Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Ciberseguridad 31 ago 2020

¿Cuáles son los riesgos de jugar ‘online’?: estafas habituales y consejos para protegerse

La edad de acceso de los menores a internet es cada vez más temprana, y la oferta de juegos y aplicaciones, cada vez mayor. Además, muchos de estos juegos tienen la opción de jugar ‘online’ interactuando con personas de todo el mundo. En este sentido, hay que tener cuidado, porque algunos de estos internautas resultan ser estafadores. Te contamos cuáles son los principales riesgos de ciberseguridad de los videojuegos en internet y cómo protegerse de ellos.

Según un estudio realizado por el Centro Reina Sofía sobre Adolescencia y Juventud en 2019, el 75% de los jóvenes españoles de entre 15 y 29 años prefiere internet a salir de fiesta en su tiempo de ocio.

Juegos como Clash Royale, League of Legends o Fortnite se han posicionado como los más utilizados por los menores hoy en día. Todos ellos son juegos masivos de multijugador en línea —denominados MMOs/ MMOGs — en los que los jóvenes pueden interactuar ‘online’ con sus amigos y otras personas de cualquier parte del mundo.

El problema en este tipo de juegos es que suelen contar con un servicio de chat o mensajería instantánea donde los usuarios pueden intercambiar todo tipo de mensajes. Por esta razón, es muy importante que los padres trasladen a sus hijos la importancia de no intercambiar información con desconocidos. También es fundamental que conozcan las aplicaciones y las opciones de privacidad y seguridad que éstas ofrecen, para así poder configurarlas junto a ellos y garantizar que juegan de manera segura.

Los ‘Loot boxes’ o ‘cajas de botín’, son otro de los riesgos asociados a los juegos de hoy en día. Son cajas sorpresas que aparecen en los videojuegos, y para abrirlas, se pide al usuario una inversión (cierta cantidad de dinero). Si no lo hace, no podrá seguir jugando o cumplir la ‘misión’ del juego.

En muchas ocasiones, los ciberdelincuentes aprovechan estas funcionalidades para intentar sacar ventaja y conseguir dinero de los menores. De hecho, durante el confinamiento aumentaron los casos de ‘phishing’ que utilizaban Fortnite como reclamo para los menores.

Asimismo, existen páginas web en las que se venden videojuegos a un precio mucho menor que en el mercado, que funcionan a través de claves activables en otras plataformas. Los estafadores también aprovechan esta situación para recibir el dinero y no devolver nada a cambio.

Esto ocurre porque saben que los juegos de ordenador a menudo tienen precios elevados y los jugadores buscan buenas ofertas. Cuando un jugador encuentra el juego que busca fuera de la tienda oficial, es probable que la oferta para comprar claves a mitad de precio le resulte muy tentadora.

El problema está en que estas páginas a menudo son fraudulentas y en realidad no poseen dichas claves, sino que las compran a terceros, sin realizar una comprobación de que esas claves no hayan sido previamente utilizadas (las claves son únicas, de 14 caracteres, y se generan aleatoriamente). La estafa en este caso está en que la clave por la que se ha pagado ya ha sido previamente utilizada. Si se produce esta situación, a veces estas páginas no se hacen responsables. Y cuando lo hacen, no realizan el reembolso, sino que devuelven lo invertido en bonos para la propia página. Además, este proceso de devolución no es rápido: puede tardar semanas en realizarse.

Hay que tener en cuenta que los criminales están siempre atentos para lanzar nuevos ataques que comprometen nuestra información y nuestro dinero. Por ello, debemos permanecer alerta y ser prudentes ante ofertas o mensajes de desconocidos en internet.

Recomendaciones clave

A continuación, una serie de buenas prácticas que pueden evitarnos muchos problemas cuando estamos jugando ‘online’:

  • No compartir las credenciales de los juegos.
  • Tener cuidado con las ofertas falsas y promociones fuera de la tienda oficial del juego.
  • No hacer trampas con aplicaciones de dudosa procedencia, ya que estas podrían contener virus que permiten a los ciberdelincuentes entrar en nuestros equipos.
  • Mantener a salvo y en secreto nuestra información personal.
  • Tener en cuenta que pese a que los métodos de contacto en videoconsolas pueden parecer mucho más seguros, no tienen por qué serlo. ¡Hay que tratarlos como a cualquier otra red social!
  • Privatizar nuestras redes y contactos para que solo los amigos con los que jugamos habitualmente puedan interactuar con nosotros.
  • Activar la verificación en dos pasos en todas las tiendas ‘online’ que lo permitan, y así contar con una medida de seguridad adicional para nuestra cuenta y nuestros datos.
  • No mostrar nunca nuestras contraseñas en público: ni en chats, ni en directos, ni en la vida real.

Otras historias interesantes