Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Medio ambiente 26 jun 2019

¿Cuántos puntos de recarga de vehículos eléctricos hay en España?

Los puntos de recarga van a jugar un papel fundamental en el asentamiento de la movilidad eléctrica, que está ganando mucho terreno en la lucha contra el cambio climático. Con el crecimiento que están experimentando las ventas de este tipo de vehículos, es importante para los usuarios conocer cuál es el presente y futuro de estos puntos de recarga.

Préstamo verde de BBVA para coches eléctricos e híbridos

La Guía De Movilidad Eléctrica Para Entidades Locales estima que en España hay 63.000 vehículos eléctricos. Sin embargo, la tendencia a tener coches eléctricos cada vez es mayor. Según datos de AEDIVE (Asociación Empresarial para el Desarrollo e Impulso del Vehículo Eléctrico) el acumulado del año 2019 asciende a un total de 2.521 matriculaciones de vehículos eléctricos para empresas, 1.470 de particulares y 294 de alquiler, lo que representa un crecimiento del 94,5%, 140% y 352.3%, respectivamente.

Para el crecimiento y futuro asentamiento del sector es esencial la presencia de los puntos de recarga que, si no son de carácter privado, se suelen encontrar en las llamadas electrolineras, un término que cada vez es más frecuente y que ya está recogido y avalado en algunos diccionarios de uso.

La ubicación de estos puntos de recarga se puede consultar a través de herramientas como el mapa de Google Maps o el proporcionado por Electromaps, empresa que ayuda a los conductores de vehículos eléctricos a encontrar los puntos disponibles en todo el mundo, tanto gratuitos como de pago.

Según esta última empresa, Electromaps, en España existen 4.545 puntos de recarga de uso público, de los cuales el 32% se encuentra concentrado entre Madrid, que cuenta con 552; Barcelona, que dispone de 722 y Valencia, con 192. En otros países de Europa, las cifras son mayores. Países Bajos lidera el ranking con 9.559 puntos, Francia, le sigue con 8.585 y Alemania con 7.600.

El estudio ‘Un modelo de transporte descarbonizado para España en 2050’ elaborado por Monitor Deloitte calcula que, únicamente en términos de estacionamientos de la vía pública o en aparcamientos públicos, se necesitarían entre 65.000 y 95.000 puntos de recarga, si se quiere alcanzar la circulación de cinco millones de vehículos eléctricos en 2030, tal y como contempla el borrador del Plan Nacional Integrado de Energía y Clima (PNIEC).

El futuro esperado

Todo apunta a que la presencia de estos puntos de recarga, de la misma forma que las ventas de coches eléctricos, irá experimentando poco a poco este crecimiento. De hecho, las compañías energéticas ya han tomado la iniciativa en esta transición hacia una movilidad más sostenible, lanzándose a la implantación de nuevos puntos y trabajando para mejorar aspectos como los sistemas de carga, que permitirán utilizar mayores potencias y por tanto, ahorrar tiempo a los usuarios.

Un ejemplo es Endesa, que en noviembre de 2018 anunció un plan para instalar más de 100.000 puntos de recarga públicos y privados en España hasta 2023. De estos 100.000, más de 8.500 serían puntos de acceso público. Unos 2.000 se instalarán de 2019 a 2020, permitiendo el acceso a la infraestructura al 75% de la población española; y los 6.500 restantes se colocarán de 2021 a 2023, garantizando una cobertura más amplia de las zonas urbanas, las principales autopistas y las islas.

Iberdrola es otro ejemplo de empresa que apuesta por el sector, y se ha marcado como objetivo instalar 25.000 puntos de recarga en el país hasta 2021 gracias a su plan Smart Mobility. El despliegue supone la instalación de más de 200 estaciones de carga rápida, super rápida y ultra rápida: al menos una cada 100 km en las principales carreteras, a finales de 2019. Este tipo de estaciones permitirán recargar la mayor parte de la batería entre 20 y 30 minutos y, en el caso de la carga ultrarápida, entre cinco y diez. Además, se podrán cargar entre dos y siete vehículos a la vez.

Estos puntos de recarga rápida, que aproximadamente permiten obtener una carga del 80% de la batería en 30 minutos con una potencia de 50kW, serán esenciales para los usuarios a la hora de realizar viajes largos. No obstante, tal y como indica Endesa, las exigencias para instalarlos a nivel eléctrico son mayores que en la recarga convencional, pues la potencia requerida para este tipo de instalaciones es comparable a la de un edificio de 15 viviendas.

De momento, la primera electrolinera de carga ultrarrápida de España, impulsada por Repsol y el Ente Vasco de la Energía (EVE), está en funcionamiento desde abril de 2019. Se encuentra en el término alavés de Lopidana —muy cerca de Vitoria— y tiene capacidad para recargar vehículos eléctricos en seis minutos, un tiempo similar al que se emplea en un repostaje convencional.

Otras historias interesantes