Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

¿Adiós al odioso tiempo de carga en un vídeo? El MIT tiene la respuesta

A todo el mundo le ha pasado al estar visualizando un vídeo en internet. La conexión no es del todo buena, o simplemente aparece el odiado ‘buffer’ que al cargar el contenido impide ver el vídeo entero de una vez. El Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT) ha encontrado en la inteligencia artifical al mejor aliado para solucionar el corte en los vídeos mientras se carga el contenido durante una reproducción.

En un mundo conectado permanentemente y con la inmediatez como bandera, los cortes en los vídeos suponen un cierto quebradero de cabeza. El algoritmo actual en los vídeos de plataformas como YouTube o Netflix consisten en ir cargando el contenido a medida que se va reproduciendo.

Algo que puede estar más próximo a su fin con este reciente, y esperanzador, avance realizado por el Instituto Tecnológico de Massachusetts, el archiconocido MIT, y que ha recibido el nombre de Pensieve.

Es el nombre de un algoritmo que tiene capacidad para evitar los cortes e interrupciones mediante la reducción del ‘bitrate’. Es decir, analiza en tiempo real cómo es la conexión para mostrar la calidad del vídeo en ‘streaming’ con una menor carga de ‘buffering’. Según confirman los propios investigadores, hasta un 30% menos.

Pensieve, la nueva tecnología del MIT para evitar que los vídeos se corten.

Un porcentaje importante al que se llega gracias a la utilización del ‘machine learning‘ y un algoritmo conocido como ABR (Adaptative Bitrate). A través del cual se determina la calidad ideal para transferir a través del tipo de red que se utilice para consumir el vídeo.

“Los estudios demuestran que los usuarios abandonan las sesiones de vídeo si la calidad es demasiado baja, lo que provoca grandes pérdidas en los ingresos publicitarios para los proveedores de contenido”, afirma en el estudio publicado Mohammad Alizadeh, profesor del MIT.

“Las plataformas deben buscar constantemente nuevas formas de innovar”, apostilla. Y en ello se ha puesto a trabajar el MIT que ya lo ha implementado para demostrar que es posible disfrutar de una experiencia positiva al visualizar un vídeo sin apenas ‘rebuffering’.

Ese ajuste prácticamente en tiempo real de cómo se reproduce el vídeo en función de la conexión provoca que las posibilidades de detenerse sean casi nulas. Algo que pondría solución incluso a la pérdida de conexión en túneles, ya que el propio sistema reduciría o aumentará la velocidad de carga del vídeo.

Otras historias interesantes