Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Sostenibilidad 29 oct 2020

BBVA apuesta por los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) para combatir el cambio climático

La Cumbre Europea de los Objetivos de Desarrollo Sostenible reúne a los principales líderes europeos en materia de sostenibilidad. El director global de Negocio Responsable de BBVA, Antoni Ballabriga, ha apostado en este foro por los ODS como herramienta frente al cambio climático y ha defendido el papel de las entidades financieras en la transición energética.

El 25 de septiembre de 2015 las Naciones Unidas adoptaron 17 Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) para proteger el planeta y luchar contra la pobreza con el fin de construir un mundo más próspero,  justo y sostenible para las generaciones futuras. Los líderes europeos en materia de sostenibilidad debaten entre el 26 y el 30 de octubre en la Cumbre Europea de los Objetivos de Desarrollo Sostenible sobre cuál es la mejor forma de conseguirlo, especialmente tras la pandemia. Existe un consenso en la necesidad de involucrar tanto a gobiernos como a la sociedad civil y a las empresas. Es el caso de BBVA, que ha incorporado en su plan estratégico varios ODS con el fin de combatir el cambio climático y conseguir un crecimiento inclusivo.

El director global de Negocio Responsable de BBVA, Antoni Ballabriga, ha explicado este martes en la cumbre europea que los bancos pueden jugar un papel clave en la transición hacia un futuro sostenible. Hace un año más de 130 bancos, entre los que se encuentra BBVA, firmaron el primer marco global de sostenibilidad para la industria bancaria: los Principios de Banca Responsable. En la actualidad casi 200 bancos —más de un tercio de la industria bancaria mundial— con más de 1.600 millones de clientes en todo el mundo son signatarios de estos principios.

“Después de un año es evidente que hemos dado pasos relevantes”, ha afirmado Ballabriga, en el panel Financiación sostenible para la transformación de empresas: el cambio de una economía de volumen a una economía impulsada por el valor. Para Ballabriga, lo más destacable de los Principios de Banca Responsable es la evaluación de impacto y la fijación de metas. Todo ello manteniendo el compromiso de alinear las acciones con los Objetivos de Desarrollo Sostenible.

Todos los bancos que respaldan los principios deben establecer objetivos a largo plazo en las áreas de mayor impacto

Del mismo modo, ha destacado la creación del Consejo Asesor de la Sociedad Civil, que será un órgano que aportará a UNEP FI (la alianza del sector financiero con Naciones Unidas) una visión de contraste independiente para la implementación de los principios en temas clave como el cambio climático, la biodiversidad y los ecosistemas, los derechos humanos, la pobreza, la inclusión social y la transparencia.

Tres de los cinco ODS en los que se centra BBVA —el 7, el 12 y el 13— persiguen precisamente frenar los impactos del cambio climático. El 2019 fue el segundo año más caluroso de todos los tiempos y marcó el final de la década más calurosa que se haya registrado jamás, según Naciones Unidas. Además, el año pasado los niveles de dióxido de carbono y de otros gases de efecto invernadero en la atmósfera aumentaron hasta niveles récord.

El Objetivo 13 consiste precisamente en adoptar medidas urgentes para combatir el cambio climático. Se espera que el calentamiento global produzca un impacto negativo en las economías de todo el mundo. Por ello, los países que firmaron el Acuerdo de París en 2015 se comprometieron a impulsar políticas para limitar el aumento de la temperatura global a menos de 2 grados. Pero para conseguir este objetivo también es importante que se involucren empresas y otros agentes, tal y como señala Ballabriga, “nosotros solos no podemos hacer mucho. Tenemos que involucrarnos con todos los actores relevantes”.

BBVA anunció en 2018 que movilizaría 100.000 millones de euros hasta 2025 para luchar contra el cambio climático e impulsar el desarrollo sostenible. A junio de 2020, la entidad financiera había alcanzado la cifra de  40.000 millones. “No solo en financiación verde, también en infraestructuras sociales e inclusión financiera”, ha afirmado Ballabriga. Esta cuantía se ha destinado en concreto a financiación verde (63%); inclusión financiera y espíritu empresarial (13%); infraestructuras sociales y agroindustria (9%); y otras finanzas sostenibles (15%).

