Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

El cambio climático y la digitalización, dos grandes retos para Europa en la próxima década

El consejero ejecutivo de BBVA ha analizado en Fráncfort los principales desafíos de Europa en la próxima década y su impacto en los bancos. José Manuel González-Páramo ha señalado que Europa debe hacer frente no solo a cambios de carácter político y económico, sino “a la doble disrupción de la transformación digital y el cambio climático” en su economía y también en sus entidades financieras.

José Manuel González-Páramo ha participado en la conferencia ‘Perspectivas de Regulación de la UE en 2020’, organizada por Dentons y European Data Warehouse en Fráncfort. En este foro, ha destacado los principales retos a los que, en su opinión, Europa se enfrenta en los próximos diez años. En primer lugar, el gran reto de la Unión Europea es una mayor integración económica. Para completar esa integración, debe completarse la Unión Económica y Monetaria, ha señalado.

Para lograr este objetivo serán necesarios cuatro grandes pasos: 1) finalizar la Unión Bancaria con el establecimiento del fondo de garantía de depósitos común; 2) completar la Unión de los Mercados de Capitales; 3) avanzar hacia la Unión Fiscal; 4) dar un nuevo impulso a la convergencia, el empleo y el crecimiento económico mediante, entre otras cosas, una mejor coordinación de la política económica.

En segundo lugar, ha subrayado que, a largo plazo, los principales retos que enfrentará Europa son el cambio climático y la disrupción digital. Respecto a este último, a su juicio, todas las empresas, incluidos los bancos, deben tener en cuenta que el entorno empresarial ha cambiado y tienen que adaptarse a él. En este sentido, ha hecho hincapié en la importancia de conservar la confianza de los clientes para obtener su consentimiento para acceder a sus datos. Cuantos más datos de los clientes tengan las compañías, más servicios de valor agregado pueden ofrecer, ha explicado.

Asimismo, ha señalado que en esa transformación de las entidades bancarias, dos elementos serán fundamentales para determinar la velocidad del cambio y del escenario hacia el que se moverá el sector financiero: uno de naturaleza interna, su velocidad y capacidad de adaptación al cambio, y otro en relación al rol de los reguladores y supervisores, que pueden actuar como frenos o aceleradores de dicho cambio.

El cambio climático y sus implicaciones

Junto con la finalización de la arquitectura económica y bancaria y la digitalización, el cambio climático es el otro gran desafío al que se enfrenta Europa. José Manuel González-Páramo ha destacado que, a pesar de algunas opciones escépticas, el cambio climático es real y es causado por el hombre. El consejero ejecutivo de BBVA ha asegurado que hay un elemento que va más allá del cambio climático: el enfoque de la sostenibilidad. A su modo de ver, la dimensión social de la sostenibilidad también transformará las sociedades y economías. Y lo que es más, si se adopta correctamente el enfoque sostenible, existirán sinergias que mitigarán el cambio climático y mejorarán el desarrollo económico de las sociedades más pobres, reduciendo así la desigualdad.

La sostenibilidad ha entrado ya en las agendas de las autoridades públicas, inversores y consumidores. Los organismos internacionales y europeos han incluido la sostenibilidad dentro de su estrategia por medio de la adopción del Acuerdo de París y los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) de las Naciones Unidas.

Y estas dos piedras también deben ser angulares para las entidades financieras europeas. José Manuel González-Páramo se ha referido a los potenciales impactos que el cambio climático tendrá sobre ellas. En particular, ha identificado tres riesgos principales: de transición (políticos, legales, tecnológicos, de mercado y de reputación); físicos (provocados por eventos puntuales o por riesgos crónicos) y financieros (relacionados con el coste de financiación de las empresas o el impacto en el valor de los activos, entre otros). Pero esta transición hacia la sostenibilidad, además de riesgos, presentará también oportunidades de negocio para los bancos. Estas oportunidades provienen de la mejora de la eficiencia en los procesos de producción y distribución, la transición a alternativas energéticas bajas en emisiones y el desarrollo de nuevos productos, ha detallado.

En el evento, el consejero ejecutivo de BBVA participó junto a otros expertos como Michael Huertas, codirector de Regulación Europea de Instituciones Financieras en Dentons y Christian Thun, CEO de European DataWarehouse.

Otras historias interesantes