Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

BBVA ilumina La Vela de azul para dar visibilidad al autismo

El 2 de abril, Día Mundial de Concienciación sobre el Autismo, BBVA ilumina La Vela de azul y se une a la campaña de sensibilización de carácter internacional ‘Light It Up Blue’ #LIUB (‘Ilumínalo de azul’), promovida por Autism Speaks.

El color azul representa dentro del puzzle de la diversidad a las personas con Trastorno del Espectro Autista (TEA). En 2017 participaron más de 150 países: La Casa Blanca, el Empire State, el Cristo Redentor de Río de Janeiro, la Ciudad de Piedra, las pirámides de Egipto, las cataratas del Niagara, la Casa Batlló o el Congreso de los Diputados en España fueron algunos de los monumentos y edificios que se tiñeron de azul para visibilizar las capacidades y necesidades de las personas con TEA y sus familias.

'La Vela' se viste de azul en el Día Mundial del Autismo.

¿Qué es el autismo?

El autismo implica un amplio espectro de manifestaciones. No hay dos personas con TEA iguales en el mundo, al igual que tampoco las hay sin TEA, pero hay un denominador común: se trata de un conjunto de condiciones que afectan al funcionamiento cerebral y al propio neurodesarrollo. Esto da lugar a dificultades en la comunicación e interacción social, además de generar necesidades relacionadas con la flexibilidad, el comportamiento, el uso de objetos, el juego, etc.

¿Cómo se siente una persona con autismo?

Una de las claves más importantes para la inclusión es entender a las personas con TEA. Ángel Rivière, psicólogo y científico especializado en el trastorno autista, aportó 20 puntos que resuelven la pregunta: ‘¿Qué nos pediría una persona con autismo?’. El documento supone un auténtico hito dentro de la psicopedagogía.

El apoyo visual para favorecer el desarrollo

La intervención psicopedagógica es fundamental para que las personas TEA puedan interpretar y desenvolverse en el mundo que les rodea. Imaginen que viajan a otro país sin conocer el idioma: no serían capaces de entablar conversación con nadie y tampoco nadie les comprendería. Probablemente, una forma de hacerse entender sería el uso de signos e imágenes. Es lo que les ocurre a muchas personas con TEA. El uso de imágenes (fotografías y/o pictogramas) puede ser decisivo para comprender mejor el mundo e interactuar con el resto de personas. No hay nada más efímero e intangible que la palabra. Aquellas personas con TEA que desarrollan lenguaje oral tienen problemas, entre otros, para detectar ironías, bromas y les cuesta hablar de temas abstractos. Por ello, los apoyos visuales son una herramienta potente para favorecer su desarrollo, la comprensión de lo que ocurre en el entorno y la expresión de sus necesidades, deseos, etc.

Un ejemplo sería el titular de esta noticia: ‘BBVA ilumina La Vela de azul para dar visibilidad al autismo’. Seguramente se podría facilitar su comprensión mediante las siguientes imágenes:

picto-vela-azul-bbva

¿Cómo detectar el autismo a temprana edad?

La temprana detección condiciona mucho el desarrollo de las personas con TEA. El contar con un tratamiento psicopedagógico (el único que ha demostrado ser eficaz hasta el momento) influye positivamente en el desarrollo de estas personas. Por ello, es importante poner atención a algunas señales de alerta que se pueden dar durante los primeros meses y años de vida:

  • No señalar para pedir o mostrar algo que le llama la atención ni utilizar otros recursos comunicativos para los mismos fines. En muchas ocasiones se produce lo que se denomina instrumentalización. Esto consiste en llevar a la persona de la mano para conseguir lo deseado sin mirar y/o señalar o utilizar otras herramientas comunicativas.
  • No establecer contacto visual.
  • No desarrollar juego social y no interactuar con semejantes.
  • Alteraciones en el desarrollo del lenguaje oral expresivo y  comprensivo, en el caso de que éste se desarrolle.
  • Dificultades en el uso convencional y simbólico de los objetos.
  • Alteraciones en la expresión y comprensión de emociones.
  • Presencia de comportamientos rígidos y estereotipados (Por ejemplo, alinear objetos de forma sistemática).
  • Autoestimulaciones: en muchas ocasiones las personas con TEA centran su atención en repetir una y otra vez la misma acción. Si existe lenguaje, este puede ser ecolálico.
  • Alteraciones sensoriales: las personas con TEA pueden tener una percepción sensorial diferente de los estímulos. Por ejemplo, hipersensibilidad a ciertos ruidos, texturas, olores, etc. En relación con este apartado también es posible que muestren dificultades en la alimentación.
  • Descoordinación motora: en algunos casos los niños pueden mostrarse torpes a la hora de caminar o en algunos de sus movimientos. A su vez puede haber alteraciones a nivel de motricidad fina.
  • Dificultades relacionadas con el sueño.
  • Consulte más signos y síntomas.

Siete ‘noes’ para desmontar falsos mitos sobre autismo

Uno de los principales problemas que se encuentran las personas que tienen TEA y sus familias es el desconocimiento de la sociedad. En muchas ocasiones se difunden falsos mitos que dificultan la inclusión. Algunas personas con TEA pueden ser afectivas, comunicarse e incluso llevar una vida académica y laboral satisfactoria. Estos son los ‘no’ que se deben tener más presentes:

  1. No es una enfermedad. En muchas ocasiones se trata a estas personas como enfermas, pero no hay un problema de salud. Simplemente, el desarrollo neuronal de las personas con TEA es distinto y no se sabe qué causa el autismo. Los estudios hasta la fecha aseguran que el autismo es producido por una combinación de varias causas, incluidos los factores genéticos.
  2. No es un problema de salud mental.
  3. No hay características físicas que diferencien a las personas con TEA. Una de las expresiones que más escuchan las personas con TEA y sus familias es: “pues no se le nota nada”.
  4. Ni son genios ni siempre presentan una discapacidad intelectual asociada. Suelen tener intereses restringidos. Este hecho hace que, en algunos casos, estas personas sean capaces de almacenar gran cantidad de información sobre los temas por los que se sienten atraídos.
  5. No se debe a carencias afectivas por parte de la familia. Teorías como la falta de afecto o el no correcto cuidado de los hijos no responden a la realidad y contribuyen a la falsa culpabilidad de los familiares.
  6. No es por causa de la vacunación. La comunidad científica desmiente que las vacunas guarden relación alguna con los casos de autismo. Las vacunas no provocan el autismo y evitarlas puede provocar males mayores.
  7. No se puede curar. El autismo no tiene cura y hasta el momento sólo a través de la intervención psicopedagógica se puede lograr que estas personas desarrollen al máximo sus potencialidades. Cualquier otra intervención no tiene demostrada su eficacia.

BBVA integra la diversidad

“La unidad es la variedad, y la variedad en la unidad es la ley suprema del universo”
Isaac Newton

A través de la consultora Specialisterne, participante en BBVA Momentum en 2013 —el programa de emprendimiento social de BBVA—, el banco ha incluido en sus equipos a personas con síndrome de Asperger, el cual se incluye dentro de los Trastornos del Espectro Autista. Personas que brillan por la calidad de su trabajo y aportan lo mejor de sí mismos a cada equipo.

Otras historias interesantes