La tecnología blockchain busca ayudar a la industria bancaria en su proceso de transformación digital con una propuesta para aumentar la eficiencia, la seguridad y  la transparencia y el recorte de costes.

El sector financiero lleva varios años asistiendo a una serie de cambios, impulsados por los avances tecnológicos, para mejorar sus productos y servicios bancarios, así como su relación con los clientes. Es la llamada transformación digital de las entidades financieras, que se sustenta en tecnologías innovadoras y disruptivas, cuyos frutos ya comienzan a apreciar los clientes.

Una de estas tecnologías prometedoras es el llamado blockchain, elemento subyacente al bitcoin, que permite realizar transacciones financieras seguras sin necesidad de un intermediario.

Para las entidades financieras, la aplicación de esta tecnología promete una mejor optimización de los procesos de negocio mediante el intercambio de datos seguros entre diferentes empresas.

El uso de la tecnología blockchain, además de ahorrar costes, podría aportar a las entidades más transparencia, un elemento clave en cuestiones de auditorías y desde el punto de vista de cumplimiento.

Igual te interesa…

recurso blockchain

Por ello, hay que matizar que el blockchain no es una tecnología que vaya a sustituir a las entidades financieras, sino que complementará y mejorará sus servicios en la era digital.

La adopción más masiva de la tecnología blockchain por parte de las entidades financieras es solo cuestión de tiempo, ya que el sector sigue de cerca la evolución de esta tecnología y la innovación en las finanzas crece hasta límites insospechados. De hecho, los principales bancos del mundo, entre ellos BBVA, son socios fundadores de R3, un consorcio del sector financiero (con 45 entidades) dedicado específicamente al estudio de blockchain y que busca usos y estándares internacionales seguros para esta tecnología.

Ocho servicios financieros en el punto de mira

1. Ahorros: las acciones, los bonos y las letras del Tesoro están gestionados por los bancos de inversión y los brokers. La tecnología blockchain puede garantizar la seguridad de esas gestiones a través de instrumentos Peer-to-Peer (P2P).

2. Autenticación y seguridad: actualmente son los bancos y otras entidades supervisoras los encargados de verificar la identidad de una transacción y de decidir quiénes pueden acceder al sistema. La tecnología blockchain garantiza la seguridad sin necesidad de intervención de otros agentes.

3. Capital riesgo e inversión: las inversiones de capital riesgo son muy frecuentes en el entorno del emprendimiento. La inversión proviene de diferentes actores, lo que convierte el proceso en arduo y complejo. Con el blockchain podría automatizarse y llegar a ser más transparente y seguro gracias a la tecnología P2P.

4. Contabilidad: se trata del registro y notificación de las transacciones financieras de forma sistemática. La contabilidad es una de las áreas financieras más ajena a la digitalización del sector, pero si apostara por el blockchain las auditorías serían más transparentes y, además, se podría acceder con más facilidad a los movimientos de diferentes empresas.

5. Contratos inteligentes: se trata de programas informáticos que se ejecutan automáticamente sobre el blockchain para hacer efectivos los términos de un contrato en el momento en el que se cumplen las condiciones estipuladas por ambas partes. La tecnología permite que este tipo de contratos ayuden a automatizar y acelerar los procesos manuales, que resultan muy costosos.

Igual te interesa…

blockchain bbva

6. Intercambios: las operaciones bursátiles consisten en el intercambio de instrumentos financieros, que se realiza con el objetivo de invertir o especular, entre otras cosas. La tecnología blockchain reduce los tiempos de liquidación de las transacciones de días o semanas a minutos e incluso segundos. Esto podría generar mayores oportunidades para el acceso a diferentes servicios bancarios.

7. Préstamos: el blockchain utiliza derivadas basadas en la reputación, que están definidas por el capital social y económico y por el comportamiento digital de las empresas o los particulares. De esta forma, la tecnología puede garantizar la solvencia de los sujetos financiados, lo que reduciría el llamado “riesgo de contraparte”, es decir el riesgo de que la empresa o particular con el que se está negociando se declare insolvente antes de finalizar el acuerdo.

8. Sistemas de pago: las redes de pago a través de tarjetas de crédito y los servicios que permiten hacer transferencias están diseñados para resolver un problema de doble gasto, es decir, garantizan que no se duplique ni un solo euro y que el dinero fluya de una persona a otra. El blockchain permitiría esta garantía no solo para el dinero, sino para cualquier bien financiero que se quisiera transferir, como por ejemplo, los bonos. La tecnología ayudaría, en este sentido, a democratizar el crecimiento económico.

Los expertos apuntan a que blockchain también transformará la supervisión y la regulación bancarias. Las instituciones financieras podrían usar esta tecnología para, por ejemplo, desarrollar algoritmos que identificaran patrones de abuso relacionados con el fraude y el blanqueo de dinero. Esto aumentaría la capacidad de los bancos para identificar a los clientes sospechosos.

Fuentes: Global Fintech Report 2016, Wharton University, White & Case y The Huffington Post.

Comunicación corporativa