Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Educación financiera 02 nov 2015

Cómo el estudio del consumo y la pobreza ha conseguido que Angus Deaton se hiciera con el Nobel de Economía

El día 12 de octubre pasará al recuerdo de muchas personas interesadas en la Economía, como el día en que le fue concedido el Premio Nobel de Economía al profesor estadounidense, de origen británico, Angus Deaton.

Angus Deaton es profesor de la Universidad de Princeton y, como pueden comprobar en su web, ya antes había sido objeto de importantes distinciones y reconocimientos. En ese sentido, antes de haber sido reconocido con el Premio Nobel de Economía 2015, ya había sido reconocido en España con la consecución, en 2011, del Premio Fundación BBVA Fronteras del Conocimiento. La Academia Sueca ha querido reconocer fundamentalmente dos amplios conjuntos relacionados de aportaciones, sus investigaciones sobre el consumo y sus investigaciones sobre la pobreza.

Existen muchos tipos de economistas brillantes, pero podríamos distinguirlos en dos grupos extremos y en sus posibilidades intermedias. Existen economistas que se han ganado un puesto en las enciclopedias por una aportación que, en algún sentido, hizo cambiar el rumbo de la disciplina. Un segundo grupo está formado por los economistas brillantes que han realizado un conjunto amplio de aportaciones que han dado un impulso importante a los campos que han tratado.

Angus Deaton pertenece a ese segundo grupo. Angus Deaton ha realizado un conjunto muy completo de aportaciones que van desde el estudio profundo de las decisiones de consumo individuales al análisis de cómo evoluciona en el tiempo el consumo, pasando por el diseño de campañas de recogida de datos para la medición del consumo de los hogares, la propia medición de qué es lo que determina ese consumo o el estudio de cómo el consumo afecta al bienestar. Y todo ello le ha permitido estudiar la pobreza y las implicaciones de la pobreza sobre el bienestar. Al estudio de la pobreza ha dedicado muchos artículos y también libros, como The Great Escape: Health, Wealth, and the Origins of Inequality.

¿Cómo estudia Angus Deaton las decisiones de consumo que tienen los individuos en un momento del tiempo?

El reciente Premio Nobel de Economía, Angus Deaton ha partido de los datos de consumo individuales y se ha planteado qué es lo que puede afectar a las cantidades que los individuos consumen de cada uno de los bienes o grupos de bienes en un momento dado.

La Teoría Económica provee herramientas para el estudio de las decisiones de consumo individuales. En ese punto, Deaton se plantea dos cuestiones fundamentales. La primera es la de si, a la luz de los datos, los individuos se comportan de la forma racional que supone la teoría. La segunda cuestión es la de si es posible agregar los datos de un conjunto de consumidores de modo que podamos considerar un consumidor representativo cuyo comportamiento cumpla los supuestos de racionalidad.

En esa investigación, Deaton llegó a la conclusión de que había que introducir otras variables en el análisis de lo que afecta al consumo de cada uno de los bienes, más allá del gasto total de los consumidores y los precios de los bienes. Habría que estudiar la influencia de factores como la existencia de restricciones de crédito.

¿Cómo analiza Angus Deaton la evolución del consumo en el tiempo?

Otro aspecto en el que se ha detenido Deaton es en el estudio de cómo varía el consumo a lo largo del tiempo. Había dos posturas principales. Keynes defendía que el consumo dependía en parte de la renta que se tenía en ese período. Por ejemplo, si un año se gana mucho, ese año se consumirá más; si se gana poco, se consumirá menos.

Más tarde llegaron otros economistas, como Franco Modigliani, con su teoría del ciclo vital, o el economista de la Escuela de Chicago Milton Friedman, que defendía que el consumo dependía de la renta permanente. Esa renta permanente tendría una visión más de largo plazo, se vería afectada por las expectativas que tiene el individuo sobre su renta futura. De este modo el consumo, que depende de la renta permanente, tendría menos vaivenes, sería más regular, que la renta del período.

Deaton aporta una nueva visión. La renta permanente se puede ver influenciada por los vaivenes del corto plazo. Si el hecho de que la renta crezca más este año de lo previsto también hace más probable que en los años sucesivos se crezca más de lo que se pensaba hasta ahora, los vaivenes del corto plazo afectan a las expectativas sobre ese componente permanente de la renta. De este modo, anticipando el crecimiento particularmente alto de los años sucesivos, el incremento en el consumo sería mayor del que se produciría en la renta. Sin embargo, no es eso lo que sucede en la realidad, el consumo tiene menos vaivenes que la renta. Esa aparente contradicción es denominada paradoja de Deaton.

