Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Banca responsable 02 oct 2017

Educación financiera y adolescentes: así gastan el dinero

A pesar de tener acceso a la información, a una paga semanal o mensual y a productos financieros adaptados a sus necesidades, a los adolescentes les cuesta identificar que sus hábitos de hoy pueden afectar a su vida de mañana. Concienciar a los más jóvenes de la importancia de la educación financiera es todavía una asignatura pendiente.

En España, según indica un informe de Junior Achievement, la Universidad de Murcia y MetLife, el 86,5% de los estudiantes de secundaria, entre 12 y 15 años, asegura guardar una parte de su propina semanal, que ronda los 25 euros de media, para cumplir con objetivos como viajar o estudiar. Sus metas de ahorro suelen ser: viajes (28%), fondos para la universidad (22%), el carné de conducir o un coche propio (7,8%) y videoconsolas y videojuegos (4,3%). En cuanto al manejo de productos financieros, el 9% de los estudiantes de Secundaria afirma tener su propia tarjeta, de crédito o débito. Este porcentaje aumenta hasta el 43% en los jóvenes de 18 años. La edad media de acceso a este producto es de 14 años y medio.

Sin embargo, a pesar de estar concienciados con el ahorro, la mayoría de los jóvenes encuestados (uno de cada cinco) no se dan cuenta de que los hábitos financieros del presente afectarán a su vida en el futuro. Es decir, no le dan la suficiente importancia a la educación financiera para manejar bien sus finanzas. La cruda realidad es que, según el último informe PISA sobre competencias financieras, España está en el vagón de cola en nivel de conocimientos, ocupando el décimo puesto de este ‘ranking’, solo por delante de Lituania, Eslovaquia, Chile, Perú y Brasil. Estos resultados indican que, en el futuro, los jóvenes de estos países se verán perjudicados por la falta de conocimientos a la hora de tomar decisiones financieras.

Gastar solo en lo que a uno le gusta

En Chile, las conclusiones del estudio “Alfabetización Financiera y Consumo en Adolescentes” de la Universidad de la Frontera (UFRO), reflejan que el 73% de los jóvenes tienen dinero con regularidad pero se lo gastan únicamente en cosas que les gustan. El 43% de los jóvenes de 15 años afirmó que se le iba la paga en comida, juegos y ropa y el 25% en ocio. Solo el 18% admitió que utilizaba el dinero para cubrir algún gasto relacionado con los estudios y un 13% para ayudar a su familia. Apenas el 42% consigue ahorrar para sus metas de futuro.

No ahorrar

En México las cifras tampoco mejoran. Según cifras de la Comisión Nacional para la Protección y Defensa de los Usuarios de Servicios Financieros (Condusef), el 30% de los jóvenes mexicanos no tienen ningún interés por adquirir cultura financiera y les gusta gastar el dinero en comida, tecnología, ropa y entretenimiento. El dato más preocupante es que solo el 13% de los jóvenes ahorran una parte de su paga.

La educación financiera se aprende, sobre todo, con la práctica. Por eso, es importante que los adolescentes vayan adquiriendo hábitos saludables para su bolsillo de una forma positiva, que les haga sentirse importantes. Estos son algunos ejemplos para conseguirlo.

Hacer recados

Salir a hacer recados familiares, comparar precios y tomar decisiones de compra, es un buen ejercicio para que los más jóvenes sean conscientes de la importancia de atenerse al presupuesto y no hacer gastos superfluos. Además, es una forma de darles responsabilidad y hacerles sentirse importantes, al permitirles tomar decisiones que no solo le afectan a ellos, sino también a su familia.

Apuntar los gastos

Es uno de los hábitos más útiles, que los más jóvenes suelen olvidar. Además de hacer un presupuesto donde se marcan ingresos y gastos, es útil apuntar lo que se ha gastado cada día para controlar bien el dinero y llegar a fin de mes con desahogo.

Usar el móvil

El teléfono es una buena herramienta de ahorro. En el mercado hay numerosas ‘apps’ que ayudan a controlar las finanzas. Las aplicaciones oficiales de los bancos suelen tener ser muy completas y permiten controlar al momento el estado de las finanzas; dos buenos ejemplos de este tipo de ‘apps’ son Checkup, de BBVA Bancomer y BBVA Bconomy.

Y si se quiere estar al día de la mejor información sobre educación financiera en el mundo, lo mejor es visitar el Centro para la Educación y Capacidades Financieras de BBVA.

Otras historias interesantes