Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Educación financiera 18 may 2017

¿Cómo ahorrar en la organización de una boda?

Comienza la temporada alta en bodas y también en gastos para los novios y sus familias. Algunas partidas como el banquete, el vestido de la novia o el viaje de novios, pueden aumentar el presupuesto considerablemente. Sin embargo, es posible tener una boda especial, a un precio mucho más asequible, con algunas pautas de ahorro.

El mejor de los banquetes, un traje de diseño, flores por todas partes… Si a alguien se le pregunta cómo sería su boda ideal lo normal es que imagine un día de ensueño. Sin embargo, cuando toca poner los pies en el suelo,  enfrentarse a la organización de una boda y hacer un presupuesto, los gastos empiezan a acumularse y la cifra final puede convertir la fantasía en una pesadilla.

Según la Federación de Usuarios Consumidores Independientes (FUCI), el coste medio de una boda es de 16.534 euros. De esta cifra, el banquete, calculado para 100 comensales, se llevaría el 59% del presupuesto, entre 8.000 y 12.200 euros; el viaje de novios supondría entre 1.300 y 3.350 euros y las invitaciones, flores y alianzas pueden sumar entre 1.620 y 3.140 euros. Además, el traje del novio tiene un precio medio de 577 euros y el vestido de la novia puede costar entre 875 y 2.350 euros de media.

Estas cifras se podrían rebajar siguiendo algunas pautas.

1. Un presupuesto real

La publicación especializada en bodas Zankyou aconseja que, teniendo en cuenta que lo más probable es que nunca antes se haya contratado un servicio de decoración floral o un técnico de vídeo, lo mejor es realizar averiguaciones previas para estimar el coste de cada servicio. Lo que más condiciona el precio es el lugar donde tenga lugar la boda, la época del año, el día de la semana, el estilo, la logística y la dimensión de la celebración. Si se tiene muy claro lo que se quiere y una información lo más exacta posible, es fácil hacer un presupuesto realista que ayude a organizarlo todo sin sobresaltos.

2. Una fecha atípica

Según el Instituto Nacional de Estadística, el 78% de los matrimonios en España se celebran entre los meses de abril y octubre, con mayor incidencia en julio y septiembre. Si se tiene flexibilidad de fechas, lo mejor es fijar el día señalado fuera de temporada, si es posible evitando el fin de semana, para conseguir un precio asequible. Esta decisión no solo afecta al coste final de la boda, sino también al viaje de novios que se abarata si se viaja fuera de temporada.

3. Un banquete distinto

Si se tiene en cuenta que la media de invitados en una boda suele rondar los 150 y el precio medio del menú es de 100 euros, es fácil hacer la cuenta y ver que el banquete es la partida más costosa de la celebración.

Quizá es el momento de dejar de lado los conceptos más clásicos y hacer una propuesta innovadora: un catering informal, un bufet o un cóctel, son algunas opciones asequibles. Los más clásicos, que quieran ofrecer un banquete al uso, pueden decantarse por una comida en vez de cena, ya que los horarios nocturnos son más caros.

4. Un vestido único para un día único

El vestido de novia es una de las partidas más caras del presupuesto. Teniendo en cuenta que solo se va a usar una vez, alquilarlo puede ser una solución. En internet hay numerosas ‘webs’ que ponen a disposición de los usuarios todo tipo de opciones, tanto para ellas como para ellos, a precios muy asequibles.

5. En persona

En cuanto a otros detalles, como la decoración, las invitaciones o los regalos para los invitados, se recomienda hacer algo personalizado que dé un toque distintivo a la celebración. Una vez más, internet acude al rescate con múltiples ideas para decorar las mesas y regalar algún detalle a los asistentes. El envío de invitaciones se puede solucionar mandándola por ‘mail’ acompañada de algo original, como un ‘vídeo-selfie’ de los novios animando a acudir a la boda.

Estas pequeñas pautas pueden ayudar a controlar el presupuesto y hacer de ese día no solo algo especial, sino también más personalizado, al gusto de los novios y más original para los asistentes. El tiempo puede jugar a nuestro favor si planificamos todos los detalles de nuestra boda soñada con antelación suficiente. Si nos fijamos una meta y establecemos un plazo para alcanzarla, podemos contar con unos fondos propios que nos permitan afrontar los gastos del gran día con mayor tranquilidad.

En el Centro para la Educación y Capacidades Financieras encontrarás toda la información relevante sobre educación financiera en el mundo.

Otras historias interesantes