Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Salud y bienestar 13 abr 2018

¿Alergia o catarro?

Los jardines florecen, los días se alargan y el sol se deja ver con mayor frecuencia. La primavera es la estación de los paseos por el parque pero también de los estornudos, los picores y la congestión nasal. Síntomas que comparten tanto alergias como catarros. ¿Cómo saber si se trata de uno u otro?

La primera diferencia la encontramos en la causa. El resfriado se produce por un virus mientras que la alergia es una reacción del sistema inmunológico ante un alérgeno. La más común es la alergia al polen, siendo la primavera la época más sufrida por quienes la padecen debido a la polinización de las plantas. Sin embargo, no es raro tener un resfriado en este periodo del año, cuando los cambios de temperatura son frecuentes.

El Libro de las enfermedades alérgicas de la Fundación BBVA facilita algunas claves para distinguirlos. Tanto la alergia al polen como  los cuadros infecciosos virales (catarros) pueden producir estornudos, picores y congestión en la nariz y conjuntivitis, y ocasionalmente tos y asma. Pero los síntomas oculares son menos frecuentes en los catarros, que, sin embargo, pueden presentar fiebre y tos con expectoración, algo que no sucede en el caso de las alergias. Es importante fijarse en cuándo aparecen los síntomas: si es sobre todo en días soleados y ventosos, con mejoría los días de lluvia, es más probable que sea alergia.

Cada vez son más las personas que sufren algún tipo de alergia. Según se recoge en el volumen publicado por la Fundación BBVA, entre el 30 y el 40% de la población mundial se encuentra afectada por alguna de ellas. “Las enfermedades alérgicas constituyen una auténtica epidemia no infecciosa en los países desarrollados en el siglo XXI”, afirma el Dr. José Manuel Zubeldia, jefe del Servicio de Alergia del Hospital General Universitario Gregorio Marañón, en Madrid, y co-editor del libro, en el que más de 60 especialistas exponen sin tecnicismos el estado de conocimiento actual sobre las alergias.

Una de las más comunes es la alergia al polen o rinitis alérgica, padecida por el 20% de la población mundial, de acuerdo con la Academia Europea de Alergia e Inmunología Clínica (EAACI).  En España, ocho millones de personas padecen esta alergia. Y la cifra no para de crecer. Como indica la Sociedad Española de Alergología e Inmunología Clínica (SEAIC), en los últimos diez años se ha duplicado el porcentaje de alérgicos a los pólenes más alergénicos: gramíneas, olivo, ciprés, salsola, plátano de sombra y parietaria.

El cambio climático y la contaminación tienen gran parte de responsabilidad. El primero alarga la primavera y, por tanto, el proceso de polinización, y la segunda altera la estructura del polen y aumenta su agresividad.

Desde la SEAIC advierten además que este año los niveles de polen serán más altos en España que en 2017.  El frío ha retrasado la polinización de las plantas y, pese a las abundantes lluvias de los primeros meses del año, se espera que abril y mayo traigan el peor escenario para los alérgicos: tiempo seco y temperaturas suaves.

Ante esta situación, los expertos aconsejan mantener las ventanas cerradas y utilizar purificadores del aire en los interiores, evitar las actividades al aire libre y usar mascarillas para que el polen no entre en las vías respiratorias.

La vacunación con extractos alergénicos o inmunoterapia es uno de los tratamientos de mayor éxito en la actualidad. Tal y como indica Zubeldia, es “el único tratamiento conocido que, además de mejorar los síntomas de la enfermedad y reducir las necesidades de otros medicamentos, es capaz de detener la progresión de la enfermedad alérgica”, evitando así que termine desembocando en enfermedades respiratorias como el asma.

El conocimiento también es una herramienta que puede minimizar el número de afectados y mejorar la calidad de vida de quienes ya padecen una alergia. Este es el objetivo del “Libro de las enfermedades alérgicas de la Fundación BBVA”, que pone al alcance de sus lectores información sobre los desencadenantes y los efectos, así como distintas recomendaciones de la mano de reconocidos expertos e investigadores.

El libro, que incluye ente sus páginas otros tipos de enfermedades alérgicas, como las alimentarias o medicamentosas, o las vinculadas con el asma, está disponible en su versión digital y ofrece la posibilidad de descarga tanto en pdf como en epub.

Otras historias interesantes