Cómo frenar el cambio climático

Hay otros ODS en los que se centra la entidad que también pueden ayudar a frenar el cambio climático y garantizar el uso eficiente de los recursos y la energía. Por ejemplo, el Objetivo 7 busca garantizar el acceso a una energía asequible, segura, sostenible y moderna para todos. Entre las metas de este objetivo, está el uso de energías renovables mediante inversiones públicas y privadas.

Mientras tanto, el objetivo 12  persigue garantizar modalidades de consumo y producción sostenibles. Si la población mundial alcanzara los 9.600 millones de personas en 2050, se podría necesitar el equivalente a casi tres planetas para proporcionar los recursos naturales necesarios para mantener los estilos de vida actuales, según Naciones Unidas. En este contexto, este ODS pretende fomentar infraestructuras y empleos ecológicos para lograr un consumo responsable y la producción sostenible. Es decir, hacer más con menos, sin contaminar ni el aire ni el agua ni el suelo.

Según ha apuntado Ballabriga, BBVA trabaja para aumentar la contratación de energía renovable, que espera que ascienda desde el 27% en 2015 al 48% en 2020 y al 70% en 2025. El objetivo es alcanzar un 100% en 2030. La construcción de infraestructuras que no dañen el medio ambiente también es una prioridad para el banco. Un buen ejemplo es la Ciudad BBVA, en la que múltiples algoritmos combinan la información que recogen los más de 50.000 sensores que hay en el complejo con otros datos externos para conseguir un ahorro de energía equivalente al consumo anual de más de 200 hogares.

Ballabriga también ha explicado que BBVA tiene en cuenta para desarrollar su plan estratégico dos ODS relacionados con el crecimiento inclusivo. En plena pandemia de COVID-19, la Organización Internacional del Trabajo estima que cerca de la mitad de todos los trabajadores a nivel mundial se encuentra en riesgo de perder sus medios de subsistencia.

El ODS 8, incluido en la estrategia de BBVA, persigue promover un crecimiento económico sostenido, inclusivo y sostenible que no dañe el medio ambiente. También fomentar la creación de empleo con condiciones laborales decentes y prestando especial atención en los jóvenes. La entidad además incorpora en su línea de trabajo el ODS 9, que consiste en la construcción de infraestructuras resilientes, así como en el fomento de la industrialización inclusiva y sostenible y de la innovación.

Un proceso de transformación constante

Dentro de este proceso de transformación para adaptarse al nuevo entorno de la industria financiera, las alianzas pueden resultar claves. Ballabriga ha explicado que BBVA ha publicado junto a BNP Paribas, ING, Société Générale y Standard Chartered una metodología conjunta para alinear sus carteras de crédito con los objetivos del Acuerdo de París sobre cambio climático. Hacina Py, directora global de financiación de exportaciones de Société Générale, ha afirmado en la cumbre que es muy importante que las instituciones financieras trabajen juntas para conseguir avances. “Necesitamos un marco, una metodología y una forma de trabajar común para poder lograrlo”, ha explicado.

Enfrentarse a la emergencia pero también invertir en el futuro

Para alcanzar un futuro sostenible, Ballabriga también indica que es necesaria una transición de toda la economía: “No solo se trata de proporcionar fondos a las actividades ecológicas. Tenemos que asegurarnos de ayudar a nuestros clientes no únicamente financiando sino también con servicios de asesoría para movilizar a toda la economía con la transición correcta. Es la única forma de triunfar”, ha concluido

En una intervención previa, el comisario de Economía de la Unión Europea, Paolo Gentiloni, ha afirmado en la cumbre que “la pandemia está entre nosotros y no va a desaparecer mañana”. De ahí la importancia de “enfrentarse a la emergencia pero también invertir en el futuro”. Para él, es esencial el rol de todos los negocios europeos para alcanzar un acuerdo ecológico. Si bien considera que en los últimos años se ha progresado mucho en la consecución de los ODS, también ha destacado que estamos rezagados en dos de estos Objetivos: igualdad de género y acción por el clima.

Otras historias interesantes