Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Innovación 30 ene 2020

'Startups' y grandes empresas: un proceso de crecimiento conjunto

Hoy grandes empresas y ‘startups’ hacen alianzas para crecer, adquirir experiencia y aprender los unos de los otros. Para lograr ese trabajo en equipo, se debe pasar un proceso en el que se define el tipo de alianza, qué puede aportar cada participante y cómo encontrar un equilibrio entre ambas culturas.

Con la llegada de la transformación digital, las compañías tradicionales han tenido que reinventarse y en el proceso, han encontrado en las ‘startups’ un modelo ágil enfocado en los resultados. Así mismo, los emprendimientos digitales ven en las empresas tradicionales unos aliados para el desarrollo de sus ideas.

Para Juan Sebastián Castrillón, co fundador de Estratek, este proceso de trabajo en equipo puede ser sencillo si se siguen tres pautas generales: definir el tipo de alianza, conocer las necesidades y encontrar un equilibrio entre ambas culturas. Estas ideas las explicó en el marco de la charla ‘Emprendimiento Corporativo, ¿cómo aprender de los chicos y cocrear valor con startups?’, organizada por BBVA Open Innovation.

Actualmente el ecosistema ‘fintech’ colombiano está en un proceso de crecimiento, donde todos los actores buscan entender las necesidades del otro. “Hay muchas ideas, no solo en Colombia, sino en la región; donde todas las ‘startups’ quieren sacar productos innovadores de la mano con grandes empresas, y esto se está logrando gracias a la visión cooperativa de los implicados”, aseguró Jaime Espinosa, director de BBVA Open Innovation para Colombia.

Startups y grandes empresas, proceso de crecimiento conjunto.

Juan Sebastián Castrillón, Co-Fundador de Estratek.

¿Qué tipo de alianza hacer?

Las alianzas que se pueden dar entre empresas tradicionales y startups se definen dependiendo de la necesidad de las dos partes. Esto incluye los CVC (fondos corporativos que tienen las empresas para invertir en negocios que están comenzando en el mercado), las aceleradoras corporativas, fábricas de ‘startups’ y el uso de espacios diseñados para la innovación.

En el caso de BBVA, alrededor del mundo cuenta con diferentes centros de innovación para acercarse más a las ‘startups’. En estos lugares se realizan desde eventos, hasta definiciones de proyectos entre las empresas tradicionales y las digitales.

‘Fast Track’ es un ejemplo de los diferentes proyectos que se pueden desarrollar en los centros de innovación. Aquí, el área de innovación de BBVA conecta las ideas de las ‘startups’ con las necesidades internas, junto a un equipo interdisciplinario de la entidad con el fin de trabajar de una manera ágil y lograr una posible prueba piloto.

Según Enrique Neira, de Open Innovation, este es “un espacio seguro en el que las compañías y las unidades de negocio presentan sus proyectos a las áreas de control para que puedan ser validados y viabilizados”.

Saber bajo qué alianza se hace la unión permite conocer qué tipo de financiamiento hay en el medio y bajo qué mando se toman las decisiones. Esto facilita el trabajo en equipo.

¿Qué tiene para aportar cada participante?

Para crear valor en conjunto se necesita conocer los puntos fuertes y débiles de ambas partes. Así se sabe en qué se puede ayudar al otro y cómo complementarse.

Normalmente, las grandes empresas enseñan sobre el trabajo en equipo, la forma de relacionarse y la experiencia en el mercado. Mientras que las pequeñas aportan agilidad en los procesos al estar enfocadas en resultados inmediatos sin tener que pasar por grandes cadenas de producción y aprobación.

Es así como las empresas tradicionales aportan experiencia y conocimiento, mientras que los emprendimientos digitales, velocidad y dinamismo.

En la búsqueda de un equilibrio

La cultura organizacional de una ‘startup’ y de una empresa tradicional es muy diferente por factores como la cantidad de personas y la eficiencia de los procesos. Este encuentro cultural hace que se revalúen las debilidades y fortalezas de cada una de las visiones, con el fin de potenciar las virtudes de cada empresa.

Las grandes empresas pueden aportar experiencia sobre el sector, mientras que las pequeñas contribuyen con una visión más fresca y digital. Es así como, desde hace tres años, BBVA Open Innovation viene trabajando con ‘startups’ de todo el mundo para entenderlas, ayudarles a potenciar sus ideas, y así mismo, aprender de sus formas de trabajo.

Este tipo de alianzas proponen un nuevo reto para ambas partes, pero también una opción de crecimiento. Tal como lo afirmó Castrillón, “innovar, así como emprender, no es solo cuestión de método ni herramientas, sino de contexto, arquitectura y cultura”.

Otras historias interesantes