Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Ahorro 17 abr 2019

Cómo ahorrar dinero: siete consejos que siempre funcionan

Según una encuesta realizada por el portal web Rastreator.com, ocho millones de españoles no consiguen ahorrar a final de mes y, los que lo hacen, ahorran 302 euros de media. De hecho, el número de ahorradores ha descendido un 13,5% en el último año, hasta los 22 millones de personas. Y las cifras aún son peores: el 42,7% de los que ahorran no es capaz de guardar más de 200 euros al mes, el 23% afirma reservar entre 200 y 500 euros, y solamente el 7,6% consigue ahorrar más de 500 euros.

El estudio también revela quién es el culpable de esta realidad, la falta de ingresos. Sin embargo, existen algunos mecanismos o hábitos que harán que el ahorro deje de ser el quebradero de cabeza de más de uno.

Programa tu cuenta con reglas de ahorro en bbva.es

1. Abrir una cuenta de ahorro

Abrir una cuenta diferente a la corriente da a los usuarios la oportunidad de ahorrar. Separar una cierta cantidad al mes, nada más recibir el salario, puede facilitar mucho esta tarea. Además, la mayoría de los bancos ofrecen diferentes productos de ahorro que hacen que el dinero depositado crezca, por lo que no sólo se está ahorrando, sino, también, ganando dinero. Las ventajas no terminan ahí. Tener una cantidad determinada de dinero en una cuenta puede ayudar cuando se tiene un gasto imprevisto, ya que, al ser líquida, se puede movilizar y utilizar cuando se necesite Es el caso de BBVA, que ofrece este tipo de productos y, también, otros de inversión. Además, gracias a digitalización, ni siquiera es necesario salir de casa para abrir una cuenta bancaria. Desde www.bbva.es, se puede abrir una cuenta de ahorro y lo único que se necesita es tener a mano el DNI, el móvil, y, por supuesto, conexión a internet.

BBVA ofrece diferentes productos que permiten el ahorro y la inversión, como sus diferentes Depósitos, dirigidos a todas aquellas personas que quieran conseguir rentabilidad por sus ahorros de forma estable y segura.

2. Establecer presupuestos mensuales o semanales y metas de ahorro

Las cuentas de ahorro son una herramienta casi imprescindible para ahorrar, pero de nada sirve si no se es constante en las aportaciones que se hacen. Por ello, establecer presupuestos mensuales, semanales y establecer metas e intentar no pasarse, es uno de los mejores hábitos de ahorro. Con la Cuenta Metas BBVA, se puede conseguir cualquier objetivo de ahorro que uno se proponga Simplemente hay que abrir la meta, darle un nombre, elegir la cantidad que se quiere ahorrar y la fecha para cumplirla.

3. Hacer semanas de ahorro

Algunas ocasiones se gasta demasiado durante el fin de semana y uno se pasa del presupuesto. Cuando ocurre esto hay que tener claras las metas de ahorro y entender que si se quiere tener una cantidad fija guardada al mes, hay que compensar. Así, realizar “semanas de ahorro”, en las que evitar salir tanto o comprar cosas innecesarias podrá conseguir guardar unos euros extra.

4. Compara precios

No se trata de comprobar si hasta el papel higiénico está más barato en un supermercado a otro, pero sí en comparar dónde puede salirte, en conjunto, la compra de alimentación más barata. Hoy en día, casi todos los supermercados tienen tienda ‘online’ y, excepto en los productos al peso, sus precios son idénticos a los que se encuentran en el establecimiento físico. Hacer una compra “de prueba”, con los productos que normalmente se adquieren, por ejemplo, ayuda a descubrir dónde se puede ahorrar más.

5. Compra ‘online’

¡Ojo! El último consejo puede ser, también, muy útil si se decide comprar ‘online’. Normalmente, cuando se va al supermercado o de compras, porque se necesita algo en concreto, se acaba picoteando: lo mismo da una tableta de chocolate de más, que un jersey de 20 euros. Esta modalidad de compra puede evitar precisamente esto, comprar cosas que no son prioritarias ya que al no ir a la tienda se evitan estímulos externos que incitan a gastar más.

6. Pero, ¿qué son los ‘special prices’?

Igual eso de no comprar cosas innecesarias no todo el mundo lo lleva bien. Pero, incluso cuando se va a seguir comprando, por ejemplo, ropa, hay algunas formas de ahorrar. Muchos establecimientos y cadenas están popularizando los ‘special prices’, unas rebajas en prendas seleccionadas. Y, aunque pueda parecer que suelen ser “de lo peor”, no es así. Estos descuentos no se eligen entre la ropa más fea, sino entre la que tiene menos salida o han fabricado demasiada cantidad. Son precios estables, es decir, no bajan, y tampoco suben, por lo que no hay ese “coste de oportunidad” de las rebajas, en las que se duda si comprarlo ahora o esperar una semana. Además, las tiendas suelen disponer de un amplio catálogo, desde pantalones, a abrigos, pasando por bolsos o zapatillas. Por lo que se puede salir con un modelito nuevo de temporada por menos de la mitad.

7. Planificar las comidas y llevar un ‘tupper’ al trabajo

Llevar un orden en las comidas, planificar la compra y cocinar ayuda a ahorrar, y mucho. Los ultraprocesados, a parte de ser dañinos para la salud son caros. Por el contrario, la ‘realfood’ o comida real es barata, al basarse en frutas, verduras, hortalizas y carnes y pescados no procesados. Además, al planificar, por ejemplo, el desayuno, el almuerzo y la merienda que vas a comer en el trabajo, se evitan los “microgastos”. Un café, más un bocadillito, más otro café después de comer, a media tarde unas galletas… En el momento no parecen grandes gastos, a lo mejor, sólo un euro o euro y medio. Pero si se suman, al final se repara en que estos “microgastos” pueden alcanzar, o superar, los cinco euros diarios.

Otras historias interesantes