Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

BBVA apuesta al verde

El pasado febrero BBVA anunció su Compromiso 2025, una estrategia para combatir el cambio climático e impulsar el desarrollo sostenible. No obstante, la apuesta de la entidad por las finanzas verdes y sociales no es reciente, de hecho es una de las entidades más reconocidas entre las empresas y grandes clientes por su capacidad de producto sostenible.

Por lo general, las entidades financieras ofrecen dos modelos de financiación diferentes: por un lado, los bonos, que levantan capital de los mercados financieros; por el otro lado, los préstamos, que son financiación bancaria y que se pueden presentar en diferentes formatos.

BBVA ofrece un amplio rango de producto sostenible a sus clientes corporativos interesados en financiar proyectos verdes, orientados al desarrollo de prácticas responsables con los entornos y a la puesta en marcha de soluciones para la conservación y buen uso de los recursos y del medio ambiente; así como proyectos sociales, que buscan promover mejoras en los campos de la educación, la vivienda, la salud o el empleo.

No obstante, además de productos de financiación, BBVA ofrece también la posibilidad a sus clientes de invertir en fondos gestionados con criterios de inversión socialmente responsable (ISR).

Bonos

Son instrumentos de deuda emitidos por una empresa o administración pública que se venden a inversores en los mercados financieros con el objetivo de obtener recursos para financiar proyectos. Se emite un bono social si los proyectos que se van a financiar son sociales; y un bono verde si son proyectos relacionados con recursos naturales y medio ambiente.

Préstamo bilateral

Un préstamo bilateral es una operación financiera por la cual una entidad bancaria otorga, en virtud de un contrato o acuerdo entre las partes, una cantidad de dinero a un tercero a cambio de un interés. En este tipo de préstamos sólo participan dos partes: el banco que actúa como prestamista y el cliente que actúa como prestatario. Para que sea considerado como préstamo verde es necesario que su fin sea promover la sostenibilidad ambiental y que esté calificado como tal por un consultor medioambiental.

BBVA e Iberdrola fueron pioneros en este tipo de préstamo tras firmar en febrero de 2017 el primer ‘green loan’ de una compañía energética en el mundo y el de mayor importe suscrito hasta la fecha.

Préstamo sindicado

En el préstamo sindicado son varias las entidades que financian la operación, en la que una de ellas actúa como ‘green agent’, encargándose de gestionar y centralizar la documentación correspondiente con la agencia de certificación ambiental.

La compañía papelera española Tradebe fue la primera en firmar un préstamo sindicado verde el pasado año de la mano de BBVA.

Línea de crédito revolving

También conocida como ‘green Revolving Credit Facility’. El objetivo de la línea de crédito ‘revolving’ no es financiar proyectos sostenibles -ya que la vocación de la línea es no estar dispuesta- pero sí que se basa en criterios medioambientales, sociales y de buen gobierno de la compañía. El tipo de interés que se aplica a esta línea de crédito depende del ‘ESG score’ de la compañía. Cuanto mejor ‘ESG score’ tenga la compañía, menos intereses pagará. Se trata de un concepto muy novedoso del que ya están disfrutando compañías nacionales e internacionales como Red Eléctrica de España o las italianas Hera y A2A.

Energías renovables no convencionales: una luz que brilla fuerte para Chile

‘Project finance’

Un préstamo sostenible en formato ‘project finance’ permite financiar grandes proyectos de infraestructuras o energía que cumplen con objetivos sociales o que son susceptibles de obtener el sello verde por el tipo de proyecto que promueven.

BBVA fue pionero al firmar el primer ‘green loan’ con estructura project finance a escala mundial con la operadora europea Terna, y financiar a su vez el primer ‘green project finance’ de España, el Novo Hospital de Vigo.

Producto transaccional

BBVA ha desarrollado un marco de producto transaccional sostenible vinculado a los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) de Naciones Unidas en virtud del cual las operaciones de banca transaccional de sus clientes podrán clasificarse como verdes, sociales o sostenibles. Esta metodología sin precedentes en la industria, que ha sido revisada y ha obtenido una opinión favorable por parte de la agencia de sostenibilidad Vigeo Eiris.

Bajo este marco vinculado a los Objetivos de Desarrollo Sostenible de Naciones Unidas, que además tiene como referencia estándares de mercado como son los ‘Green Bond Principles’, los ‘Social Bond Principles’, los ‘Sustainability Bond Guidelines’ y los ‘Green Loan Principles’, BBVA facilitará que las operaciones de sus clientes cuenten con las distinciones de producto transaccional verde; producto transaccional social; o producto transaccional sostenible.

Fondos de inversión

BBVA Asset Management ha lanzado recientemente en España el fondo BBVA Futuro Sostenible; un fondo de ‘asset allocation’ global que invierte en renta variable, deuda pública y crédito, aplicando criterios de ISR en todas las tipologías de activo.

BBVA Futuro Sostenible es un fondo pionero a nivel español ya que tiene una aproximación completa a la ISR en todos sus pilares: integración en todas las clases de activo de criterios ISR con inversión en las mejores compañías y gobiernos en criterios ambientales, sociales y de gobierno corporativo; menor huella de carbono que el índice de referencia; inversión de impacto basada en los Objetivos de Desarrollo Sostenible de Naciones Unidas (ODS); reparto de una cuarta parte de la comisión de gestión en proyectos solidarios; y exclusión de compañías que no cumplen con el Pacto Mundial de Naciones Unidas, sectores controvertidos y peores compañías y gobiernos que no cumplen con criterios de mínimos estándares en gobiernos corporativo, ambiental y social.

La gama de fondos gestionados con criterios ISR se completa con BBVA Bolsa Desarrollo Sostenible, un fondo de renta variable internacional que incorpora criterios valorativos de inversión socialmente responsable en la selección de los valores que incorpora en su cartera. Invierte en compañías capaces de integrar en su estrategia y operativa oportunidades de minimización de riesgos medioambientales, sociales y de gobernabilidad, con la perspectiva de crear valor a medio y largo plazo para el inversor.

Otras historias interesantes