Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Desarrollo 10 dic 2012

Android despega en China, pero Google tiene poco que ofrecer

Google cerró su servicio de búsqueda chino hace tres años, en plena explosión del mercado móvil. Puede que ahora esté dándose cuenta del precio que ha pagado por ello.

A medida que China supera a Estados Unidos como el mayor mercado de teléfonos inteligentes del mundo, el ascenso del sistema operativo móvil Android debería suponer todo un éxito para Google, responsable del desarrollo y mantenimiento del sistema. En China, los dispositivos Android de bajo coste han superado ampliamente a los teléfonos de Apple en los últimos tres años, y actualmente representan más de tres cuartas partes de las ventas.

Pero lo que a menudo se pasa por alto es lo poco que Google en sí se beneficia del crecimiento de Android en China. La mayoría de dispositivos Android vendidos en China han sido despojados de las aplicaciones y servicios de Google basados en publicidad, así como de la tienda Google Play para aplicaciones de terceros, música, libros y vídeos. Eso significa que a los dispositivos les faltan las dos vías principales por las que el gigante web de EEUU genera ingresos con el sistema operativo libre Android.

El director general de Baidu, el líder de búsquedas en Internet desde ordenadores de escritorio en China, señaló que este año el 80% de los teléfonos con Android vienen con el servicio de búsqueda de Baidu, en lugar del de Google.

Android podría, en teoría, haber permitido que Google se adentrara en el mercado de internet más grande del mundo. “Google habría sido la ‘gran ganadora’ en el país, si no fuera por los problemas con ‘Google China” que llevaron a los fabricantes de dispositivos Android a optar por no ofrecer los servicios de Google, escribió Kai-Fu Lee, antiguo director de negocios de Google en China, en un reciente blog.

google android china bbva

Empresa Google en China

Lee está íntimamente familiarizado con las dificultades de la empresa en el país. Google contrató a Lee de Microsoft para dirigir su oficina china, para poco después reducir significativamente sus operaciones en 2010, cuando sacó su negocio de búsquedas fuera del país en oposición a la censura del Gobierno. Google también acusó al Gobierno de piratear los servidores de la compañía.

Ahora queda claro que Google está pagando un precio por haber salido del país justo en el momento en que la telefonía móvil despegaba. Hoy día, sus servicios apenas son utilizados por los consumidores chinos propietarios de teléfonos móviles. Puesto que Google ya no tiene servidores en China, Google Play y las búsquedas web de Google no son particularmente útiles para los usuarios. Google Play sufre de mala conectividad, y la búsqueda en Internet se dirige a través de Hong Kong.

“Google no va a mejorar la situación a menos que se resuelva el problema más grande: el de tener presencia en China”, indica Nicole Peng, directora de investigaciones de la firma de investigación de mercado Canalys, con sede en Shanghai.

Google también ha acusado a China de frenar o bloquear el acceso a Gmail. Y su servicio de mapas móvil ha bajado en popularidad en parte debido a que el servicio es deficiente y se ha actualizado con poca frecuencia, mientras Google esperaba a que el Gobierno chino aprobara la licencia necesaria.

Diferencias con Apple

Esto contrasta fuertemente con Apple, que controla estrechamente sus dispositivos, y no ha luchado contra el Gobierno chino en cuanto a la censura. Ha logrado simplemente eliminar Google Maps de sus teléfonos en China, en favor de su propio y nuevo servicio de mapas, tal como también hizo en otros lugares del mundo.

Las empresas chinas también están ocupando el vacío dejado por Google. Baidu tiene sus servicios de búsqueda móvil y mapas y ha lanzado un servicio basado en la nube para ayudar a los desarrolladores a crear aplicaciones para dispositivos Android. La aplicación de pagos y chat de Tencent, WeChat, se ha hecho muy popular. Además, empresas como Xiaomi han desarrollado versiones personalizadas de Android que los propietarios de teléfonos pueden instalar en los teléfonos nuevos después de comprarlos.

Google no va a mejorar la situación a menos que se resuelva el problema más grande: el de tener presencia en China.”

No es que Google no tenga ingresos en China, pero una gran parte del dinero que gana proviene de su negocio de publicidad móvil, incluyendo AdMob, una plataforma para la publicación de anuncios en aplicaciones móviles a través de todo tipo de sistemas operativos.

Sin embargo, Google necesitará otras maneras de aprovechar este gran y creciente mercado móvil. Eso probablemente explique por qué recientemente ha tratado de imponer un mayor control sobre el modo de uso de Android. Google ha presionado al fabricante de móviles Acer para retrasar el lanzamiento de un dispositivo con un sistema operativo del gigante del comercio electrónico chino Alibaba.

Google afirma que Alibaba ha tomado muchas cosas prestadas del código de Android sin ofrecer suficiente compatibilidad con aplicaciones creadas para los dispositivos con ese sistema operativo. Su tienda de aplicaciones contenía versiones pirata de aplicaciones de Google, señaló Andy Rubin, vicepresidente sénior de Google para contenidos móviles y digitales. Alibaba respondió que su sistema está basado en el sistema Linux de código abierto y es una derivación de Android.

Hasta ahora, muy pocos sistemas operativos competidores suponen un riesgo para la cuota de mercado de Android (aunque Microsoft está tratando de competir, y Mozilla pronto también lo hará). Sin embargo, es poco probable que Google tenga éxito a la hora de tratar de detener a los empresarios chinos para que no usen el código de Android como deseen, incluso para el desarrollo de sus propias versiones del sistema operativo. “No está bajo ningún tipo de control. Su naturaleza viral es la responsable de su éxito, pero también su talón de Aquiles”, señala Horace Dediu, analista de la industria móvil.

Por el momento, Google podría estar dándose cuenta del coste de seguir los principios que le llevaron a dejar de censurar los resultados de búsqueda en China. Sin embargo, Peng cree que con la apertura del mercado chino, es posible que la compañía regrese a él con plena fuerza por una sencilla razón: China es una región muy importante para el negocio de Google.

Otras historias interesantes