Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Cómo se crea un producto global en BBVA

La creación global de productos es una de las piezas clave de transformación de BBVA y supone uno de sus principales retos para llegar a ser una compañía digital. El objetivo es desarrollar soluciones que incorporen las mejores prácticas del Grupo y cuyos componentes puedan ser reutilizables para ser más eficientes, llegar más rápidamente al mercado y crear experiencias de usuario homogéneas en todos los países.

“Así en lugar de tener la mejor ‘app’ del mundo en España y el mejor diseño en Turquía, tendríamos la mejor ‘app’ y diseño en todo el mundo”, explica Gonzalo Rodríguez, responsable global de Retail Solutions de BBVA y quien convocó en Madrid a los principales responsables de transformación de todas las franquicias de BBVA. En esta primera reunión se compartieron buenas prácticas, se plantearon los retos aún por resolver que supone esta nueva forma de crear soluciones y se marcó la hoja de ruta para las distintas geografías.

El cambio es muy importante pues supone cambiar las dinámicas de trabajo, colaborar entre equipos transnacionales, el uso de nuevas plataformas tecnológicas, y el tener los datos y el diseño siempre presentes en todos los desarrollos.

Para Derek White, responsable global de Client Solutions, estos retos se resumen en dos: la tecnología y las personas. “Hay que construir la infraestructura y la arquitectura que nos permita crear diseños, algoritmos, ‘software’ o APIs”, destaca White en cuanto a los retos técnicos. “La gente tiene que poder trabajar de manera colaborativa y disponer de las herramientas que les permitan actuar como una verdadera  comunidad, compartiendo buenas prácticas y diseños”, añade White.

El reto de crear productos globales en BBVA

Uno de los componentes principales de esta estrategia pasa por sumar lo mejor de cada mercado. “Lo mejor que ha hecho Estados Unidos con Open Market en captación de clientes, lo mejor que ha hecho Colombia con capacidades de DIY (autoservicio), las capacidades que tiene España como Bconomy o en Turquía, que tiene el mejor diseño del mundo. Sumando lo mejor de cada uno de los países es como vamos a generar soluciones globales mucho más robustas para todo el Grupo”, insiste Rodríguez para quien las ventajas de este nueva forma de trabajo beneficia tanto al banco como a sus clientes y que resume en tres aspectos:

  1. Diseñar las cosas una vez con las mejores capacidades y los mejores aprendizajes de cada uno de los países.
  2. Reutilizar componentes de un país a otro para ser más rápidos y eficientes, porque se hace un desarrollo en un lugar y se puede reutilizar en otro, en vez de empezar desde cero a cada vez en cada país.
  3. Disponer siempre de la última funcionalidad y ofrecer la mejor experiencia y capacidades de contratación de productos a todos los clientes.

El desarrollo de productos globales ya empieza a ser una realidad. El mejor ejemplo de esta nueva estrategia ha sido la nueva aplicación de México desarrollada en una plataforma global móvil que ha permitido que Uruguay desarrollase en cuestión de meses su primera aplicación bancaria gracias a este sistema de reutilización de componentes. En este mismo año, Perú y Argentina también van a poder renovar sus ‘apps’ gracias a esta plataforma.

BBVA va poco a poco trasladando enseñanzas y funcionalidades de un mercado a otro para alcanzar la excelencia y crea una oferta homogénea que lleve las oportunidades de la nueva era a todos los clientes sin importar el país en que se encuentre.

“Vamos a permitir interactuar a las persona con su dinero, cogiendo lo mejor de Turquía, Colombia, México, Perú, Estados Unidos… y poniéndolo todo en junto en una única solución global que tendrá lo mejor de todo el mundo disponible para todos. ¡Es realmente excitante!”, concluye White.

Otras historias interesantes