de Transformación en Retail, y con anterioridad, directora de Transformación Digital, Venta Digital y Marketing de BBVA España, ha recibido el Premio del Club de Jurados Eficacia 2018 por su trayectoria profesional, un galardón que otorga la Asociación Española de Anunciantes (AEA) por “su rigor y visión como responsable de modernizar grandes marcas”, han afirmado los miembros del jurado.

Según informa El Mundo, se ha descubierto en la cueva de Blombos, en Sudáfrica, una piedra con un dibujo en forma de 'hashtag' de más de 73.000 años de antigüedad. La cueva, situada a 300 kilómetros de Ciudad de Cabo, contiene más de 2.000 objetos entre los que se incluyen herramientas de piedra tallada, grabados, conchas ornamentales y restos de ocre rojo utilizado por los primeros 'homo sapiens' hace más de 100.000 años.

Como informa El Mundo, estamos asistiendo a un 'boom' del mercado de los diamantes de laboratorio, piedras preciosas con las mismas propiedades ópticas, físicas y químicas que los naturales, pero más éticos, baratos, e imposibles de distinguir a simple vista. Buscan conquistar el mercado vendiendo el quilate a 800 dólares, y su irrupción promete poner patas arriba un negocio que mueve más de 75.000 millones de euros al año en todo el mundo.