Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

La digitalización financiera ahorra costos y tiempo

Pagos electrónicos, otorgamiento de créditos y la captación de depósitos de parte de las nuevas entidades digitales están entre los principales desafíos de la transformación tecnológica que impulsa el Banco Central de la República Argentina.

El motor de la innovación tecnológica lo enciende el vicepresidente del Banco Central, Lucas Llach. Si bien las urgencias monetarias del día a día pasaron de plano ese proceso, por tener que centrarse en controlar la inflación y el tipo de cambio, el plan oficial de fondo se enfoca en una compleja digitalización de la plaza financiera.

“La tecnología se vuelve una verdadera herramienta de inclusión”, sostuvo el joven funcionario en el evento Nuevo Dinero 2017.

Llach resaltó que avizora en el desarrollo ‘fintech’ uno de los principales desafíos, para lo cual el Banco Central trabaja en la posibilidad de que puedan tomar depósitos del público, entrando en disputa directa con los bancos tradicionales. Para ello, reveló que se buscará favorecer la competencia entre viejos y nuevos actores en todas sus dimensiones mediante incentivos y regulaciones.

El planteo es que los bancos le llevan ventaja en la captación de depósitos a los proveedores no financieros, ya que manejan cuentas sueldo y cajas de ahorro. Pero al ser la oferta de créditos un negocio completamente desregulado en la Argentina, ahí es donde van a la zaga.

banco-central-republica-argentina-transformacion-digital-digitalizacion-fintech-innovacion-tecnologia-banca-bbva-banco-frances-bbva

El Banco Central de la República Argentina impulsa la transformación tecnológica del sector bancario.

“Dar préstamos es como vender zapatillas. Tomar fondos, no”, resumió Llach, quien aclaró que el Banco Central les ha dado facilidades para habilitarlas como bancos digitales.

Las tarjetas son para el BCRA un puente hacia el pleno desarrollo de un mercado en que las transacciones electrónicas se basarán en transferencias inmediatas o PEI, como se los conoce, el paso previo a los pagos digitales no bancarios.

Automatización de pagos

Les fueron pedidos a los bancos tres tipos de pago, más allá de las transferencias bancarias que pueden hacerse desde el ‘home banking’: el P2P, una aplicación que se instala en los ‘smartphones’ y va a tener su auge con el nuevo alias que tienen las cuentas y que va a ser universal; la billetera electrónica, los POS móviles, que son dispositivos de seguridad que van en el teléfono para validar transacciones cuando se les pasa la tarjeta de crédito similar al Posnet de los locales comerciales y por último el pago directo a través de un simple botón virtual que activa el sistema de transferencias inmediatas.

El uso cotidiano de la telefonía celular hizo que las transferencias inmediatas de dinero experimentaran un sostenido crecimiento de casi el 36% en 2016″

Ya fue habilitada una Plataforma de Pagos Móviles (PPM) para que las entidades financieras ofrezcan servicios de transferencias inmediatas de fondos y/o pago de bienes y servicios a cuentas de terceros adheridos al sistema.

Pero la gran apuesta inmediata que, en tal sentido, tiene reservada la autoridad monetaria es el pago basado en cuentas no bancarias, tomado de casos exitosos en países como Perú o Kenia. Sistemas como el popular Mercado Pago en Argentina son sencillos de usar a través de la cuenta bancaria, hoy masificada, y el alias vinculado al CBU.

Está funcionando el llamado debin, el cual permite a una entidad imputar un débito en la cuenta interactuando con el sistema bancario manejado por la cámara de compensación (Coelsa).

Durante 2016, el BCRA ha comenzado a transitar una etapa de modernización de los medios de pago en la economía, acorde a las tendencias observadas en todo el mundo. Los esfuerzos en pos de modernizar el sistema de pagos se han materializado de diversas maneras: se estableció la gratuidad de las cajas de ahorro, otorgamiento de tarjetas de débito y de las transferencias electrónicas; se flexibilizaron los requisitos de apertura de nuevas cuentas –incluso incorporándose la posibilidad de apertura por medios electrónicos, así como a menores de edad–; y se ampliaron significativamente las prestaciones admitidas en las cajas de ahorro originadas para el pago de planes o programas de ayuda social, permitiéndose la posibilidad de debitar de las mismas el pago de impuestos, servicios y otros conceptos.

Las finanzas digitales generan menores costos y el cliente de servicios financieros busca pagar menos, por lo que más gente puede acceder al sistema”

Lucas Llach, vicepresidente del BCRA

A su vez, para facilitar las transferencias y pagos electrónicos, se determinó que los usuarios puedan reemplazar la clave bancaria uniforme (CBU) por un alias fácil de recordar, que cada uno elige y es portable entre bancos, fomentando la competencia entre entidades.

Asimismo, mediante la digitalización de los documentos y de las operatorias financieras se buscó optimizar el uso de cheques y se creó la modalidad de su depósito electrónico.

En el marco de la transformación encarada, se puso en práctica el Repositorio Voluntario de Información Financiera, que consiste en la digitalización de los balances de las pocas empresas que cotizan en bolsa, de difícil acceso y sólo públicos, en un formato estándar (XBRL) adaptado a las normas financieras internacionales (NIIF). Los balances de las empresas que no cotizan en bolsa se presentan ante la Inspección General de Justicia, pero no son información pública.

Otras historias interesantes