Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Banca responsable 05 jun 2019

Día Mundial del Medio Ambiente: por qué luchar por él

Nueve de cada diez personas en todo el mundo están expuestas a niveles de contaminación que superan el umbral de seguridad señalado por la Organización Mundial de la Salud (OMS). Impulsado por Naciones Unidas y desde hace más de 40 años, cada 5 de junio se celebra el Día Mundial del Medio Ambiente, con el claro objetivo de concienciar a la sociedad sobre la importancia de garantizar una protección duradera del planeta y sus recursos naturales.

La Tierra necesita ayuda. Los casquetes polares se están fundiendo. El nivel del mar sube cada año, al igual que la temperatura global. Las sequías cada vez son más largas y acusadas y la producción de alimentos cada vez es más difícil. Los fenómenos meteorológicos como los terremotos o los huracanes son extremos. Con todo esto, el planeta está lanzando un grito de auxilio a toda la humanidad, que debe ser escuchado. La humanidad no puede sobrevivir sin agua que beber, ni aire limpio que respirar, ni comida con la que alimentarse, ni ecosistemas ricos en biodiversidad que mantengan el equilibrio medioambiental.

Cada Día Mundial del Medio Ambiente se centra en un tema con que concienciar al público. En 2019, Naciones Unidas ha querido resaltar la contaminación atmosférica, bajo el lema “Unidos por un planeta sin contaminación del aire”, porque está en juego la atmósfera que respiran y respirarán millones de personas. Según la organización, las principales causas de la contaminación del aire son:

  1. Hogar: la quema de combustibles fósiles, madera y otros combustibles de biomasa para cocinar, calentar y encender fuegos es la principal causa de contaminación en las viviendas. De hecho, casi cuatro millones de personas mueren de forma prematura debido a la contaminación del aire en espacios interiores, sobre todo en países en vías de desarrollo.
  2. Sector industrial: usar la energía contamina, pero, producirla, también. Centrales eléctricas que queman carbón, refinerías, centrales nucleares… todas emiten una gran cantidad de CO2 y residuos que contaminan sus áreas más cercanas.
  3. Transporte: la red de transporte mundial representa casi un cuarto de las emisiones de dióxido de carbono relacionadas con la energía, y no deja de subir cada año. Según Naciones Unidas, las emisiones derivadas de los medios de transporte convencionales serían la causa de casi 400.000 muertes prematuras.
  4. Agricultura: el ganado en su conjunto produce una gran cantidad de metano y amoníaco que vierte a la atmósfera. Además, la quema de residuos agrícolas es otro factor a tener en cuenta. Alrededor del 24% de todos los gases de efecto invernadero emitidos en el mundo provienen de la agricultura, la silvicultura y otros usos del suelo.
  5. Residuos: se estima que el 40% de los residuos se queman a cielo abierto, mientras que los desechos orgánicos en los vertederos liberan a la atmósfera dioxinas nocivas, furanos, metano y carbono negro.
  6. Otros: aunque las personas son la principal causa de contaminación, las erupciones volcánicas, las tormentas de polvo y otros procesos naturales también pueden agravar el problema.

 

BBVA se suma a nivel global al Día Mundial del Medio Ambiente y llevará a cabo diferentes acciones con las que dar visibilidad a la importancia de respetarlo. Así, en esta jornada, algunas de sus sedes como La Vela, el emblemático edificio de Ciudad BBVA (Madrid) se iluminará de verde durante unos minutos para luego proceder a su apagón. Por otro lado, los empleados en la capital española podrán asistir a distintas sesiones de formación en la materia, y contarán con la ponencia de Joaquín Araújo, naturalista, escritor y ponente de Aprendemos Juntos. También, a su llegada recibirán una chocolatina procedente de la Fundación Plant for the Planet que, a través de este producto de comercio justo,  destina el 20% de sus beneficios a plantar árboles en México.

¿Por qué BBVA es una empresa comprometida con el medio ambiente?

Los bancos juegan un papel crucial en la lucha contra el cambio climático, el respeto al medio ambiente y en la consecución de los Objetivos de Desarrollo Sostenible de Naciones Unidas, gracias a su posición única para movilizar capital mediante inversiones, préstamos, emisiones y funciones de asesoramiento. Existen vías muy relevantes para contribuir a este desafío. Por un lado, proporcionando soluciones innovadoras a sus clientes para ayudarles en la transición a una economía baja en carbono y promoviendo una financiación sostenible. Y, por otro, integrando los riesgos sociales y ambientales de manera sistemática en la toma de decisiones.

El compromiso de BBVA con el desarrollo sostenible se refleja en su compromiso medioambiental, de alcance global. En línea con éste, en 2018, BBVA presentó su estrategia de cambio climático y desarrollo sostenible para contribuir a la consecución de los Objetivos de Desarrollo Sostenible de Naciones Unidas y a los retos derivados del Acuerdo de París sobre el Clima. Este ‘Compromiso 2025‘, que ayudará a BBVA a alinear progresivamente su actividad con el Acuerdo de París y lograr un equilibrio entre la energía sostenible y las inversiones en combustibles fósiles, está basado en tres líneas de actuación:

  1. Financiar: BBVA se compromete a movilizar 100.000 millones de euros en financiación verde, infraestructuras sostenibles y agribusiness, emprendimiento e inclusión financiera.
  2. Gestionar los riesgos ambientales y sociales asociados a la actividad de la entidad, para minimizar sus potenciales impactos negativos directos e indirectos.
  3. Involucrar a todos los grupos de interés para impulsar de forma colectiva la contribución del sector financiero al desarrollo sostenible.

Tanto el compromiso medioambiental como la estrategia de cambio climático y desarrollo sostenible del grupo son aprobados por el consejero delegado, con el apoyo de la alta dirección.

Otras historias interesantes