Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Big Data 27 ene 2016

Big data para identificar ballenas

La ballena franca glacial desarrolla callosidades en la cabeza que varían en posición, grosor y tamaño, permitiendo llevar a cabo una identificación individual de cada uno de estos cetáceos.

Christin Khan es una bióloga marina que estudia las ballenas francas glaciales (también conocidas como las ballenas de los vascos) para la NOAA (en inglés, National Oceanic Atmospheric Organization) estadounidense. La especie se encuentra amenazada y quedan solamente algo más de 520 especímenes en el mundo.

Khan ha documentado la existencia de numerosas ballenas desde el aire, pero es difícil identificarlas a primera vista pese a que estas desarrollan unos callos de color claro que varían según el espécimen. Algo así como las huellas dactilares de estos cetáceos.

Es entonces cuando la NOAA –en agosto de 2015– se dirige a Kaggle, el sitio web que ha hecho de la ciencia de datos una competición sana. La organización contaba con un software propio que hacía las funciones de identificación en base a las ideas de Khan, pero necesitaba ayuda con la velocidad y automatización a la hora de relacionar las imágenes entre sí.

Medio millar de personas aceptaron un desafío que terminó en enero de 2016, cuando la compañía deepsense.io presentó un software de reconocimiento facial para ballenas con una fiabilidad del 87%. Un porcentaje nada desdeñable teniendo en cuenta que Facebook tardó años en desarrollar el suyo, con millones de fotografías más que las 4.500 de que disponían los científicos de datos que se animaron a resolver la encrucijada.

Gracias a los esfuerzos realizados en materia de Big Data, la pequeña comunidad de biólogos marinos de la NOAA puede centrar sus esfuerzos en la conservación de esta especie. En Australia y desde 2010 se trabaja en un software parecido para identificar a las ballenas jorobadas.

Otras historias interesantes