Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Blockchain 14 mar 2019

‘Blockchain’ para proteger las ideas creativas

La plataforma Creativechain utiliza la cadena de bloques para la distribución de contenidos o el reconocimiento de los derechos intelectuales.

Si hace unos meses se hablaba de la primera película española producida gracias a la cadena de bloques (un ‘biopic’ del gimnasta Gervasio Deferr), ahora no solo la financiación, también la distribución de contenidos creativos o el reconocimiento de los derechos intelectuales pueden realizarse con esta tecnología, como en el caso de Creativechain.

Se trata de ofrecer alternativas a las entidades de gestión de derechos de autor o a las redes sociales centralizadas como Facebook o Youtube. Creativechain aprovecha las ventajas de la tecnología ‘blockchain’ y las pone a disposición de la comunidad. ¿Su objetivo? “Eliminar de la ecuación a los intermediarios”, cuenta David Proto, coordinador del proyecto Crea Network. “El nombre Creativechain describe el concepto y la filosofía del proyecto, pero nuestra idea principal, desde el punto de vista tecnológico, se basa en el desarrollo de una red descentralizada de código abierto, Crea Network”, abunda el representante de la plataforma.

El equipo de Crea comenzó la concepción del proyecto en 2015, aunque lleva funcionando desde 2018. Desde entonces se han conectado a su red unos 15.000 usuarios. En su mayoría han sido creadores de arte digital y multimedia, diseñadores, fotógrafos, ilustradores y en general creativos del entorno audiovisual. Muchos de ellos son procedentes de Europa Occidental y EE. UU., pero también los hay de América Latina y Asia. “Nos alegra ver una creciente participación de países como Venezuela, México y Argentina, y de naciones asiáticas, especialmente Indonesia y Filipinas”, añade.

Creativechain aprovecha las ventajas de la tecnología 'blockchain' y las pone a disposición de la comunidad - Crea

Una idea creativa

La plataforma que ha lanzado Crea – que va por su versión 2.0 – es una red social de portafolios multimedia basada en ‘blockchain’, que recompensa a creativos y curadores por compartir sus trabajos digitales con la comunidad. Creary es el nombre de esta red y es la primera DApp – una ‘app’ que no depende de un sistema central, sino de la comunidad de usuarios que la utiliza– que funciona sobre la cadena de bloques de Crea.

En Creary cualquier usuario puede publicar contenidos digitales y ser recompensado según los votos recibidos. Los participantes son retribuidos con criptomonedas llamadas Crea. La plataforma es un ‘marketplace’, pues los integrantes pueden comprar y vender trabajos de cualquier formato multimedia usando la criptomoneda. Estos intercambios suceden de forma instantánea en una red distribuida sin intermediarios donde los usuarios pueden conectar directamente y evitar tasas o comisiones que encarecen el trabajo creativo de los autores.

De acuerdo con el representante de la plataforma, la nueva versión de Creary se ha diseñado pensando en ser más accesible para los que no tienen conocimientos sobre esta tecnología. “Es uno de nuestros principales retos”, reconoce Proto. “En nuestro caso, al ser un proyecto ‘open source’, si alguien quiere adentrarse más en la tecnología puede consultar toda la documentación sobre el proyecto”, afirma.

El representante de la plataforma indica que incluso el código que define cómo funciona la red está gobernado por un protocolo de consenso que permite a los usuarios votar sobre cualquier nueva implementación o cambio. “Si dos terceras partes de los usuarios votan a favor de un cambio en el código, automáticamente la red actualiza el cambio”, explica Proto.

De aquí a unos pocos años, Proto y sus compañeros esperan que Creativechain sea una red más grande y mejor equipada: “Queremos que sea una red cuyo estándar haya crecido gracias a las decisiones de toda la comunidad que la utiliza, y que permita generar servicios y herramientas descentralizadas que den soluciones o mejoras a las necesidades reales de las comunidades creativas futuras”, agrega.

Otras historias interesantes