Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

BBVA incorpora la sostenibilidad en la remuneración del presidente y el consejero delegado

BBVA ha publicado su informe anual sobre remuneraciones de los consejeros de 2019, primer ejercicio en el que se incorporó la sostenibilidad como un indicador no financiero de la remuneración variable del presidente. En 2020, el consejero delegado también tendrá un indicador para medir el compromiso estratégico del banco en cambio climático y desarrollo sostenible. La política de remuneraciones aplicada en 2019 ya fue anunciada el ejercicio pasado y aprobada con un 94,8% de los votos en la Junta General de Accionistas celebrada en marzo pasado, para tres años (2019, 2020 y 2021).

La retribución variable de los consejeros ejecutivos de BBVA se basa en un incentivo, que se otorga de forma anual, y que refleja su desempeño medido a través del cumplimiento de unos objetivos establecidos para evaluar los resultados obtenidos en cada ejercicio, en función de las prioridades estratégicas definidas por el Grupo y considerando el riesgo incurrido, según recoge la Política de Remuneraciones de los Consejeros de BBVA.

El resultado y la evolución de los indicadores anuales de los consejeros ejecutivos han mejorado respecto al ejercicio anterior en los cuatro indicadores financieros (beneficio atribuido, RORC, ratio de eficiencia y valor neto tangible). En los indicadores no financieros, el ejercicio 2019 ha sido el primero en considerar un nuevo indicador clave de gestión, las ventas digitales, además de una serie de indicadores propios para el presidente, entre los que se encuentra la sostenibilidad.

  • Carlos Torres Vila ha contado con indicadores retributivos relacionados con el compromiso de los empleados, la transformación estratégica y la sostenibilidad.
  • Onur Genç, por su parte, ha contado con objetivos relacionados con dinámicas competitivas (ROE y eficiencia), compromiso de los empleados, finanzas y riesgos (capital) y la transformación estratégica.

BBVA ha medido el objetivo de sostenibilidad del presidente, a efectos de calcular la retribución variable, con un índice sintético de banca responsable. Se trata de una métrica objetiva, calculada por una entidad independiente en base a los resultados de las principales agencias de sostenibilidad internacional. Este índice calcula la media de las calificaciones en materia de sostenibilidad para conocer la posición de la entidad con respecto a sus competidores. El índice aglutina las calificaciones de RobecoSAM (agencia de análisis de sostenibilidad del Dow Jones Sustainability Index), MSCI, Bloomberg, Sustainalytics y Carbon Disclosure Project (CDP). Al ser realizado por cinco casas de análisis especializadas, el índice incorpora distintas metodologías en una única visión agregada, simplificada y objetiva. Esta metodología permite la comparabilidad y conocer la evolución entre los competidores.

Remuneración del presidente y el consejero delegado en 2019

Las retribuciones de Carlos Torres Vila y Onur Genç correspondientes a 2019 están asociadas a su primer año como presidente y consejero delegado, respectivamente. Por tanto, no son comparables a las del año anterior, cuando ambos tenían otros cargos y funciones (consejero delegado de BBVA, en el caso del actual presidente, y CEO de BBVA EE.UU. y ‘country manager’ de BBVA en EE.UU., el actual consejero delegado).

El presidente de BBVA, Carlos Torres Vila, ha generado una remuneración fija en 2019 de 2,45 millones de euros, mientras que la remuneración variable se ha situado en 3,18 millones de euros. Asimismo, la remuneración en especie en 2019 ha sumado 0,18 millones de euros.

El sistema de previsión de Carlos Torres Vila se mantiene en una aportación anual para la jubilación de 1,6 millones de euros, que fue fijada en 2017. Su sistema de aportación definida establece aportaciones anuales que se fijan claramente y ‘ex ante’.

Por su parte, el consejero delegado, Onur Genç, ha recibido una remuneración fija de 2,18 millones de euros. La remuneración variable correspondiente a 2019 se ha determinado en 2,85 millones de euros, mientras que la retribución en especie, en 0,14 millones.

Por otra parte, en atención a su condición de alto ejecutivo internacional, ha percibido 1,16 millones de euros en concepto de remuneraciones complementarias: una cantidad en lugar de la prestación por jubilación (‘cash lieu of pension’) y un complemento de movilidad.

La política establece que el 40% de las remuneraciones variables descritas anteriormente sea satisfecho durante el primer trimestre de 2020, mitad en acciones y la otra mitad en efectivo, mientras que el 60% restante queda diferido y sujeto a indicadores plurianuales que pueden reducir e incluso llevar a cero dicha parte, nunca incrementarla. Esta parte diferida de la retribución variable no se comenzará a cobrar hasta 2023, y se dividirá en un 60% en acciones y el resto en efectivo. Toda la remuneración variable está sujeta a cláusulas ‘malus’, que podrían limitar o impedir el cobro, y a cláusulas ‘clawback’, que podrían permitir a la entidad recuperar cantidades ya satisfechas.

Política de remuneraciones

El Consejo de Administración sometió a la Junta General de Accionistas del año pasado la actualización de la política de remuneraciones, con el fin de incorporar las condiciones contractuales del presidente (Carlos Torres Vila) y del consejero delegado (Onur Genç), además de algunas mejoras técnicas. Esta política está aprobada con un 94,8% de los votos en la Junta General de Accionistas celebrada en marzo pasado,  para tres años (2019, 2020 y 2021).

Respecto a la retribución fija para 2019, se estableció en 2,45 millones de euros para el presidente, Carlos Torres Vila, y en 2,18 millones de euros para el consejero delegado, Onur Genç. Además, la retribución fija anual no podrá incrementarse, durante el periodo de vigencia de la política, más de una media del 5% anual respecto a la retribución fija establecida en la política.

Por otro lado, se establecieron dos remuneraciones complementarias fijas para el consejero delegado por su condición de alto ejecutivo internacional:

  • La primera es una cantidad anual en efectivo, que sustituye a la pensión de jubilación, equivalente a un 30% de su retribución fija anual (‘cash in lieu of pension’).
  • La segunda es una cantidad anual en efectivo, como complemento de movilidad, que equivale a 600.000 euros anuales.

En cuanto al sistema de retribución variable de los consejeros ejecutivos, se mantuvo sin cambios.

Otras historias interesantes