Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Pagos móviles 26 nov 2014

Apps de pagos móviles: bancos versus compañías tecnológicas

En los primeros tres días de Apple Pay se activaron un millón de tarjetas. Es solo un dato para visualizar la guerra que se ha desatado dentro del negocio de los pagos móviles entre las numerosas plataformas que pugnan para convertirse en la herramienta mayoritaria de pago en las tiendas. Nuevas apps y tecnologías aparecen cada poco tiempo con las promesa de mayor comodidad y seguridad para los usuarios de las tarjetas de banda magnética.

Las aplicaciones de pago a través del móvil tienen en la seguridad su talón de Aquiles: el nombre del usuario, así como la fecha de caducidad y número de la tarjeta, se encuentran codificados en una banda sin protección, de tal modo que los crackers están causando estragos con los datos privados de decenas de millones de titulares de tarjetas. Y si bien los bancos ya tienen prevista la introducción de un nuevo tipo de tarjetas para octubre de 2015, corren el riesgo de llegar tarde: Apple Pay, Google Wallet y el resto de alternativas móviles ya están en nuestros bolsillos, y la comodidad y seguridad que proporcionan resultan atractivas para los usuarios de servicios bancarios no sólo en EEUU, sino en todo el mundo desarrollado.

app-pagos-moviles-twitter-bbva

Por ello, también hay muchos bancos internacionales desarrollando ya sus propias apps de pagos móviles, para poder plantar cara a los gigantes de Internet en este nuevo sector. MasterCard está asesorándolos en la tarea de dotar de funciones de pago móvil a las apps que ya se encuentran en las dispositivos móviles de sus clientes, probablemente a través del uso de la tecnología denominada Host Card Emulation. Ésta se introdujo junto al Android 4.4 ‘KitKat’ y permite emular mediante software el chip de seguridad con el que cuentan algunas tarjetas bancarias.

Y, aunque hayan podido reaccionar tarde, los bancos cuentan con una ventajasobre Apple, Google, y las demás tecnológicas contra las que compiten: no se enfrentan al malestar que muchos consumidores sienten por tener que dar acceso a terceros a los datos de las compras que realizan.

Estos son algunos ejemplos:

Apple Pay

Incluido en los dos modelos de iPhone 6 (así como en el Apple Watch, de inminente llegada al mercado), permite a los usuarios cargar los datos de su tarjeta de crédito, y luego hacer pagos utilizando el sistema inalámbrico NFC: bastará con acercar el smartphone al terminal de pago, un proceso en el que el número de la tarjeta ni se ve ni se envía, mejorando así la seguridad. También con este objetivo Apple Pay requiere del uso del sensor de huellas digitales antes de autenticar cualquier transacción.

Google Wallet

Basado en tecnología inalámbrica NFC, al igual que el sistema de Apple. Realmente, sus dinámicas de uso son muy similares y se diferencian en detalles como la seguridad (Google Wallet no hace uso del sensor de huellas digitales) y de versatilidad (además de tarjetas de crédito y débito, esta app almacena también tarjetas de puntos de los comercios). Su base de usuarios creció un 50% a raíz del lanzamiento de su competidor, gracias a la promoción que supuso para los sistemas de pago móvil, que Apple Play no podía rentabilizar en Android o Windows Phone.

PayPal

La compañía de pagos propiedad de eBay ya lidera el campo de las compras online, y ahora ofrece, a través de la última versión de su app móvil, un novedoso sistema de pago: la aplicación alerta a los comercios compatibles cuando el usuario entra en los mismos, de tal modo que el pago es tan simple como solicitar al dependiente de nuestro deseo de utilizar PayPal. Dado que la apptransmite nuestros datos a la tienda, quien nos atienda sólo tiene que cargar el gasto a nuestra cuenta.

BBVA Wallet

Hasta este verano, el BBVA había sido el primer banco español en permitir el pago con smartphones gracias a la versión adhesiva de la tarjeta BBVA Wallet. Pero, desde el pasado mes de junio, los usuarios de teléfonos Android que soportan tecnología NFC dejaron de necesitar dicho sticker. El proceso de pago se reduce ahora acercar (sin necesidad de contacto) nuestro smartphone al TPV. Y listo.

 

Otras historias interesantes