Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Big Data Act. 09 ago 2017

El Big Data llega al fútbol

big-data-futbol-innovacion-tecnologia-analisis-bbva

El Real Madrid y Microsoft firman un acuerdo para utilizar el uso masivo de datos

Explica Tim Mallalieu, director del proyecto Data Explorer de Microsoft, que cuando le recibió Carlo Ancelotti, antiguo técnico del Real Madrid, tras un primer y emocionante contacto tuvo que limitarse a ahondar en las bondades físicas de analizar las métricas que arrojan sus jugadores en el campo de entrenamiento.

El deporte rey ha sido un lugar inhóspito para la tecnología desde siempre, y se mantiene como tal para tratar de proteger el valor pasional que lo hace tan popular. Sin embargo, aunque la tecnología está vetada casi por reglamento sobre un terreno de juego, esta ofrece a los equipos una forma más de complementar su preparación para la competición.

Si bien en Moneyball –película de 2011 sobre Billy Beane, director técnico de un modesto equipo de beisbol que en 2001 empezó a utilizar la estadística para revitalizar su maltrecha plantilla- se daba a intuir al público general las distintas ventajas de utilizar el análisis de Big Data en la gestión deportiva, hoy dicho análisis va mucho más allá.

Medir y mejorar mediante un estudio tanto cuantitativo como cualitativo

Los jugadores del Real Madrid llevan –o deberían llevar en un escenario ideal dibujado por Mallalieu- un sujetador deportivo en cada entrenamiento que consta de un monitor de pulsaciones, un acelerómetro y un sistema de geolocalización. Los datos son recogidos y analizados por un equipo de procedencias variopintas (en su mayoría científicos y expertos en business intelligence) que ayudan a Rafael Benítez, actual técnico del Real Madrid en las tomas de decisiones. El análisis arroja muchos datos, pero algunos de los más destacados son la probabilidad de lesión, el pico de rendimiento o la cercanía al punto de fatiga de todos sus jugadores.

Además, se incluye en la ecuación lo que se denomina “ratio de esfuerzo pasivo”, algo así cómo un contexto para la lluvia de números. Este valor se beneficia del complemento cualitativo de las impresiones de los futbolistas sobre la intensidad del entrenamiento o la calidad del descanso de la noche anterior a las métricas arrojadas durante la práctica.

Otras historias interesantes