Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Emprendimiento 15 dic 2017

Educar para emprender, necesario en la economía digital

En la era de la economía digital que vivimos, es crucial que los emprendedores adquieran los conocimientos y las capacidades financieras necesarios para desarrollar proyectos innovadores sostenibles en el largo plazo. Es por ello que el foco de la educación y más concretamente, de la educación financiera, debe ampliarse para abarcar la educación en el emprendimiento, especialmente entre los más jóvenes.

Está es la visión que tenemos en BBVA, donde la educación es una de las áreas estratégicas de la política de Responsabilidad Social Corporativa. Si bien tradicionalmente hemos enfocado nuestros esfuerzos en fomentar el acceso igualitario a la educación y la calidad educativa, ahora nuestro foco está en la educación financiera y el emprendimiento. Muestra de ello es el Centro para la Educación y Capacidades Financieras impulsado este año por BBVA, cuyo Consejo Asesor tengo el privilegio de presidir.

Un emprendedor necesita ideas innovadoras, pero solo con esto no es suficiente. Conocer cómo leer un balance, elegir el instrumento financiero adecuado para la situación de su empresa, o saber cómo crear prospecciones financieras, son competencias financieras básicas para todo emprendedor. Además la formación en educación financiera proporciona otras habilidades, como el esfuerzo, la perseverancia, la capacidad de planificación, la resistencia al estrés, que son definitivas a la hora de comenzar un negocio y hacerlo crecer.

Un emprendedor necesita ideas innovadoras, pero solo con esto no es suficiente”

Estos fueron los principales mensajes que expresé durante mi participación, el pasado 23 de noviembre, en la Primera Cumbre Europea sobre Negocios y Educación, celebrada en Bruselas. Esta cumbre se organizó para dar a conocer los resultados del Pacto por la Juventud, un compromiso entre empresas e instituciones europeas, que se inició en 2015 para mejorar la empleabilidad de los jóvenes.

La cumbre, que nace con vocación de continuidad, no pudo tener una primera edición más brillante. Contó con más de 650 participantes y una cualificada participación de las tres principales instituciones europeas con sus presidentes a la cabeza, varios miembros del Parlamento Europeo y varios comisarios.

Junto a la presentación de los resultados del pacto, se celebraron tres paneles de discusión centrados es cómo fomentar las alianzas empresa-educación; cómo convertir la formación vocacional en una alternativa del mismo valor que la educación universitaria; y cómo conseguir que el emprendimiento se integre en la formación convencional. Tuve el honor de participar en la mesa redonda que abordó este tercer reto. El panel fue una gran oportunidad para compartir y reflexionar sobre el rol del emprendimiento en la formación de los jóvenes.

BBVA ha realizado un gran esfuerzo en diseñar, desarrollar e implementar programas de educación y capacitación financiera para emprendedores y todo tipo de públicos. En los últimos 8 años ha invertido casi 70 millones de euros en estos programas, que ya han beneficiado a más de 9 millones de personas. Para nosotros este es un gran logro. Sin embargo, estoy convencido que las alianzas público-privadas, a nivel nacional, europeo e internacional, son una herramienta esencial para promover la capacitación en educación financiera y las habilidades empresariales.

Como apuntaba el comisario europeo del Euro y de Diálogo Social, Valdis Dombrovskis, durante su ponencia, “el compromiso de instituciones públicas y organizaciones privadas de trabajar juntas es la clave para el éxito”. En este sentido, considero que existen sobradas razones para que las instituciones europeas decidan aunar esfuerzos y trabajar con el sector privado para promover la formación en conocimientos y capacidades financieras. En primer lugar, para dar a los consumidores las herramientas necesarias para la toma de decisiones financieras informadas. En segundo lugar, como clave para el éxito del emprendimiento sostenible en la Unión Europea.

Existen sobradas razones para que las instituciones europeas decidan unir fuerzas y trabajar con el sector privado para promover la formación en conocimientos y capacidades financieras”

El mismo presidente del Parlamento Europeo, Antonio Tajani, apuntó en la inauguración del evento que “la inversión en educación y emprendimiento no solo es necesaria para la mejora del empleo, sino crucial para la competitividad de la región”. Por estos motivos, las instituciones europeas deben reclamar de manera contundente y formal una mayor colaboración entre los diferentes actores.

La falta de competencias de la Unión Europea en el campo de la educación no debe ser óbice para la existencia de esta cooperación en educación financiera, que bien puede materializarse en el intercambio de conocimiento y buenas prácticas, la realización de campañas para sensibilizar sobre la importancia de la educación financiera en la vida de las personas, la homologación de metodologías formativas o la celebración de eventos como el que tuvo lugar la semana pasada e incluso más especializados en el ámbito de educación y capacitación financiera.

José Manuel González-Páramo es consejero ejecutivo responsable de economía, regulación y relaciones institucionales de BBVA, desde 2013

Otras historias interesantes