Varias explicaciones se han dado para resolver esta aparente contradicción. Una de ellas es que al tomar los datos de países enteros se pueden suavizar los efectos en el consumo. Eso sería así porque junto a individuos que les ha ido bien habría otros que les ha ido mal. En el conjunto no se observaría la misma variabilidad que entre los individuos.

Otra explicación es la existencia de acuerdos informales de aseguramiento. Por así decir, si a través de la ayuda mutua entre, por ejemplo, familiares y amigos se puede pasar un bache o ayudar a pasar un bache, en los momentos de crisis el consumo no caería tanto, aunque la renta permanente sufra, porque el individuo prevé esas ayudas.

Otra razón puede ser la existencia de restricciones de crédito, que impiden a los consumidores pedir prestado cuando las cosas les van mal y su renta es inferior al consumo que normalmente puedan tener. Eso podría llevar a los individuos a ahorrar más en los momentos buenos, a pesar de que un buen momento aproxime razonablemente nuevos buenos momentos.

¿Cómo se detiene Angus Deaton en la pobreza?

El estudio del consumo nos puede ayudar a comprender mucho mejor el fenómeno de la pobreza y sus implicaciones. Pero, en la época en la que Deaton comenzó sus investigaciones la Economía del Desarrollo no prestaba la atención que se presta ahora a los datos. Deaton ha sido uno de los pioneros de las encuestas sobre el consumo de las familias, liderando encuestas a las familias llevadas a cabo por el Banco Mundial al comienzo de los años 80.

Uno de los aspectos más relevantes en la pobreza es el relativo a la alimentación. La alimentación tiene muchos objetivos pero uno de ellos es proporcionar suficientes calorías como para poder vivir sorteando la malnutrición. Aunque no todo lo importante en alimentación sean las calorías, el análisis de las calorías que aporta lo que come cada individuo puede arrojar mucha luz sobre las implicaciones de la pobreza en la alimentación.

Deaton ha estudiado la relación entre la renta de los individuos y las calorías que aportan los alimentos ingeridos. La pregunta clave es la de si el crecimiento económico lleva a que más individuos puedan ingerir alimentos suficientes como para que su alimentación les aporte las calorías necesarias.

Esta pregunta es menos obvia de lo que parece por varias razones. En primer lugar el crecimiento económico se puede producir de forma desigual, podría crecer la renta de los que no pasan hambre. En segundo lugar, a medida que crece la renta es posible que los individuos dediquen una proporción mayor del aumento de su renta a otros bienes distintos a la comida. En tercer lugar, puede ser que los individuos a medida que tienen más renta la dediquen a adquirir calorías más caras, por ejemplo sustituyendo cereales por carne. Hay que tener en cuenta que es más barato comer cereales con las mismas calorías que proporcionaría la carne.

Pero uno de los desafíos más importantes de los datos de consumo de los hogares es el que se relaciona con la desigualdad dentro de los hogares, y de una forma particular la que afecta al cuidado de niños y niñas. Los datos de las encuestas no informan sobre la distribución del consumo dentro de los hogares. Sin embargo, podría haber una discriminación en contra de las niñas.

Deaton estudió si los hogares dejaban de consumir más bienes propios de adultos (como el tabaco o el alcohol) con el fin de criar al recién nacido si nacía un niño que si nacía una niña. Su conclusión fue la de que en circunstancias normales no había discriminación. Más tarde se ha encontrado que, cuando llegan las adversidades económicas a las familias, las niñas salían perjudicadas. Sus métodos han permitido encontrar pruebas de la discriminación hacia las niñas.

En la medición de la pobreza, Angus Deaton ha estudiado temas importantes como medir el coste de los hijos, cuyos gastos ha estimado entre un 30% y un 40% de los gastos de los adultos, algo que hay que tener en cuenta, porque de lo contrario en economías con muchos niños se podría estimar que hay más pobreza de la que hay.

Otro problema en la medición de la pobreza que ha abordado Deaton es la elaboración de tipos de cambio en paridad de poder adquisitivo considerando los precios de lo que consumen los pobres y ha observado que las diferencias con la medición de la pobreza usando los precios en paridad de poder adquisitivo, en general, no son de una gran relevancia. También Deaton ha abordado el tema de lo que aporta una mayor renta al bienestar emocionay la valoración de la propia vida. Mientras es cierto que una mayor renta produce una mejor valoración de la propia vida, eso no se traduce en mayor bienestar por encima de una determinada renta. Pero por debajo de un determinado nivel de renta, la pobreza exacerba los sufrimientos ocasionados por otras fuentes de sufrimiento como el divorcio, la enfermedad o la soledad.

Otras historias interesantes