Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Créditos 29 may 2019

Créditos: ¿cómo elegir el que mejor se ajusta a sus necesidades?

Los créditos son herramientas que permiten cubrir necesidades o conseguir alcanzar una meta deseada. El reto es dejar de lado el miedo al endeudamiento, adquirir buenos hábitos financieros y sanear el préstamo para poder acceder en un futuro a otro tipo de productos financieros.

Para poder acceder a una casa, un coche, u otros bienes y servicios, las entidades financieras ofrecen créditos o préstamos personalizados con el compromiso de que el solicitante del crédito cumpla con el pago determinado. Según un análisis de BBVA Research, en Colombia hay actualmente 27,8 millones de adultos con al menos un producto financiero, lo que equivale al 81% de los adultos colombianos. Entre este grupo poblacional, 13,8 millones de adultos tienen algún tipo de crédito.

En cuanto a las preferencias de adquisición de crédito de los colombianos, el informe Banca de las Oportunidades, elaborado por el Gobierno Nacional, determinó que la tarjeta es el producto más contratado por 8,9 millones de adultos, le sigue crédito de consumo adquirido por 6,6 millones de adultos y el crédito con menor penetración es el de vivienda con 1,1 millones de personas.

¿Qué se debe tener en cuenta antes de solicitar un crédito?

Antes de adquirir cualquier crédito, se debe tener claro cuál es su fin, qué grado de endeudamiento se tiene y cuál es la capacidad de pago en tiempos y tasas de interés.

Es por eso, que identificar el crédito que más se ajusta a las necesidades de la persona le permitirá organizar de una manera más eficiente sus finanzas, tanto para alcanzar su meta como para pagar la deuda con la entidad en los tiempos pactados.

El mercado tiene muchas opciones crediticias para las personas; por eso es necesario contrastar las diferencias del crédito seleccionado en las diferentes entidades bancarias. Los diferenciadores pueden ser las tasas de interés, plazos, periodos de gracia, beneficios, entre otros.

Luego de hacer la comparación de beneficios entre las diferentes entidades financieras, conocer el grado de endeudamiento le puede brindar a las personas un punto de partida para saber si es viable en ese momento de su vida obtener un crédito o si prima la necesidad de mejorar la salud financiera.

Calcular la capacidad de endeudamiento le permite saber si es buena idea adquirir un crédito o no

Calcular la capacidad de endeudamiento le permite saber si es buena idea adquirir un crédito o no.

Para calcular la capacidad de endeudamiento es necesario conocer los ingresos mensuales, restarle los gastos fijos y multiplicar el resultado por 0,40. Si ese porcentaje está entre 0% y 30% se considera ideal, si se encuentra entre 30% y 40% es un endeudamiento limitado, si está entre 40% y 60%, está extralimitado y si da más de 60% está muy endeudado.

Si la persona está en una situación de endeudamiento extralimitado o superior, lo mejor es evitar continuar con la solicitud de crédito; además, se recomienda evitar tapar deudas con un préstamo de consumo, ya que la situación se puede volver insostenible en muy poco tiempo.

Tipos de créditos

Para cada necesidad, las entidades financieras tienen un portafolio de créditos que se adaptan a las personas. Sin embargo, comúnmente se pueden encontrar créditos de libre inversión o consumo, los cuales tienen una oferta amplia de temáticas, seguidos de los créditos de vivienda y vehículo.

Entre los créditos de consumo, el más reciente y de fácil contratación es Credinómina, que puede ser usado como libre inversión (o como compra de cartera). Este producto tiene beneficios especiales en tasa y forma de pago para clientes con su nómina en BBVA con ingresos mensuales desde $1.500.000 y que han recibido al menos un abono de nómina.

Los clientes de BBVA que cumplen con las características ya mencionadas, cuentan con un preaprobado que se puede verificar en la BBVA Net.

“En Colombia hay actualmente 27,8 millones de adultos con al menos un producto financiero, de los cuales 13,8 millones tienen algún tipo de crédito”

Si se busca un préstamo para financiar la educación, hay entidades que ofrecen este crédito desde un $1’000.000 con una tasa mensual fija que se puede pagar hasta 12 meses y la institución educativa es quien recibe el desembolso directamente.

Entre los créditos de vivienda, el tradicional es el hipotecario. Se trata de un préstamo monetario que hace el banco a los clientes con el compromiso de devolver el dinero mediante cuotas pactadas, que incluyen intereses asociados. Este préstamo se realiza a mediano o al largo plazo, se suele respaldar con la garantía de una vivienda y en un contrato.

A diferencia de los créditos hipotecarios tradicionales, el ‘leasing’ habitacional es un mecanismo de financiamiento en el que el banco adquiere la vivienda a petición del cliente y se la entrega al solicitante en arrendamiento financiero durante un periodo de tiempo acordado.

En caso de querer adquirir vehículo, también los créditos se adaptan a los clientes. Por eso hay créditos para personas sin historial crediticio, préstamos para adquirir vehículo nuevo o usado y además con fines personales o productivos.

Como ya se ha mencionado, los créditos pueden ser el camino para alcanzar metas o como una solución a un imprevisto. Así mismo, un crédito puede ser un poderoso enemigo para quienes no sepan utilizarlo responsablemente, quienes no posean un plan de gastos de acuerdo a su realidad, o quienes no desarrollan y mantengan un comportamiento adecuado para su preservar su salud financiera.

Otras historias interesantes