Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Actualidad

Actualidad

Onur Genç representa mejor que nadie la globalidad de BBVA, un banco español con operaciones y aspiraciones globales. De nacionalidad turca, ha vivido en cinco países y trabajado para BBVA en dos, Turquía y Estados Unidos. España será su nueva casa, a partir del Año Nuevo, cuando asuma la función de consejero delegado del Grupo BBVA.

Carlos Torres Vila es, ante todo, un gran estratega. Una virtud crucial para su nueva posición de presidente ejecutivo. Además, tiene el don de analizar cualquier problemática con minuciosidad, descifrar su complejidad y traducirlo en algo sencillo. Una vez que lo tiene claro, toma una decisión y se concentra en ejecutar su idea. Se apoya mucho en el equipo: hace participar a todo el mundo que está en una mesa, independientemente de su rango, responsabilidad o edad. Quiere conocer la opinión de todos los asistentes y valora las buenas ideas.

DDD-2812-Apertura-BBVA

El Gobierno de Japón, junto con varias empresas tecnológicas y automovilísticas, quiere comercializar vehículos voladores a partir del año 2023. Una de estas empresas, Skydrive, lleva trabajando en un prototipo de coche volador desde hace cuatro años. El proyecto cuenta ya con una financiación de más de 5 millones de dólares, así como la involucración de alrededor de 400 personas. Sin embargo, su producción en masa y salida al mercado plantea un reto por el elevado coste que tendría el vehículo, 50 millones de yenes, unos 397.000 euros.

DDD-2712-Apertura-BBVA

Cada vez falta menos para la llegada de la anisada tecnología de quinta generación, el 5G, que permitirá conexiones hasta 100 veces más rápidas que el actual 4G, con una velocidad media de 20 Gbps, superando incluso a las redes fijas de fibra óptica. Esto permitirá a los usuarios, entre otras cosas, descargar archivos de 1GB en menos de 10 segundos, incrementará la vida útil de las baterías de nuestros dispositivos en 10 años y reducirá en un 90% el consumo de energía de la red.

De los 48 millones de árboles de Navidad que compraron los estadounidenses el año pasado, 27 millones de ellos fueron reales. Y eso, contra todo pronóstico, puede tener un efecto positivo. Según Popular Science, la mayoría de estos árboles provienen de plantaciones especializadas, por lo que la compra natural fomenta la reforestación a corto plazo. Más importante aún, cada árbol contiene aproximadamente 20 libras de dióxido de carbono que elimina de la atmósfera a lo largo de su vida útil. Mantener todo ese CO2 encerrado en su madera hace tanto por el cambio climático como conseguir que 42.000 coches salgan de la carretera.