Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Adultos 03 feb 2015

Cómo financiarte con tu nómina: préstamo nómina y anticipos

Para aquellos trabajadores que cuentan con una nómina mensual, al final de mes (o el principio del siguiente) llega el día de pasar por caja y recoger la paga. Sin embargo, hay ocasiones en que las circunstancias hacen necesario disponer de ese dinero antes, en estos casos, se puede utilizar la nómina como un medio para financiarte, bien con un anticipo o con un préstamo nómina.

Anticipos

Cuando se necesita dinero para un imprevisto, además de a nuestra entidad bancaria, se puede acudir a la empresa en la que se trabaja para solicitar un anticipo de la nómina. El derecho a obtener un anticipo de nómina está contemplado en el Estatuto de los Trabajadores, que según su artículo 29: “el trabajador y, con su autorización, sus representantes legales, tendrán derecho a percibir, sin que llegue el día señalado para el pago, anticipos a cuenta del trabajo ya realizado”.

Como es lógico, este derecho cuenta con limitaciones, no sería de recibo que se pudiese solicitar por adelantado el salario de los próximos cinco años. El mecanismo de anticipo de nómina está referido a la cuantía que corresponde al último periodo trabajado y aún no cobrado. Además, sólo se puede disponer de un 90% de la nómina mensual como máximo. Por poner un ejemplo, un trabajador que cobre 1.000 euros netos mensuales, si pide un anticipo el día 15 del mes, obtendrá 449 euros ya que sólo se le puede anticipar el 90% de la nómina, es decir 900 euros y, al pedirlos a finales de la primera quincena, el importe se divide entre dos.

Una vez se ha expedido el anticipo por parte de la empresa, ésta regularizará la cantidad anticipada en la nómina siguiente al mes en el que el trabajador pidió el dinero. Por otro lado, el trabajado debe tener en cuenta que el mecanismo de anticipo está pensado para atender contingencias puntuales y que el solicitarlo no puede convertirse en algo habitual. Si bien esto es lo que dice la legislación general, las condiciones concretas del mecanismo de anticipo se fijan en última instancia a través del convenio colectivo de que disponga el trabajador, de hecho, hay convenios que permiten solicitar anticipos sobre trabajos que aún no se han realizado.

Préstamos de empresa

Otra opción de financiación basada en la utilización de la nómina como como aval que podemos encontrar, sin salir de la empresa, son los préstamos a empleados. Este instrumento depende tanto del convenio del trabajador como de la política de la empresa y lo que haya pactado ésta con el trabajador. El funcionamiento es simple, el trabajador solicita el dinero, la empresa estudia si éste cumple con todas las condiciones necesarias, y en caso afirmativo, el empleado rellena un formulario para Recursos Humanos y, finalmente, la empresa y el trabajador firman un contrato de préstamo. ¿Os resulta familiar el funcionamiento?

En realidad, este tipo de préstamos son bastante similares a los que podemos encontrar en una entidad bancaria y se diferencian de los anticipos en que se devuelven más tarde y pueden o no estar cargados con intereses en mayor o menor cuantía. Básicamente, la empresa funciona como una entidad financiera. Es importante resaltar un matiz respecto a esta opción, si la empresa os ofrece un interés más bajo que el que haya en el mercado, Hacienda considerará este desfase como un “rendimiento en especie” y echará en falta que no está en la declaración de la renta si no lo consignáis.

Préstamos nómina

Si las dos opciones anteriores no dan para resolver el imprevisto, existe una tercera posibilidad, un préstamo nómina con una entidad bancaria. En este caso, se puede obtener más dinero y alargar el plazo establecido para devolverlo. Actualmente existen productos que permiten solicitar el anticipo de hasta tres nóminas netas, con un máximo de 3.000 euros, y cuya devolución puede realizarse hasta en seis meses. Pueden contratarse a través de Internet o acudiendo a la oficina de vuestra entidad bancaria y suelen tener una comisión de apertura en torno al 2’5%.

Si decidís optar por buscar un producto de este tipo, es recomendable actuar con precaución. Cada vez más aparecen en la publicidad entidades dedicadas a dar préstamos sobre nómina con unas condiciones leoninas, todo muy rápido y fácil pero con tasas de interés altísimas ante el menor imprevisto o retraso.

Otras historias interesantes