Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Ahorro 03 sep 2019

Cómo afrontar económicamente la vuelta al cole y que no duela el bolsillo

Septiembre suele estar marcado en rojo en el calendario de muchas familias, ya que supone afrontar una serie de gastos que, en bastantes casos, pueden ser elevados, como el material escolar de los hijos, la compra de ropa nueva, mochilas y otra serie de accesorios según el caso, como uniformes o gafas. A ello es probable que se sumen las matrículas en las actividades extraescolares que van a cursar durante los siguientes meses así como cualquier incidencia inesperada en el hogar, como una rotura.

Programa reglas de ahorro en tu cuenta de BBVA

A pesar de los excesos que podamos haber cometido en verano y de estar cada vez más cerca del comienzo del curso, todavía es posible conseguir abaratar de manera notable la factura de la vuelta al cole si se llevan a cabo algunas recomendaciones:

  • Aplazar los pagos lo máximo. Cada vez es más habitual que tanto las tiendas como las entidades bancarias permitan aplazar el coste de un producto que tenga un precio relevante (como un electrodoméstico o un mueble, por ejemplo), en muchas ocasiones sin que se aplique ningún tipo de interés, siempre que la financiación sea por un periodo corto (habitualmente, de 3 meses). Otra opción es recurrir directamente a las tarjetas de crédito tradicionales, en las que los plazos aplazados llevan implícitos unos intereses que nos cargarán en un futuro.
  • Disminuir la partida dedicada al ocio. Después de haber cargado las pilas durante la época estival, quizá sea momento de apretarse un poco el cinturón y renunciar durante unas semanas a aquellos gastos superfluos, como la cerveza del fin de semana, el cine o la compra de una nueva novela. Ya habrá tiempo para recuperar el tiempo perdido durante el invierno.
  • Analizar las necesidades reales de nuestra lista de la compra. Puede resultar una buena idea aprovechar la vuelta a casa para realizar un inventario de la comida que tenemos almacenada en la despensa y el congelador y reducir el gasto en alimentación. En este sentido, es conveniente utilizar Internet para encontrar las mejores ofertas en los productos que debemos comprar, y, si es posible, hasta podemos solicitar que nos los traigan a domicilio, ahorrando tiempo y dinero.
  • Revisar lo que hay en casa. Es muy probable que se guarde en algún cajón material escolar de cursos anteriores y que no se ha utilizado, como, por ejemplo, bolígrafos que se compraron en paquetes de varias unidades o cuadernos a los que todavía les quedan hojas por rellenar. Todo ello puede usarse e, incluso, es posible personalizarlo con pegatinas y dibujos de los personajes favoritos de nuestros hijos para que sientan que llevan al cole lo último.
  • No comprar siempre los libros escolares. Con mucha frecuencia, el gasto en libros para el cole suele ser el más elevado para las familias, aunque hay que plantearse si de verdad es necesario que los adquiramos nuevos. Tanto en la Red como en establecimientos físicos podemos hacernos con ejemplares de segunda mano o, incluso, alquilarlos, ahorrando bastante dinero por el camino.
  • Hacer una lista de lo que hay que comprar… e ir solo. Después de analizar de un modo somero lo que tendremos que adquirir, y de comparar gracias a Internet los precios que habremos de desembolsar por ellos, lo mejor es hacer la compra sin nuestros hijos para, de este modo, poder ceñirse lo máximo posible al presupuesto que hemos planificado.
  • Beneficiarse de la ‘lucha’ entre las tiendas. La mayoría de los establecimientos comerciales, conscientes de que Septiembre es, junto a Navidades, uno de los momentos de mayor gasto para las familias, intentan atraer al mayor número de clientes que puedan a través de rebajas y promociones. Por ello, conviene revisar todas las páginas webs que podamos sobre marcas y locales antes de decantarnos por los que vamos a visitar. Del mismo modo, plataformas digitales ofrecen cada vez un mayor número de artículos de venta online con el prisma de ser los más baratos y con un mejor servicio añadido para el cliente.
  • Buscar becas y ayudas. Tanto el Estado como las comunidades autónomas y los ayuntamientos ofrecen becas que subvencionan, por ejemplo, los libros de texto, el comedor escolar, el transporte o los uniformes. Es cuestión de informarse, analizar si se cumplen con los requisitos y entregar en plazo las instancias correspondientes.
  • Encontrar alternativas al transporte escolar. Aunque muchos centros educativos ofrecen el servicio de transporte escolar suele ser caro, si se compara con otras alternativas, como el transporte público o ponerse de acuerdo entre algunos padres para turnarse a la hora de llevar a los niños al cole.
  • Otras posibilidades financieras. Las entidades bancarias ofrecen algunas opciones que contribuirán a hacer más llevadera la ‘cuesta de septiembre’, como el anticipo al cobro de la nómina, los préstamos preconcedidos o los mini préstamos. Antes de hacer nada, lo mejor es informarse y recurrir si es posible al asesoramiento profesional.

Crea un colchón financiero con la app Bconomy

Otras historias interesantes