Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Sistema financiero 30 jun 2021

'Tips' de seguridad para usar mejor la tarjeta de crédito

BBVA-tarjetas-portatil-digitalización-banco-economia

Hay datos que son imprescindibles para operar con cualquier tarjeta de crédito, como el usuario, la clave del ‘homebanking’ o el ‘pin’ de seguridad. Sin embargo, no son los únicos importantes. Existen una serie de datos que muchas veces se pasan por alto, pero que dan información sobre las cuentas.

Más allá del uso que cada persona haga de su tarjeta, para operar con atención y tener mejores experiencias de usuario es necesario conocer qué significan esos “datos no tan conocidos". También, es importante saber cómo cuidarlos.

El primer dato que se debe tener en cuenta es que la tarjeta de crédito, cualquiera de ellas, cuenta con 16 cifras impresas en la cara frontal. En algunos casos, dependiendo de la entidad bancaria, puede tener hasta 19. Este número sirve para vincular la tarjeta con su titular y, así, habilitarlo para realizar transacciones.

Otro dato relevante es el número con que empieza esa larga lista de cifras. Si comienza con un 4, se trata de una Tarjeta de Crédito Visa. En cambio, si el primer número es el 5 se trata de una Tarjeta de Crédito Mastercard.

Aquellos que ya hayan hecho compras ‘online’, probablemente estén familiarizados con la siguiente sigla: CVV. Ahora bien, ¿qué significa? El CVV de una tarjeta de crédito hace referencia al valor de verificación de la tarjeta o ‘Card Verification Value’ por sus siglas en inglés. Es el código de tres dígitos que sirve a los comercios para verificar la operación. Se encuentra en la parte trasera del plástico y debe ser compartido únicamente con comercios completamente verificados.

Algunos consejos de seguridad 

En todos los casos, sin importar la entidad financiera que haya emitido la tarjeta o la compañía a la que pertenezca, los datos que allí aparecen son sensibles. Para evitar que un tercero la utilice, es muy importante tener en cuenta los siguientes consejos:

  • Nunca perder de vista la tarjeta de crédito. Pasar dos veces la tarjeta o sacar una foto de los datos puede tardar sólo unos segundos.
  • En el caso de los comerciantes, cuando se utilice la tarjeta en tiendas siempre hay que verificar que sea deslizada en presencia del titular. De esta forma, las dos partes ganan en tranquilidad y se evitan malos entendidos.
  • En transacciones ‘online’, no utilizar redes públicas para llevar a cabo las compras. Las redes abiertas, como la de restaurantes, aeropuertos o plazas no tienen la misma seguridad que las privadas.
  • Nunca compartir el número con terceros a excepción de tiendas o comercios verificados.
  • Si bien es poco probable que un tercero pueda realizar operaciones de compra sin contar con el plástico, es imperioso tener cuidado porque sólo necesitarán algunos datos más para hacerlo: la fecha de vencimiento, el CVV y el nombre del titular, que también están en la tarjeta.

Con estas recomendaciones en mente, las tarjetas de crédito son elementos muy útiles para financiar pagos grandes a través cuotas, para olvidarse del efectivo y también para viajar. Además de ello, las entidades financieras usualmente ofrecen beneficios.

En el caso de BBVA en Argentina, se otorgan promociones y descuentos tanto con la Tarjeta de Crédito VISA como con la Tarjeta de Crédito Mastercard. Según cada programa, se puede acumular también millas LATAM Pass con las compras. Además, existen tarjetas con experiencias únicas, como la Tarjeta BBVA River, la Tarjeta BBVA Xeneize y la Tarjeta BBVA Peugeot.

Se pueden solicitar de forma ‘online’ en la web de BBVA. Los clientes pueden hacerlo también a través de la Banca Online y las empresas a través de la plataforma Net Cash y Net Cash Móvil.

Otras historias interesantes