Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Ahorro 16 ene 2019

Cómo empezar bien el año estableciendo metas de ahorro

2019 ya está en marcha. Quedan por delante doce meses en los que, quien más quien menos, se ha marcado objetivos como aprender un idioma, dejar de fumar, ir al gimnasio… o ahorrar. Tener una vida financiera más tranquila no es tan difícil si se establecen una serie de pautas que ayuden a generar el hábito de ahorrar para conseguir las metas que cada uno se proponga.

El ahorro es una carrera de fondo que se gana a base de perseverancia y motivación para lograr los objetivos propuestos. Antes de empezar, conviene poner sobre el papel qué es lo que se desea, dividiendo los objetivos en corto, medio y largo plazo y viendo qué productos financieros pueden ayudar a conseguirlos.

A corto plazo

Son metas que se quieren cumplir en un periodo que no sobrepase el año. Suelen ser motivadoras porque la cantidad que hay que ahorrar es más reducida y el resultado se disfruta antes. Se trata de objetivos relacionados con las vacaciones, alguna compra importante, un imprevisto…

Este tipo de ahorro requiere de productos financieros específicos que permitan un acceso rápido al capital y tengan un riesgo mínimo. En este caso, las cuentas de ahorro pueden ser una opción ya que no suelen tener comisiones, son fáciles de manejar y se puede disponer del dinero con rapidez.

BBVA dispone de un catálogo variado de cuentas corrientes y de ahorro que se adaptan a las necesidades de los clientes. Existen cuentas específicas para jóvenes, emprendedores, nuevos clientes, etc. Sin embargo, antes de contratar cualquiera de estos productos conviene informarse bien y solicitar, si fuera necesario, el apoyo de un asesor para elegir el producto más conveniente.

A medio plazo   

Este tipo de ahorro suele estar más relacionado con metas como el fondo de emergencia, que suele calcularse para que cubra entre tres y seis meses de gastos normales, aunque también puede ampliarse dicho plazo, dependiendo del nivel de riesgo que quiera asumir cada persona. Este tipo de ahorro es fundamental para mantener una buena salud financiera y garantizar que, si se tiene algún imprevisto de salud o laboral, que afecte a los ingresos habituales, se pueda mantener el ritmo de vida que se tenía hasta recuperar la situación financiera normal. Una vez conseguido este ‘colchón’, se pueden establecer otras metas a medio plazo como la reforma de la vivienda, los estudios de los hijos o cualquier proyecto que se quiera cumplir en ese periodo de tiempo.

Para conseguir este tipo de metas se suelen utilizar productos que no tengan riesgos, pero que garanticen algo de rentabilidad. En este caso, muchos ahorradores se han decidido por los fondos de inversión ya que los depósitos han perdido rentabilidad. En este caso, la liquidez no suele ser tan importante ya que las metas a medio plazo no requieren de un acceso inmediato a los ahorros.

Los clientes de BBVA interesados en esta opción pueden acceder a todo el catálogo de fondos, tanto propios como de terceros, con fondos de casi 50 gestoras internacionales. Como ocurre con otros productos, conviene informarse bien antes de contratar un fondo de inversión y ver qué opción se adapta más al perfil de cada persona. Para ello, BBVA Invest ofrece un servicio de asesoramiento personalizado que propone al usuario los productos de inversión que se ajustan a sus preferencias y objetivos.

A largo plazo 

El ahorro a largo plazo suele estar relacionado con la jubilación, un periodo vital que conviene planificar con productos adecuados que se ajusten al perfil de la persona. Se elija el producto que se elija, conviene ser constante en el ahorro e ir realizando aportaciones periódicas para que no suponga un gran esfuerzo.

BBVA Mi Jubilación permite a cualquier persona el acceso a la información que necesite para planificar su retiro. Este portal cuenta con herramientas para calcular las aportaciones necesarias y contenidos realizados por expertos en la materia para solucionar todas las dudas que puedan tener los usuarios. 

Los productos financieros son una ayuda para el ahorro, pero si se necesita apoyo a la hora de planificarlo, la tecnología es la mejor aliada. Es el caso de BBVA Bconomy, una funcionalidad dentro de la aplicación de BBVA, que permite controlar los gastos, crear un fondo de emergencias y marcar metas. De esta forma, ahorrar resultará mucho más fácil de lo que pueda parecer a ‘priori’ para conseguir que 2019 sea un año de objetivos conseguidos.

Otras historias interesantes