Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Emprendimiento 29 jun 2017

'Coaching' vs. 'mentoring'

El ‘coaching’ y el ‘mentoring’ son términos que a menudo se utilizan como sinónimos. Sin embargo, y aunque ambos estén relacionados con el desarrollo de habilidades profesionales, son conceptos similares, pero no iguales.

Según la International Coach Federation (ICF), el ‘coaching’ es un proceso de acompañamiento que inspira a maximizar el potencial personal y profesional. Un ‘coach’ es un entrenador que pone a disposición de los profesionales (jugadores) aquellas técnicas y herramientas necesarias para que consigan completar una meta.

El ‘mentoring’, sin embargo, es una metodología de aprendizaje interpersonal. El mentor es una persona, con amplia experiencia y conocimiento en el área en la que se quiere mejorar, que ayuda a un empleado en su desarrollo profesional o a una empresa en cumplir sus objetivos de futuro.

La diferencia fundamental entre un ‘coach’ y un mentor, es que este último ya ha vivido la experiencia de conseguir la meta que el mentorizado quiere alcanzar. Pero hay mucho más:

Enfoque

El ‘coach’ centra su actividad en descubrir, aclarar y definir lo que el profesional quiere alcanzar. En sus sesiones escucha, hace observaciones y pregunta, para ayudarle a elegir las opciones más adecuadas, pero no interviene a la hora de tomar una decisión sino que ayuda a la persona a encontrar sus propias respuestas. Siempre se centra en un tema concreto, referido al rendimiento de la persona, como puede ser la adquisición de una competencia o habilidad.

En el caso del ‘mentoring’, el enfoque se orienta más al desarrollo de una empresa o de un profesional. El mentor se focaliza en cuestiones relacionadas con el liderazgo, la cultura de empresa, la gestión del talento, la productividad o la mejora del ambiente de trabajo. Es clave que el experto comparta sus puntos de vista y experiencias del mundo empresarial.

Duración

El ‘coach’ suele trabajar con su cliente durante un tiempo limitado, normalmente un número determinado de sesiones, y de forma estructurada, hasta que se alcanzan los objetivos fijados. En el caso del mentor, la relación es variable y puede prolongarse en el tiempo, aunque sobre todo es necesario al principio, cuando la empresa está dando sus primeros pasos.

Objetivo

El ‘coach’ busca alcanzar los objetivos a corto plazo que se ha marcado el profesional. El mentor, por su parte, se centra más en aconsejar a los empleados y empresas para que puedan avanzar de cara al futuro, por lo que los resultados no tienen por qué alcanzarse en poco tiempo.

BBVA cuenta con programas de apoyo a empresas en los que el mentor es una figura esencial a la hora de impulsar su crecimiento. Este es el caso, por ejemplo, de BBVA Momentum. “Actitudes como la humildad, la honestidad, la responsabilidad y la generosidad son claves para ejercer el rol de mentor y apoyar en su desarrollo al emprendedor”, asegura Fernando Díaz, mentor participante en el programa en 2013.

Actitudes como la humildad, la honestidad, la responsabilidad y la generosidad son claves para ejercer el rol de mentor”

En cada edición se realiza una selección de empleados de BBVA que en su papel de mentores acompañan al emprendedor y ponen a su disposición su conocimiento y experiencia en gestión empresarial, planificación y visión estratégica para ayudarles a conseguir sus metas.

Otras historias interesantes