Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Educación financiera 26 ago 2019

¿Cuáles son las claves del éxito de los museos de educación financiera?

Los museos son espacios donde se puede difundir el conocimiento financiero. En ellos cabe de todo, desde la interactividad que proporciona la tecnología hasta las actividades y los juegos analógicos para los más pequeños. En países como México y China, su labor es importante para difundir el conocimiento financiero y generar un pensamiento crítico en la población.

Pintura, escultura, objetos decorativos…. los museos son instituciones que, a través de la historia, han sido centros de cultura y conocimiento. Sin embargo, el fenómeno de los museos de educación financiera ha sido relativamente reciente. En la última edición del EduFin Summit, la gran cumbre global sobre educación financiera organizada por el Centro para la Educación y Capacidades Financieras de BBVA, se trató ampliamente este tema durante la mesa redonda “El mapamundi de la educación financiera digital”. Este panel fue moderado por Liliana Pozzo, directora de Asesoría para América Latina de la Corporación Financiera Internacional (IFC-The World Bank) y en él participaron Wang Wei, presidente de Museos de Finanzas de ChinaRaymond Frenken, director de comunicación y responsabilidad corporativa de la Federación Europea de Banca (EBF) y Silvia Singer, directora del Museo Interactivo de Economía de México (MIDE).

BBVA Edufin Summit_mesa redonda_silvia singer

De izq. a der.: Liliana Pozzo, directora de Asesoría para América Latina de la Corporación Financiera Internacional (IFC-The World Bank); Wang Wei, presidente de Museos de Finanzas de China; Raymond Frenken, director de comunicación y responsabilidad corporativa de la Federación Europea de Banca (EBF) y Silvia Singer, directora del Museo Interactivo de Economía de México (MIDE).

Un museo pionero

“Los museos son lugares de confianza”. Esta idea, expresada por Silvia Singer, fue el ‘leitmotiv’ de un panel que visibilizó la importante misión que se está realizando desde estos espacios para eliminar prejuicios. “En México hay mucha gente que piensa que el dinero es malo y es para ricos”, decía Singer. “Hay que acercarse a la gente y comunicarse con ella”. Para ello, el MIDE ofrece, además de la zona dedicada al museo, un centro de Información, un programa de talleres y cursos y un programa cultural.

El nacimiento, en el año 2006, de este museo, por iniciativa de la Junta de Gobierno del Banco de México y diversas instituciones financieras privadas, entre ellas BBVA México, supuso un hito, en cuanto a la educación financiera, ya que se trataba del primer espacio de estas características del país. Por este motivo, el lugar y sus contenidos tuvieron que organizarse desde cero, gracias al asesoramiento de diferentes expertos. Desde entonces, la trayectoria del MIDE ha estado marcada por el éxito gracias a un público que agradece y apoya la propuesta: “No queremos que la gente sea economista, queremos que entienda que esto es importante para su vida diaria”, aseguraba Singer, que no quiso pasar la ocasión de recordar que la labor de los museos debe complementarse con programas de educación financiera en las escuelas y estrategias a nivel nacional.

Vanguardia e innovación

Por su parte, Wang Wei visibilizó la realidad de China, un país en el que la población, motivada por creencias ideológicas y culturales, desconfía del dinero. Wang contrarresta esta percepción con una visión positiva: “Las finanzas promueven la economía y mejoran la civilización”. Este experto fundó, en 2010, el grupo Museos de Finanzas de China, una organización que actualmente administra 6 museos localizados en Beijing, Shanghái, Tianjin, Shenyang y Suzhou. Su estrategia es ofrecer una visión vanguardista y muy pegada a la actualidad de la educación financiera, con exposiciones y actividades relacionadas con temas como el ‘bitcoin’, el ‘crowdfunding’ o las ‘fintech’: “Tratamos de difundir el conocimiento desde el futuro”. El museo también realiza una labor de escucha para mantenerse al día: “No solo educamos a los demás, nos educamos a nosotros mismos. Ese es el reto. Hay que intentar obtener conocimiento también de la gente joven”.

Pensamiento crítico

La labor de este tipo de museos provoca un gran impacto en los visitantes que se acercan a sus instalaciones y aprenden, mediante las exposiciones y las actividades interactivas, el valor del dinero.

Algo que no siempre es fácil de medir: “Lo importante es nuestra capacidad de comunicación y eso es lo que evaluamos”, aseguraba Silvia Singer. El objetivo final de este tipo de museos va más allá del conocimiento financiero: “Nuestra visión es promover una educación que lleve a un pensamiento crítico en la era de las ‘fake news’ para entender cómo funciona el mundo”.  En esta línea, Wang expresó con orgullo el impacto que estos espacios tienen en sus usuarios: “Cuando pasan por el museo, las personas cambian su idea sobre el dinero, sobre la revolución, sobre los cambios del sistema… creo que es un logro fantástico. Esa es una buena medición del éxito”.

Otras historias interesantes