Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Igualdad de género 11 feb 2020

¿Cómo lograr que más mujeres trabajen en ciberseguridad?

Con motivo del Día Internacional de la Mujer y la Niña en la Ciencia, varias trabajadoras de BBVA Next Technologies nos cuentan qué les llevó a estudiar carreras tecnológicas –en concreto dentro del ámbito de la ciberseguridad–, y cómo animarían a las niñas y jóvenes que quieran seguir el mismo camino. A pesar de la menor representación de talento femenino en estas carreras, algunos datos apuntan a que la situación está mejorando con las nuevas generaciones.

Entre las profesiones más prósperas que abordarán los principales retos del futuro predominan las relacionadas con disciplinas STEM (ciencia, tecnología, ingeniería y matemáticas, por sus siglas en inglés). Sin embargo, la brecha de género en estas carreras es especialmente profunda y la presencia femenina en sectores como el de la ciberseguridad no supera el 24%.

No obstante, algunos datos apuntan a que la situación está cambiando poco a poco. La asociación internacional (ISC)², dedicada a la capacitación de profesionales en seguridad de la información, publicó en su informe ‘2019 Women in Cybersecurity’ que, a pesar de la baja representación femenina en ciberseguridad, las mujeres ocupan más puestos de liderazgo, están más capacitadas y poseen más certificaciones que los hombres en este sector. Además, la situación ha mejorado en pocos años: en 2014 la cifra de mujeres trabajando en ciberseguridad era de tan solo un 11%.

En el caso de Mercedes Briales, arquitecta de seguridad de BBVA Next Technologies –la empresa de BBVA especializada en ingeniería de ‘software’ avanzado–, la curiosidad por entender cómo funciona el mundo fue la principal motivación para adentrarse en una carrera en el mundo de la tecnología. “Siempre andaba preguntando: ¿cómo vuela un avión?, ¿por qué funciona un coche? Entonces además empezaron a surgir tecnologías nuevas, ordenadores, comunicaciones, internet…Y todo eso me atraía mucho. Me planteaba en un futuro cómo iba a evolucionar y quería formar parte de ese futuro, quería intervenir”, explica.

Cuatro mujeres de BBVA Next Technologies nos cuentan los beneficios de las carreras STEM, las ventajas a la hora de desempeñar su rol y envían un mensaje a todas las niñas para que pierdan el miedo a las profesiones tecnológicas.

Más niñas en carreras STEM

¿Y si tuvieran que convencer a mujeres jóvenes para apostar por este ámbito? “La clave está en preguntarse: ¿te interesa el saber el porqué de las cosas?, ¿tienes curiosidad?, ¿quieres aprender? Pues no tengas miedo, entra en una carrera tecnológica, interésate y que nada te eche atrás”, añade Briales.

Para Liliane Cassapula, responsable de producto de BBVA Next Technologies, una de las motivaciones que considera que pueden servir para animar a las jóvenes a adentrarse en este tipo de carreras está relacionada con la capacidad de la tecnología para transformar el día día de las personas. “Hay dos cosas que me gustan mucho en la vida. Una de ellas es trabajar con personas, ayudar a la gente. Y la otra es encontrar soluciones a problemas complejos. Una carrera STEM permite encajar estas dos cosas y hacer que la tecnología ayude a la gente”, explica.

“Me decían que ingeniería es demasiado difícil. Y yo dije: ¡allá vamos!”

“En mi caso, me decidí por una carrera tecnológica porque me gustaban mucho las matemáticas y el proceso lógico de desgranar los problemas”, explica Sonia Sánchez Colino, mánager de desarrollo de negocio en BBVA Next Technologies. Según la ingeniera, desde el principio le cautivó el mundo de las matemáticas, así como entender los procesos complejos y el reto en sí mismo de enfrentarse a una carrera que le planteaba un desafío. “Me decían que ingeniería es demasiado difícil. Y yo dije: ¡allá vamos!”.

Es precisamente la falta de referentes femeninos uno de los factores que condicionan negativamente a las niñas y jóvenes a la hora de elegir carreras STEM. Según un informe de la UNESCO publicado en 2019, la escasez de representación de mujeres en profesiones de ciencias tiene una influencia determinante sobre la orientación de las niñas hacia estas carreras. Esto dificulta enormemente la inclusión de la mujer en ámbitos clave del futuro.

En las conclusiones del informe, se confirma que no existe ninguna diferencia de capacidades entre niños y niñas, sin embargo, existen estereotipos de género y sesgos culturales que provocan que las niñas vayan perdiendo el interés por las profesiones STEM a medida que van creciendo. De esta manera, cuando llegan a la educación superior, las mujeres representan solo el 35% de los estudiantes matriculados en grados universitarios y ciclos de formación de áreas relacionadas con estas disciplinas.

Las recomendaciones de la UNESCO en esta materia inciden en que la educación de las niñas es la clave para recortar las diferencias de género. Por lo tanto, es de gran importancia demostrar a las niñas que pueden ejercer con éxito cualquier profesión, incluida la ciberseguridad.

“Yo animaría a todo el mundo a que siguiera una carrera técnica porque puedes aplicar esos conocimientos a muchos trabajos. Además, porque te ayuda a pensar de una manera diferente: partiendo desde el problema, cómo encontrar una solución”, añade Sonia Sánchez.

1,8 millones de empleos sin cubrir en todo el mundo en 2022

En relación con los desafíos a los que se enfrenta el sector de la ciberseguridad, el principal de ellos es el déficit de personal, según los datos que arroja el mismo informe de la asociación (ISC)². La solución para este problema puede estar en la incorporación de más mujeres al sector. Uno de los factores que juegan a favor de la inclusión femenina, es el hecho de que los equipos que trabajan en ciberseguridad se conforman con perfiles multidisciplinares. No solo se necesitan profesionales técnicos, sino también abogados, expertos en protección de datos, analistas, comunicadores, diseñadores gráficos, etc. Esta gran variedad ofrece un amplio abanico de posibilidades para la incorporación de la mujer que proceda de otros sectores.

La brecha salarial entre hombres y mujeres se va reduciendo en las generaciones más jóvenes

Así pues, poder contar con mayor presencia femenina en áreas relacionadas con la ciberseguridad implicaría un mayor desarrollo de estas profesiones, más fuerza laboral, así como una mayor innovación y capacitación dentro del sector.

A pesar de los obstáculos y las diferencias salariales, las mujeres están forjándose un camino de gran éxito. Según el estudio, además, el mayor esfuerzo en cualificación y preparación que realizan las mujeres las conduce a puestos ejecutivos y directivos, creando referentes y modelos a seguir.

Según este estudio, los hombres ganan un 12 % más que las mujeres realizando las mismas tareas. Esto puede explicarse por dos motivos: en primer lugar, las mujeres son más jóvenes que los hombres, y por consiguiente, tienen menos experiencia laboral. Y en segundo lugar, se observa que las mujeres dedican más tiempo a formarse académicamente y a conseguir más certificaciones que los hombres, como consecuencia su número de años trabajados es menor. Sin embargo, al emplear más tiempo educándose, en ocasiones consiguen ocupar puestos de mayor rango y liderazgo que los hombres, aunque no alcancen sus sueldos.

Aunque existen estas diferencias, como aspecto positivo se observa que la brecha salarial entre hombres y mujeres se va reduciendo en las generaciones más jóvenes.

Otras historias interesantes