Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Algoritmos, emociones y la magdalena de Proust: un debate sobre el futuro de la IA

¿Qué ocurre cuando un sistema de inteligencia artificial recomienda una película o un restaurante? ¿Y un producto financiero? ¿Hasta qué punto puede un algoritmo llegar a conocer a las personas? Estas y muchas otras preguntas surgieron durante la presentación del proyecto de BBVA Data & Analytics ‘RecSys, una recomendación en la era del machine learning’, que reunió a expertos de distintos ámbitos (cine, diseño, derecho y gastronomía) para reflexionar sobre cómo la sociedad está cambiando con la llegada de estas tecnologías.

Aunque pase desapercibida, la inteligencia artificial ya está presente en pequeñas cosas que hacemos a diario: desde buscar una película para ver el viernes por la noche o encontrar el hotel perfecto para las vacaciones. Pero, ¿qué se esconde detrás de estos algoritmos de recomendación que, poco a poco, determinan nuestras elecciones?

Iskra Velitchkova, experta en pensamiento visual de BBVA Data & Analytics, se hizo esta pregunta y decidió tratar de darle respuesta de forma poco ortodoxa. Para ello, creó el proyecto RecSys, un “ejercicio de imaginación” que reflexiona a través de la visualización de datos sobre cómo los algoritmos de ‘machine learning’ dan forma al mundo, acortan las distancias entre seres humanos y crean nuevas conexiones inesperadas. “¿Cuánto tiempo nos separa de hacer un clic en el móvil a encontrar un restaurante?, ¿qué ocurre en ese segundo de tiempo?, ¿qué hay más allá de nuestras búsquedas diarias?”, eran algunas de las preguntas que la experta visual compartió con el público durante el evento de presentación del proyecto en Madrid, durante el que se trató de abrir el debate “a la sociedad” para compartir ideas e interrogantes.

“Llegamos aquí con algunas respuestas, pero con muchas preguntas. Queremos escuchar”, explicó Fabien Girardin, co-CEO de BBVA Data & Analytics durante la introducción, en la que presentó a los poco convencionales invitados, que iban desde expertos en dirección artística hasta un jurista del Tribunal Superior de Justicia de Madrid. Desde distintos puntos de vista, los invitados abordaron cómo en sus áreas profesionales la intuición, la recolección de datos o las tecnologías avanzadas son clave para crear conexiones que permiten aportar valor en sus respectivos ámbitos.

Así transcurrió el evento, apoyado sobre el trabajo experimental de Iskra Velichkova, en una casa de Madrid.

Una grabación de una cámara de seguridad supone para Francisco Vieira, presidente del Tribunal Superior de Justicia de Madrid, el punto de partida para elaborar un trabajo de investigación que puede determinar la resolución de un crimen. En su caso, el respeto por la privacidad de las personas es una de las mayores preocupaciones que hay que afrontar con la llegada de algoritmos de ‘machine learning’ que pueden “interferir en nuestras relaciones sociales”, explicó.

“Estamos viviendo un momento en el que la administración de justicia está jugando un papel clave en la defensa de los intereses de los consumidores”, expuso Vieira, quien recordó la importancia de la transparencia en este nuevo paradigma en el tanto empresas privadas como instituciones pueden tomar decisiones basadas en las recomendaciones que ofrecen las máquinas. “Tiene que hacerse una recomendación de productos con unas condiciones que transmitan una información veraz al ciudadano, al cliente”, añade.

En el caso de Alain Bainée, productor artístico premiado con un Goya por la producción de la película Blancanieves (2012), su punto de partida es bien distinto: un conjunto de colores, una luz o una sutil referencia visual componen el material con el que trabaja para recrear experiencias que transportan al espectador a una idea o emoción concreta. “Que lo emocional, dentro del drama, lo pueda sustituir un algoritmo, creo que sería hasta peligroso”, explicó el productor.

debate-recsys-bbva

Alain Bainée, durante su intervención en el debate.

En la misma línea, Héloïse Vilaseca, Directora de innovación del Celler de Can Roca, compartió la idea de que los algoritmos no pueden sustituir la “intuición” o la “magia” que hace tanto del cine, como de la gastronomía, una experiencia “artesanal” en la que los platos se relacionan con emociones y recuerdos que el cocinero trata de plasmar combinando elementos que quizás no irían juntos de forma natural. “Cuando relacionamos un plato con una emoción es siempre una apuesta, una intuición del chef”, afirma.

Pero ¿y si, a pesar de todo, fuese posible que los algoritmos llegasen a encontrar estas conexiones inesperadas como lo haría esa aparentemente mágica intuición humana? ¿Y si la sensación de ‘déjà vu’ que evoca Marcel Proust en el emblemático pasaje de la magdalena pudiese recrearse mediante inteligencia artificial? Así es como plantea Velitchkova que pueden llegar a funcionar los sistemas de recomendación: “Hay algoritmos que son capaces, hoy en día, de encontrar espacios donde los datos se entienden de una forma rara”, explica. Según la experta, al encontrar estos espacios en los que se producen conexiones inesperadas, es posible ubicar en ellos recomendaciones de productos o servicios que realmente tengan un efecto en la vida de las personas. Ya sea evocar una emoción a través de una imagen o un plato, o ayudarles en el ahorro y la gestión diaria de su necesidades financieras.

Iskra-evento-recsys-bbva

Iskra Velitchkova explica qué es un algoritmo.

Para llegar a desarrollar sistemas con estas características, capaces de conocer profundamente las necesidades de un usuario, es imprescindible contar con un mecanismo que permita, en primer lugar, entender y medir su comportamiento. En este ámbito es un experto Javier Cañada, diseñador de interacción del estudio Tramontana, quien hizo durante el evento un recorrido sobre la historia de la ergonomía y las distintas técnicas que emplean los diseñadores para crear objetos, productos y servicios a la medida de los seres humanos. “La manera en que yo, como diseñador, decido cómo se le van a presentar las cosas al usuario va a condicionar como las va a consumir”, explicó. Para determinar “las normas” en función de las que se va a presentar el contenido, ya sea una película, o un producto financiero, son sin duda son necesarios los algoritmos, “pero también el diseño”.

Una jornada para el debate y la reflexión que BBVA Data & Analytics quiere extender a toda la sociedad y que invita a continuar a través de su trabajo divulgativo RecSys.

Otras historias interesantes