Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Seguridad 01 ago 2018

Consecuencias de hacer 'root' (o 'jailbreak') en el 'smartphone'

¿Qué es hacer ‘root’ o ‘jailbreak’ en el móvil? En caso de tener un ‘smartphone’ con sistema operativo Android, se conoce con el término ‘rootear’ y en caso de tener un dispositivo Apple, se estaría hablando de hacer ‘jailbreak’. Ambas son acciones para eliminar las limitaciones que ponen los fabricantes, y ser administrador del dispositivo, algo así como convertirse en ‘súper usuario’ del móvil.

Supuestas ventajas como tener control total sobre el teléfono, mejorar su velocidad de procesamiento o conseguir una mayor duración de la batería son algunos de los ganchos que pueden atraer a los propietarios de los ‘smartphones’; pero estas acciones no están exentas de riesgos y la realidad es que ser ‘súper usuario’ del dispositivo tiene consecuencias que pueden comprometer su seguridad:

1. Pérdida de la garantía del dispositivo
Gran parte de los fabricantes invalida la garantía si detectan que el sistema operativo ha sido modificado. Por tanto, si se produce un fallo en los componentes internos de un teléfono móvil con ‘jailbreak’ o ‘rooteo’, el fabricante considera dicha reparación ajena a la garantía, ya que el terminal no ha sido probado ni vendido para tal uso.

2. Pérdida de protección del dispositivo
Al rootear el teléfono se obtienen derechos de administrador pero el privilegio de tener acceso completo al móvil no es solo del dueño: si se cuela algún tipo de virus en el teléfono, puede acceder sin trabas a toda la información del usuario que se gestiona desde el dispositivo. Es por ello por lo que se hace mucho más vulnerable a aplicaciones maliciosas que soliciten permisos de administrador.

3. Posibilidad de no tener acceso a las actualizaciones del fabricante
Una vez dado el paso de hacer ‘root’, es muy probable que se pierda la posibilidad de acceder a las nuevas versiones del fabricante. El usuario se estará perdiendo estas actualizaciones que siempre incorporan mejoras en la seguridad y corrigen los errores que se han detectado en versiones anteriores.

4. Incompatibilidad con algunas aplicaciones
Algunas aplicaciones oficiales están bloqueadas para dispositivos rooteados por motivos de seguridad y para evitar la piratería. Los desarrolladores pueden impedir que sus productos sean descargados en este tipo de terminales; incluso en el caso de algunos juegos, sus fabricantes consideran que jugar desde estos móviles facilita que los usuarios hagan trampas y por este motivo bloquean su uso.

En conclusión, los supuestos beneficios asociados a tener todos los permisos del dispositivo móvil no compensan la pérdida de seguridad que se afronta. Si a ello se le suma que a día de hoy las opciones que ofrecen los sistemas operativos (tanto Android como iOS) son tan amplias y variadas, ‘rootear’ el teléfono no es en absoluto recomendable.

Otras historias interesantes