Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Aplicaciones Act. 30 dic 2016

Diez usos alternativos de la cámara del móvil

Seguro que has usado alguna vez la cámara del móvil a modo de espejo de tocador para ver si estás presentable antes de una cita. Eso ya es un uso distinto del que inicialmente está pensado para esa cámara, pero hay muchos más y aquí te mostramos algunos de ellos.

1. Como lupa

Cuando compramos un móvil una de las cosas que más nos interesa preguntar es si la cámara tiene muchos megapíxeles. Es hora de aprovechar esa ostentación de resolución y utilizarla para aumentar cualquier cosa que necesitemos ver ampliada. Podemos hacerlo utilizando cualquiera de las muchas apps específicas destinadas a hacer de lupa o bien aumentando directamente haciendo zoom en la pantalla.

2. Como microscopio

Un paso más allá de la lupa es convertir la lente del móvil en una lente de microscopio. Si buscamos gran profesionalidad podemos usar las lentes flexibles Blips, que son compatibles con cualquier modelo de móvil y se ponen y quitan con facilidad adhiriéndose a la lente del móvil como si fuera una tirita. Blips, nacida con éxito en Kickstarter,  aporta una lente macro de 10 aumentos y otra micro que puede proporcionar hasta 100 aumentos y zoom digital. Con ellas es posible distinguir detalles con un tamaño menor a 4 micras.

Hay varias propuestas más en la red para hacerlo, pero la del siguiente vídeo nos ha parecido la más convincente:

Convierte tu celular en un poderoso microscopio │ Experimento Fácil

3. De medidor de pulsaciones

Aunque no sea un instrumento de médico altamente fiable, podemos medir nuestras pulsaciones a través de la cámara del smartphone. Servirá al menos para llevar un control aproximado de nuestro estado cardíaco si nos gusta hacer ejercicio. Para ello necesitaremos instalar una app adecuada, e Instant Heart Rate puede servir, ya que, como vemos en el siguiente vídeo hacerte un chequeo con ella es de lo más sencillo.

Instant Heart Rate for Android: Demo

4. Escáner de documentos

Puedes llevar un auténtico escáner en tu bolsillo con ayuda de aplicaciones como CamScanner o Scanbot, que te permiten crear todo tipo de documentos (PDF, compatible Word o con reconocimiento óptico de caracteres) para poder editarlos después, enviárselos a alguien o simplemente almacenarlos virtualmente. Muy útil si quieres conservar la copia de un original que disimuladamente quieres “clasificar” en la papelera.

5. Traductor instantáneo

De nuevo uniendo la lente del móvil y aplicaciones como Google Translator, WayGo o World Lens (pensada para Google Glass) podemos traducir en cuestión de segundos textos impresos,como un cartel, la carta de un restaurante o las normas de un hotel, en cualquier idioma y con tan solo enfocarlo con la cámara. Muy útil cuando estás de vacaciones a países donde no te enteras de nada, como China o Rusia. Mira el vídeo de abajo.

Restaurant Disaster - Waygo Translator

6. Como cuaderno de notas visuales

Nos hemos acostumbrado tanto a no ejercitar la memoria con esto de llevar móvil (ya no nos sabemos ni el número de teléfono de nuestra madre) que también deberíamos aprovechar los megabytes del smartphone para tomar notas visuales de todo aquello que queramos guardar: carteles de venta de pisos, las ofertas de la frutería que ha puesto en el escaparate o cualquier cosa que queramos transportar del mundo analógico al digital para poder compartir después. Aplicaciones como Evernote o Keep te ayudarán a clasificar estas notas, pero si le damos de vez en cuando un poco de movimiento a nuestras neuronas tampoco vendrá mal.

7. Para saber más de un producto

A través de los códigos de barras que llevan las etiquetas de los productos del supermercado podemos conocer datos que no se incluyen en ellas. Como por ejemplo: el lugar de envasado, empresa de procedencia, ingredientes e incluso podemos ver si ese producto está más barato en otro supermercado. Resulta de gran utilidad para saber de dónde proceden exactamente los productos de marca blanca. Hay diversas apps que cumplen  esta función, Barcode Scanner o MarcaBlanca son algunas de ellas.

Además de los códigos de barras se pueden leer los llamados códigos QR, que normalmente al escanearlos nos llevan a la website del producto para aplicarnos una oferta o invitarnos a participar en un concurso o promoción con suculentos premios. Otra cosa que podemos escanear son las etiquetas de los vinos con apps como Vivino, que además lleva asociada una comunidad de amantes del vino que te van a recomendar hasta el maridaje de un determinado caldo. ¿Quién sabe? Igual descubrimos que el vino del menú del día del bar de la esquina tiene un buqué sin igual.

8. Para aumentar la realidad

Otra función muy impactante de la cámara del móvil es la del uso de aplicaciones de realidad virtual y que recrean elementos creados por ordenador en el entorno real que enfoca la cámara. Ya son varias las marcas que utilizan este sistema para dar un servicio de valor añadido a sus clientes. Ikea fue uno de los primeros  en introducir la realidad virtual en su conocido catálogo, de tal forma que podemos colocar virtualmente cualquier mueble del mismo en nuestra casa para ver cómo quedaría.

Realidad aumentada con el Nuevo catálogo IKEA 2014

9. De cámara de vigilancia

Con dos móviles conectados a través del wifi de casa podemos crear nuestro propio sistema de  cámaras de vigilancia para bebés y con un resultado similar al de las que venden en las tiendas. Por otra parte un smartphone que ya no usamos puede ser una buena alternativa de una cámara IP de seguridad para dejar en casa cuando no estamos. Además con aplicaciones como SecuriTy Cam o Mobile Security Camera podemos observar lo que ocurre desde cualquier lugar e incluso grabarlo.

10. Para llegar donde los ojos no llegan

Muy útil cuando se cae algo debajo del sofá y no consigues verlo. Enfocando con el móvil o haciendo una foto con flash conseguirás situarlo. Eso sí, procura no asustarte con la pelusa acumulada durante décadas y puede que además de encontrar lo que se te ha caído descubras la civilización perdida de “Ácarolandia” ahí debajo. Igualmente útil para saber qué hay encima de un armario sin tener que usar la escalera, incluso podemos darle una segunda vida al palo selfie.

No creas que hasta aquí llega la imaginación para sacarle provecho a la cámara del móvil fuera de hacer fotos o vídeo, seguro que podríamos encontrar nuevas aplicaciones con tan solo pararnos a pensar un poco.

Otras historias interesantes