Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Innovación 10 nov 2016

Adolescentes en rondas de financiación: las ‘startups’ no saben de edad

Nick D’Aloisio es un londinense de 21 años recién cumplidos que estudia en la Universidad de Oxford. A primera vista, lo que más puede diferenciar a D’Aloisio de otros jóvenes de su edad son sus heterogéneos estudios universitarios: Informática y Filosofía.

Sin embargo, no es un estudiante más. D’Aloisio tiene ya un hueco en la pequeña historia de la era de las startups: cuando tenía 15 años se convirtió en emprendedor tecnológico más joven en recibir una ronda de financiaciónde la industria del capital riesgo.

Su aventura como empresario empezó con un mail que recibió desde Hong Kong, y en el que al principio ni siquiera hizo demasiado caso. Le escribía Horizons Ventures, una firma de capital riesgo que ya había invertido en Facebook y Spotify. Querían saber más de la  aplicación, Trimit, que había subido a la app store británica de Apple.

D’Aloisio había creado la app, una afición a la que se dedicaba desde los doce años, porque le resultaba incómodo navegar por Twitter y buscar información con el móvil.

Con Trimit lograba su objetivo: resumir la información en sumarios, gracias a un algoritmo, facilitando la navegación y reduciendo tiempo de espera innecesarios. Horizon no solo invirtió 300.000 dólares en Trimit, sino que abrió puertas a su fundador que le permitieron captar un millón de dólares de financiación. Contrataron profesionales, mejoraron el algoritmo y rebautizaron la aplicación como Summly.

En 2013 Yahoo compró Summly, en una operación que según la agencia Reuters alcanzó los 30 millones de dólares. Hoy, el millonario D’Aloisio compagina sus dos carreras con sus responsabilidades en Yahoo News Digest, el nombre actual de su creación adolescente.

El caso de D’Aloisio es extraordinario, pero no la tendencia que hay detrás. Cada vez más adolescentes, e incluso preadolescentes, acostumbran a crear aplicaciones y pequeñas empresas tecnológicas.

La inmensa mayoría no prosperará, pero la tecnología, las Open APIs y la paulatina popularización de la programación informática como una rama más de la enseñanza abren unas puertas impensables hace apenas una década.

Lo dijo el propio D’Aloisio en una entrevista cuando aún no había vendido su empresa a Yahoo: “Mucha gente de mi edad hace lo mismo que yo. Nos dedicamos a la tecnología, aunque estemos todavía en el colegio.

La diferencia es que conmigo se puso en contacto una gente de Hong Kong. De lo contrario, sería como un chaval cualquiera de mi edad. Nunca creí que fuese capaz de crear una empresa. Sí creía en mi idea, pero no en que la gente, dada mi edad, se la fuese a tomar en serio”.

Iniciativas para los más jóvenes

En España empiezan a florecer las iniciativas para promover el espíritu ‘startapero’ entre los más jóvenes. Destinado a universitarios, y muy relacionado con un entorno profesional real, destaca el Startup Programme, desarrollado por Junior Achievement, una organización internacional que cuenta entre sus patronos en España con el BBVA.

Se desarrolla de manera simultánea en 17 países europeos, y en su última edición contó con la participación de 25 universidades españolas, que presentaron 75 proyectos de 205 alumnos.

Guiados por tutores de las universidades y asesores de compañías y organizaciones colaboradoras (como la Fundación Universidad Empresa), los participantes que demuestran la viabilidad de su idea de negocio y que han adquirido las competencias personales y técnicas necesarias para su sostenibilidad optan a diferentes premios: desde 1.000 euros para su proyecto, hasta alojamiento gratuito en uno de los viveros de empresa del Ayuntamiento de Madrid, pasando por la participación en encuentros empresariales en el MIT (Massachusetts Institute of Technology).

Hay otras iniciativas que se centran más en incentivar el espíritu innovador, siempre en un entorno tecnológico.

El pasado South Summit, la cumbre de start ups que lleva ya cinco años celebrándose en Madrid, contó con un apartado específico para niños de 10 a 12 años, el South Summit Kids, y su propio premio al mejor proyecto, The Next Big Thing.

La iniciativa ganadora, desarrollada por niños de quinto de Primaria del Trinity College de Boadilla del Monte (Madrid) y liderada por la alumna Paula Montesinos, fue Free cheap material, una página web que facilitar el acceso universal al material escolar, independientemente de los recursos económicos.

¿Saldrán de este tipo concursos grandes compañías tecnológicas? Es muy difícil, y en todo caso su objetivo fundamental es otro: incentivar el espíritu emprendedor, derribados gracias a la tecnología muchos tabúes y barreras, como la de la edad. Nadie sabe qué niños de hoy serán los visionarios de mañana.

Por si acaso, la próxima vez que vea a un chaval trasteando con el ordenador, tenga en cuenta que tal vez en pocos años quiera trabajar en su empresa.

Otras historias interesantes