Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Emprendimiento Act. 18 ago 2017

Los drones llegan al periodismo para quedarse

dron-manifestacion-polonia-periodismo-tecnologia-innovacion-bbva

A finales de 2011, cuando el término dron era aún dominio básicamente de geeks y militares y pocos sabían que hacía referencia a un vehículo volador no tripulado y manejado por control remoto.

Uno de estos aparatos se usó para tomar imágenes de uno de los enfrentamientos callejeros más violentos en los últimos años en Varsovia (Polonia), entre ultranacionalistas y anarquistas en el marco de la celebración del Día de la Independencia. El resultado fue este espectacular vídeo.

Sólo un mes más tarde, otro dron era usado en Moscú para mostrar la magnitud de las protestas contra el fraude electoral.

Realmente, en ninguno de los dos casos las imágenes fueron tomadas por medios de comunicación (el de Varsovia fue iniciativa de la empresa local de drones Robokopter Technologies, y el de Moscú de una organización sin ánimo de lucro de entusiastas de la fotografía llamada AirPano), pero una vez se difundieron quedó inmediatamente claro el potencial periodístico de los drones para capturar imágenes en entornos (o desde perspectivas) de difícil acceso para los periodistas.

dron-varsovia-polonia-manifestacion-tecnologia-bbva

Un dron grabó uno de los enfrentamientos callejeros más violentos en Varsovia.

Los obstáculos normativos

Y los primeros en percibir las oportunidades que se abrían fueron los propios periodistas: ese mismo noviembre el blog The Lede, del New York Times titulaba: 'Llega el periodismo dron', haciéndose eco del episodio de Varsovia. Aun pese al tono visionario del titular, el texto aportaba dosis de realismo al analizar el papel de los drones, pues señalaba que las imágenes que revolucionaron Polonia al día siguiente fueron las tomadas a pie de calle, que aunque menos cinematográficas, recogían de cerca las agresiones de manifestantes y policías; y que en ciudades como las de Estados Unidos se enfrentarían a la capacidad de la Policía para decretar el cierre del espacio aéreo, como había pasado ya unos días antes en Nueva York durante las protestas de Occupy Wall Street.

Pero ésta no es la única restricción legal que sufre el "periodismo dron" en EEUU: la Administración Federal de Aviación anunció que reformaría sus reglas sobre el uso de vehículos no tripulados a lo largo de 2015, y que hasta entonces estaría vigente la actual norma que prohíbe volar vehículos por encima de los 400 pies en aquellas áreas donde pueda invadirse la propiedad privada.

Pero nada de eso detuvo la implantación de los drones como herramienta periodística. La radio pública de Missouri, por ejemplo, puso en marcha un "Programa Drone": "Debido a las regulaciones actuales [...] nuestro trabajo se centrará en historias rurales y del medio ambiente. [...] El resultado será una colección de historias que aprovechan la capacidad de un avión no tripulado para ganar perspectivas e información sobre lugares a los que no es fácil acceder”.

El periodismo dron ya es ‘mainstream'

Que el periodismo dron no era la enésima moda pasajera de periodistas usando gadgets menos como herramienta que como noticia en sí y que, por contra, era un método tomado muy en serio en el campo de las ciencias de la información quedó claro cuando el ámbito académico decidió impulsar iniciativas formativas en torno al mismo. Así, la Universidad de Missouri ofrece ya un "Missouri Drone Journalism Program" y la Universidad de Nebraska ha puesto en marcha el Drone Journalism Lab. Estos últimos, dirigidos por el profesor Matt Waite, investigan el uso de drones para la cobertura de conflictos y desastres naturales.

Por su parte, el 15 Simposio Internacional de Periodismo Online, organizado la semana pasada por la Universidad de Texas abordó las nuevas herramientas periodísticas para narrar historias en la Red, y englobaron a los drones (junto a, por ejemplo, la tecnología wearable) en esa categoría.

También dio su "bendición" a esta tecnología otro sector del periodismo que, sin duda, aspira a exprimir las oportunidades que ofrece. La sempiterna "prensa rosa" publicó imágenes de la boda en Suiza de Tina Turner que había captado mediante drones. Es la cara oscura de este nuevo periodismo que vuelve a poner encima de la mesa un debate que ya planteó acerca del uso gubernamental de estos aparatos: ¿dónde queda la privacidad?

Mientras, algunas de las grandes noticias de los últimos meses han empezado a ser cubiertas por los drones... o, mejor dicho, por los 'dronalists' (de drone 'journalist', “periodista” en inglés), un término que empieza a popularizarse. De este modo, la reciente explosión de gas de un edificio en Harlem, las protestas en Brasil contra el gobierno de Dilma Rousseff, o las consecuencias del Tifón Haiyan en Filipinas han estado en el objetivo de sus cámaras.

Por su parte, también la BBC ha estrenado su nuevo hexacopter… y lo presenta con un texto en el que no aparece la palabra dron.

Otras historias interesantes