Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Educación financiera 19 mar 2018

La educación financiera es la gran oportunidad para la inclusión en la era digital

La educación financiera es clave para garantizar una economía sostenible e inclusiva, y abre una era de oportunidades por la vía de la transformación digital, afirmó el consejero ejecutivo responsable de Economía, Regulación y Relaciones Institucionales de BBVA, José Manuel González-Páramo.

En el marco del foro del Instituto de Finanzas Internacionales (IIF), se presentó la agenda del G20 de este año en la Argentina, en el panel ‘Educación Financiera y Capacidad’, que se desarrolló en el Hotel Intercontinental de Buenos Aires. Durante este foro, José Manuel González Páramo ratificó la importancia de la educación financiera para tomar las mejores decisiones, ya sean personales o de negocios.

El consejero ejecutivo de BBVA compartió panel como moderador con Demetrios Marantis, vicepresidente sénior y director de relaciones gubernamentales globales de Visa; Ray Martínez, co-fundador y presidente de Everfi; Diana Mejía, especialista sénior en Desarrollo Productivo y Financiero del Banco de Desarrollo de América Latina; y Elisabeth Rhyne, directora gerente del Centro para la Inclusión Financiera.

BBVA Francés ha sido precursor en Argentina en materia de educación financiera para diversos sectores sociales, experiencia que ha compartido durante este foro IIF-G20. La entidad implanta este año la edición número 12 de su proyecto de educación financiera, que ha beneficiado ya a más de 12.200 jóvenes con su programa de referencia.

Conferencia IIF-G20 Argentina - 18 y 19 de marzo 2018

Precisamente durante su alocución inicial, José Manuel González-Páramo mencionó que la sociedad atraviesa una época de profundos cambios, en la que la educación financiera es especialmente relevante, por tres motivos. En primer lugar, por desafíos socioeconómicos como el aumento del ingreso per cápita, el creciente nivel de endeudamiento de las últimas décadas y el aumento de la esperanza de vida, que crea incertidumbre sobre el bienestar futuro.

En segundo lugar, por la creciente complejidad de los productos financieros, debido a la existencia de nuevos canales de distribución y tipologías de productos. Y en tercer lugar, por los efectos de la denominada Cuarta Revolución Industrial.

En ese sentido, subrayó que la transformación digital facilita la inclusión financiera, pero añade un nuevo reto para los usuarios con experiencia limitada o sin experiencia previa en el manejo de herramientas digitales, como teléfonos móviles de última generación o la web. Por lo tanto, la simplicidad es necesaria para llegar a las personas sin una cuenta bancaria.

El consejero ejecutivo de BBVA fue contundente al considerar que la era de las oportunidades y de la transformación digital debe facilitar el acceso a la educación a través de la tecnología y añadió que de esta forma se deberán abrir la posibilidad de acometer proyectos a un colectivo mucho más amplio de lo que tradicionalmente era posible.

En este sentido, mencionó tres condiciones necesarias para la inclusión: “Uno, el desarrollo digital para lo que se necesita infraestructura y buen acceso; segundo, buena regulación, es decir un campo de juego nivelado y parejo pero también con protección de los consumidores; y en tercer lugar, la educación financiera. Si la tenemos, vamos a hacer mucho por la inclusión financiera y esta es una asociación pública y privada”.

Precisamente este tema es una gran apuesta de BBVA, que creó hace un año el Centro para la Educación y Capacidades Financieras, del que José Manuel González-Páramo es responsable de su Consejo Asesor y se trata de una iniciativa que ha producido un impulso a la estrategia en esa materia por parte de le entidad. BBVA ha invertido en la última década 73 millones de euros en programas de formación e inclusión, beneficiando a 11 millones de personas.

Panel y debate

El programa presento en su jornada inaugural temas en el corazón de la agenda del G20 y asuntos regionales clave, con mesas de debate con personalidades del ámbito oficial, bancario, empresario, universitario y expertos en finanzas e inversiones. Se abarcaron temas como la economía global, flujos de capitales globales, regulación financiera, futuro del trabajo, inversión de infraestructura y educación financiera.

En su panel, José Manuel González-Páramo planteó cuestiones como cuáles son las estrategias de formación financiera en distintos ámbitos. Al respecto, Diana Mejía, del Banco de Desarrollo de América Latina, admitió que en ese tema la experiencia de las instituciones financieras es clave para desarrollar el bienestar financiero a través de la inclusión.

Elisabeth Rhyne, del Centro para la Inclusión Financiera, hizo una alusión directa a la importancia de la llamada “salud financiera para los consumidores”, que se logra gracias a sistemas cotidianos para mantener equilibrio de las finanzas.

Por su parte, Demetrios Marantis, de Visa, defendió que esta compañía se funda en el principio de que todo el mundo tiene que tener acceso a canales seguros de pagos. “Por eso tenemos una red de 3.000 millones de usuarios, en 40 países y miles de negocios”.

Ray Martínez, cofundador y presidente de Everfi, destacó que es imprescindible la participación del sector público y privado y argumentó que en los Estados Unidos se ha hecho una importantísima inversión en materia de educación, al tiempo que estimó que “ésta, mezclada con la tecnología, es la mejor herramienta”.

Otras historias interesantes