Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Tarjetas 29 may 2020

Tarjetas recargables: una opción para evitar el uso de efectivo

Las tarjetas recargables son una herramienta de pago que combina la facilidad y versatilidad del plástico que además permiten controlar los gastos semanales o mensuales. Son una opción atractiva y segura porque elimina el riesgo de cargar con grandes cantidades de dinero en efectivo.

Las tarjetas recargables son una alternativa conveniente a la hora de realizar una planificación financiera semanal o mensual, porque permiten administrar todos los gastos que se debitan de una cuenta. Por eso, es ideal para aquellas personas que necesiten otorgar una mensualidad a hijos/hijas, padres, personal doméstico, etc. o transferir fondos. También posibilita el retiro de efectivo de todos los cajeros automáticos de la red Banelco y es aceptada por comercios dentro del país y del exterior.

Los clientes de BBVA en Argentina pueden obtener para sí mismos o para terceros la tarjeta Visa Recargable a través de la banca online, y quienes no son clientes pueden hacerlo acercándose a cualquiera de las sucursales del banco, solicitando previamente un turno mediante el formulario ‘online’. En caso de que se obtenga la tarjeta para otro miembro de la familia, como hijos universitarios o adultos mayores, este sistema permite que un responsable supervise la rendición de las operaciones simplemente ingresando a la ‘app’ BBVA Móvil o la banca online.

También existe una opción dirigida a compañías de pequeña y mediana estructura y a grandes empresas que puede otorgarse a cualquier empleado que pasará a ser el usuario de la tarjeta. De este modo, podrá utilizarla para gastos de la compañía (representación, insumos no estratégicos o pasajes) o extracciones en efectivo. La empresa realiza la recarga del saldo a través de BBVA Net Cash.

Beneficios de la tarjeta recargable

Accediendo a esta modalidad de tarjeta, los clientes se ajustan a un presupuesto determinado y, de esta manera, controlar los gastos que se realizan ya que solo se pueden realizar débitos del saldo previamente cargado. En este sentido, es una excelente manera de evitar la toma de deudas, ya que las tarjetas recargables no brindan crédito, descartando así toda posibilidad de gastar dinero que deberá reintegrarse a futuro.

Los clientes de BBVA cuentan con la opción de recargar el plástico en forma automática a través de la banca online indicando la fecha de la primera recarga y la información de la caja de ahorro de la cual se debitará el importe o llamando al 0810-222-7342 (con débito en una tarjeta de crédito BBVA). La frecuencia de la recarga se puede renovar automáticamente cada 30, 14 o 7 días y los montos estipulados son los siguientes:

  • Montos de primera carga: mínimo: $100 – máximo: $30.000.
  • Montos de recarga: mínimo: $20 – máximo: $15.000.

Ante la pérdida, robo o extravío, se deberá realizar la denuncia telefónica en Visa: (011) 4379-3333 o 0810-666-3368. La tarjeta quedará inactiva a partir de ese momento y la reposición del plástico se generará automáticamente.

Otras historias interesantes