Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Asuntos sociales 19 feb 2018

Combustible ecológico a partir de los desechos del café, una oportunidad de futuro

La Escuela para el Emprendimiento BBVA se ha convertido en un generador de oportunidades para miles de jóvenes en Colombia. En Quimbaya, Quindío, dos estudiantes y un docente de una institución rural encontraron en los desechos de la industria del café una gran oportunidad, no solo para un futuro empresarial para ellos, sino también una oportunidad para el planeta, al crear un combustible ecológico.

Una persona despierta en la zona cafetera de Colombia con el concierto de los pájaros que habitan los árboles que dan sombra a los cultivos, la brisa suave que recorre desde las montañas y el murmullo de los cientos de ríos y quebradas que bañan la región. Todo se complementa con una humeante y olorosa taza de café recién preparado que espera en la cocina de una finca de las miles que conforman el Eje Cafetero y del que hacen parte los departamentos de Caldas, Risaralda y Quindío, región denominada por la Unesco como Patrimonio Cultural de la Humanidad por la riqueza de su paisaje, forma de vida y aporte a la cultura mundial.

Hacienda Venecia

Bien temprano, y cuando las sombras van cediendo paso a los colores del amanecer, Carlos Covaleda, Santiago Sepúlveda y el profesor Isnardo Rivera abordan un “Willis”, un campero de construcción americana que desde mediados del siglo XX se convirtió en el artífice de la colonización cafetera y entrada de la modernidad a esta región del centro del país.

Santiago y Carlos son estudiantes e Isnardo es docente de la institución educativa El Naranjal, del municipio de Quimbaya, Quindio, y van acompañados de un equipo de producción de La Miranda, con quienes realizarán un video sobre los leños ecológicos que ellos se inventaron en el marco del programa Escuela para el Emprendimiento BBVA y que hace parte de la campaña Creando Oportiunidades, de la entidad financiera.

La Hacienda Venecia, con sus 200 hectáreas sembradas de café, es una de las fincas productoras del grano más grandes del país, y no solo esta dedicada a esta industria sino que también entre su portafolio de servicios incluye varios temas enfocados al turismo, como cursos cortos de barismo para extranjeros, rutas pedagógicas del cultivo y experiencias en las diferentes faenas de la hacienda.

Los estudiantes Carlos Covaleda y Santiago Sepúlveda, con la asesoría del profesor Isnardo Rivera, crearon un combustible ecológico en el marco de Escuela para el Empredimiento BBVA.

Escuela de oportunidades

Escuela para el Emprendimiento BBVA es un proyecto de aula que se desarrolla de la mano de las secretarías de Educación de Colombia y que permite integrar la formación de estudiantes y docentes en competencias financieras, emprendedoras y en estimular la creación de ideas de negocio que impactan directamente los proyectos de vida de los beneficiados, permitiéndoles ser auto sostenibles para continuar con sus estudios superiores o técnicos, e incluso ser apoyo para sus familias. A la fecha, el proyecto ha llegado a más de 12 departamentos y ha beneficiado a más de 220.000 estudiantes y 1.500 docentes.

Por eso, no podía haber un mejor escenario que una hacienda cafetera que ofreciera las posibilidades de mostrar la vida de estos muchachos y de un docente, sus experiencias en el campo y su contacto directo desde niños con la producción de café. Se utilizaron en total 14 set de grabación, distribuidos en varias partes de la hacienda.

Una carretera rodeada de cafetales y con un impresionante paisaje, que a la hora del amanecer deja filtrar las tonalidades anaranjadas del sol mañanero, fue el punto de partida. Ricardo Vélez, un vecino de la vereda no se perdió detalle de la grabación y entre toma y toma, comentaba: “Es la primera vez que veo por aquí a la gente de la televisión, hace falta que vengan más seguido y que muestren esta región que es muy hermosa”.

Escuela para el Emprendimiento BBVA Colombia

Los estudiantes Carlos Covaleda y Santiago Sepúlveda, cin la asesoría de su profesor Isnardo Rivera, crearon la briquetas ecológicas en el marco del programa Escuela para el Emprendimiento BBVA.

Briquetas ecológicas

Las grabaciones se fueron dando entre locación y locación, pues para hacer visible todo el proceso de elaboración de la briqueta desde el inicio, era necesario mostrar todos los pasos: “Primero hay que recoger los desechos que quedan del beneficio del café como son los granos malos, la cáscara y parte de la miel que sale con ella, todo eso se pone a fermentar por unos días y posteriormente, con el material que flota se arman las briquetas”, explica Santiago Sepúlveda, uno de los gestores del proyecto que se abrió paso desde que BBVA llevó el programa Escuela para el Emprendimiento, hace ya cuatro años al departamento del Quindío y en especial a todo el Eje Cafetero, en donde este año se completa el ciclo de la iniciativa que ha beneficiado a más de 7.000 jóvenes de los tres departamentos.

La cocina de una casa en plena vereda El Naranjal, de Quimbaya, Quindío, hizo parte también de las locaciones. Allí, la prueba de fuego, literal, pues doña Nora, una de las primeras usuarias de las briquetas, ha tenido la oportunidad de reemplazar la leña que cortaba de los bosques cercanos a su finca por las briquetas que fabrican Carlos y Santiago con muy buenos resultados.

Para el docente Isnardo Rivera, un entusiasta profesor de emprendimiento de esta institución rural, “la oportunidad que nos ha brindado BBVA debe seguir hacia el futuro, por eso ya estamos listos para convertirnos en una empresa rentable y sostenible que permita a estos jóvenes tener un proyecto de vida claro y que contribuya de manera radical a frenar el calentamiento global al evitar la tala de árboles y reemplazar la madera natural por las briquetas ecológicas”.

Al final de la tarde y cuando el sol cae sobre el verde infinito de los cafetales, el viejo “Willis” avanzaba por los caminos de Quimbaya llevando en la parte de atrás a Carlos y Santiago que rodaban la última escena de esta “película” que permitirá a los colombianos y al mundo conocer de cerca esta iniciativa de combustible ecológico que se convertirá en muy poco tiempo en una realidad empresarial y medioambiental, no solo en la región cafetera, sino también en otras zonas en donde la leña, sigue siendo el combustible usado a diario.

Otras historias interesantes