Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Actualidad 12 jul 2017

El dato de hoy habla de... acceso a agua potable

Tres de cada 10 personas en el mundo, unas 2.100 millones, carecen de acceso a agua potable y disponible en el hogar, y seis de cada 10 (4.400 millones) no cuentan con un saneamiento seguro, según un nuevo informe hecho público este miércoles por dos agencias de la ONU: la OMS (Organización Mundial de la Salud) y Unicef (Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia) recogido por Servimedia.

El informe incluye las primeras estimaciones mundiales sobre agua, saneamiento e higiene en relación a los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS), aprobados por 193 países en 2015 con el fin de acabar con la pobreza, combatir la desigualdad y luchar contra el cambio climático hasta 2030.

La conclusión fundamental del estudio es que aún hay demasiadas personas que no tienen acceso a agua y saneamiento, sobre todo en las zonas rurales. Miles de millones de personas han obtenido acceso a servicios básicos de agua potable y saneamiento desde el año 2000, pero estos servicios no proporcionan necesariamente agua potable ni saneamiento seguro.

Muchos hogares, centros de salud y escuelas también carecen de agua y jabón para lavarse las manos, lo que aumenta el riesgo de contraer enfermedades que, como la diarrea, pueden afectar la salud de todo tipo de personas, especialmente de los niños pequeños.

En consecuencia, el informe señala que cerca de 361.000 niños menores de cinco años mueren cada año por diarrea y que el saneamiento deficiente y el agua contaminada también están relacionados con la transmisión de enfermedades como el cólera, la disentería, la hepatitis A y la fiebre tifoidea.

Con el fin de reducir las desigualdades mundiales, los ODS exhortan a poner fin a la defecación al aire libre y a lograr el acceso universal a los servicios básicos para 2030.

De los 2.100 millones de personas que no disponen de agua gestionada de forma segura, 844 millones no tienen ni siquiera un servicio básico de agua potable, lo que incluye a 263 millones de personas que tienen que viajar más de 30 minutos para recoger agua de fuentes que se encuentran lejos de su hogar, y 159 millones que aún beben agua no tratada procedente de fuentes de agua de superficie, como arroyos o lagos.

La OMS y Unicef recalcan que el progreso hacia el saneamiento básico es demasiado lento en 90 países, lo que significa que sus habitantes no alcanzarán la cobertura universal para 2030.

En cuanto a los 4.400 millones de personas que no cuentan con un saneamiento seguro, unos 2.300 millones aún no disponen de servicios básicos de saneamiento, lo que incluye a 600 millones de personas que comparten un inodoro o letrina con otros hogares y 892 millones de personas (la mayoría en zonas rurales) que defecan al aire libre, actividad que está aumentando en África subsahariana y Oceanía por el crecimiento demográfico.

El informe indica que los niños que viven en países con conflictos o disturbios tienen cuatro veces menos probabilidades de utilizar servicios básicos de agua y dos veces menos de utilizar servicios de saneamiento que los menores de otros países.

Por último, la OMS y Unicef destacan que hay grandes desigualdades en el servicio entre las zonas urbanas y rurales, puesto que dos de cada tres personas con agua potable gestionada de forma segura y tres de cada cinco personas con servicios de saneamiento gestionados de forma segura viven en zonas urbanas.

De los 161 millones de personas que utilizan aguas superficiales no tratadas (de lagos, ríos o canales de riego), 150 millones viven en zonas rurales.

Otras historias interesantes