Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Bienestar financiero 07 feb 2019

Ejercicios financieros para una buena salud crediticia

Contar con una buena salud crediticia es tan importante como tener una excelente salud física. Y así como en esta última son claves la actividad física frecuente y contar con hábitos saludables de vida y alimentación, en el caso del buen estado crediticio existen también consejos y prácticas que permitirán llevar una vida tranquila y organizada en materia financiera.

Jorge Flórez, experto del Programa de Educación Financiera de BBVA Colombia comenta los siete hábitos que hacen que las personas puedan tener una buena salud crediticia. “Haga presupuestos a conciencia, enliste las deudas, piense dos veces antes de una nueva deuda, asigne un rubro específico de sus ingresos a cada deuda, evalúe las alternativas financieras que le ofrecen para cubrir sus deudas y, por último, viva de acuerdo a su realidad financiera”, explica.

Pero estos hábitos de nada servirán si no se sigue la siguiente dieta de manera estricta:

  • Tener los pagos al día. Hay que procurar pagar a tiempo las facturas de servicios públicos, telefonía, renta o de cuota hipotecaria, vehículo, colegio y de todos los servicios que se utilicen.
  • Notificar al banco algún inconveniente. Los pagos de las tarjetas de crédito deben hacerse antes de la fecha de vencimiento, y hay que tratar de pagar un poco más del pago mínimo. En caso de no poder hacerlo, se puede llamar a la entidad y poner sobre la mesa el problema para llegar a un acuerdo que permita una solución amigable.
  • No autorizar consulta de datos innecesariamente. Si no se va a pedir un producto financiero, no conviene autoriazar consulta de la capacidad de endeudamiento de manera libre: las entidades financieras verán esto como una falta de insolvencia o de falta de capacidad de pago.

comisiones-cancelacion-hipoteca-prestamos-creditos-finanzas-personales-economia-recurso-BBVA

Tener unos buenos hábitos financieros permiten llevar una vida tranquila y organizada en materia financiera.

  • Tener solo las tarjetas de crédito necesarias. Preferiblemente tener solo dos. Al tener muchos ‘plásticos’ o créditos abiertos, aunque no se usen, las centrales de riesgo siempre lo van a ver como deudas, afectando la capacidad de endeudamiento en caso de requerir un crédito.
  • Valorar las opciones del mercado. La venta de cartera es buena opción si se quiere asegurar un mejor flujo de caja, centralizar los compromisos en una sola obligación o beneficiarse de menores tasas con las que cuenta el mercado. BBVA cuenta con esta opción, que ofrece una tasa preferencial fija durante la vigencia del crédito que depende del perfil del cliente. Ofrece la posibilidad de pagar una única cuota fija al mes y pactar entre 12 o 14 cuotas anuales, de acuerdo con su capacidad de pago.

Otras historias interesantes