Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Banca digital 18 feb 2019

Creciendo juntos, la historia de amor entre 'fintech' y la banca

La relación entre las ‘startups’ de tecnología financiera con algunos de los líderes del sector bancario, como BBVA, fue el tema del programa especial de San Valentín, organizado por la consultora 11:FS en Londres la semana pasada.

En la jornada participaron figuras destacadas de ambos sectores, incluido Derek White, responsable global de Client Solutions, que fue entrevistado por Simon Taylor, cofundador de 11:FS.

El evento, con seguidores en más de 155 países, ha estado centrado en el cómo y por qué estos dos tipos de empresas forman alianzas, qué les aporta la relación a cada una de las partes y por qué a veces la cosa acaba en ruptura.

Pero, aparte del análisis más sesudo, durante el programa también hubo tiempo para la diversión y para hacer un repaso, en tono desenfadado, del ecosistema ‘fintech’ europeo.

Durante la introducción a su entrevista con Derek White, Simon Taylor, cofundador de 11:FS, bromeó sobre cómo para Derek el evento debía ser algo así como entrar en un bar y encontrártelo lleno de antiguas novias, porque entre los invitados había representantes de varias empresas para las que había trabajado con anterioridad.

Para empezar la entrevista, Taylor le pidió a White que le explicara cómo BBVA se plantea la colaboración con las ‘fintechs’.

Para White, el motivo por el que ambos sectores unen sus fuerzas es sencillo: la era digital significa que los clientes deberían ser capaces de hacer lo que quieran con su dinero y con sus datos, de la forma que más les convenga.

Con frecuencia, los grandes bancos son capaces de ofrecer por sí mismos servicios que pueden hacerle la vida más fácil a sus y ayudarles a tomar mejores decisiones. Y BBVA ha desarrollado toda una gama de productos y servicios, que es un claro ejemplo de ellos, con funciones como la premiada Bconomy y ‘fintechs’ desarrolladas internamente como Denizen (que ofrece la primera cuenta bancaria realmente global).

Pero hay ocasiones en las que, por lo rompedor o innovador del concepto, o por tratarse de un producto para un nicho muy específico que no tiene la escala suficiente para encajar en el modelo de negocio de una gran entidad, son las empresas de tecnología financiera las que están mejor capacitadas para desarrollar cierto tipo de productos o servicios.

Sobre el tipo de colaboración que resulta más conveniente a un gran banco (esto es,  trabajar codo con codo con una o dos ‘fintechs’ en un par de ideas específicas, frente a colaborar de una manera más amplia con varias), White ha explicado que las ‘fintechs’ suelen comenzar trabajando con un producto o problema particular de un cliente en mente, para ir desarrollando ideas a partir de ahí.  “Lo bueno de esto,” ha añadido, “es que estas ‘fintechs’ están resolviendo problemas muy concretos que afectan a los clientes.” Sin embargo, para White, el reto al que muchas ‘fintechs’ se enfrentan a nivel global, “es dar el salto y superar ese modelo de negocio tan estrecho con el que empiezan, y de hacerlo bien”.

“Y aquí es donde puede ayudar el banco”, ha continuado, “ofreciéndoles acceso a clientes, a socios, a inversores de una manera mucho más rápida de la que generalmente serían capaces si lo hicieran por su cuenta”.

Modelo de colaboración

En cuanto al modelo de colaboración de BBVA con los ecosistemas, White ha explicado que “nos lo planteamos en cuatro términos:

Desarrollos, adquisiciones, asociaciones e inversiones, que por continuar con la vena romántica de la velada, podríamos equipararlo a distintos grados de intimidad física a los que se puede llegar una relación”.

A lo que Taylor ha replicado: “Así que, si esto es lo que estáis evaluando constantemente, qué calificarías como mejor o peor – ¿cómo sabéis hasta dónde queréis llegar en la relación? Sois conscientes de vuestras prioridades, pero tiene que haber un componente humano también, ¿no?”

A lo que White ha respondido: “Desde luego. Cuando comencé a invertir, alguien me dio un consejo muy bueno. Que invirtiera en el equipo, en el equipo y en el equipo. Que la gente es lo que importa.”

“Lo importante es el equipo, pero una vez lo consigues, tienes que echar un ojo al producto y preguntarte si ese producto es realmente bueno. Finalmente, cuando ya tienes el equipo y el producto es maravilloso, la siguiente pregunta es si los clientes van a llegar”.

Y eso, para White, es fundamental, porque a veces te puedes dejar deslumbrar por el carisma y el ímpetu de las personas, pero cuando analizas las cosas a fondo, a veces te das cuenta de que el producto no es todo lo bueno que podría ser. Y que los clientes no están interesados.

Y añade: “BBVA ha lanzado siete empresas en los últimos dos años, pero también hemos cerrado dos porque a pesar del talento impulsando de estos proyectos, nos ha quedado claro que el producto no terminaba de funcionar con los clientes. Y no pasa nada. No pasa nada porque un pequeño porcentaje fracase, porque aprendemos mucho de cada proyecto y podemos aplicar nuestras conclusiones en inversiones posteriores”.

Dos sentidos

Después, Taylor ha preguntado sobre esta relación de doble sentido, si la clave siempre ha sido la fortaleza de la tecnología, y sobre todo cómo se decide qué productos o proyectos pasan a formar parte del negocio del banco.

White ha respondido que sí, que la tecnología, las ideas, la experiencia de usuario que buscan es importante, pero no sólo eso.

“Volviendo al símil del carisma y del fondo”, ha explicado, “en la vertiente del carisma, una de las ‘startups’ que adquirimos tenía un planteamiento en materia de valores muy interesante a nivel humano. La cultura y la empresa son absolutamente increíbles. Esta adquisición nos ha llevado a nosotros, una empresa fundada hace 180 años, a volver a replantearnos nuestro propósito, a desarrollar nuevos valores y comportamientos para toda la empresa.”

“El impacto cultural de este carisma que hemos incorporado a la empresa ha sido enorme”.

Para terminar la entrevista, Taylor le pidió al ejecutivo de BBVA que compartiera un consejo con los 180 asistentes a la grabación del programa y las decenas de miles de seguidores que escuchan el programa.

En palabras del propio White: “Lo más importante, a medida que pasamos de un sistema cerrado a uno abierto, es el ecosistema que construimos juntos.

Así que, por favor, seguid conectando unos con otros y trabajando para que sigan avanzando las cosas y ayudándoos a crecer, porque al final todos, tanto nosotros como los clientes, saldremos ganando”.

Puedes escuchar el programa completo aquí: https://fi.11fs.com/

Otras historias interesantes