Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Educación financiera 14 oct 2020

El papel de la educación financiera en la lucha contra la discriminación

Mónica Coca (Colaborador externo)

El estudio “Financial Literacy and Wellness among African-Americans” de Paul J. Yakoboski del TIAA Institute y Annamaria Lusardi y Andrea Hasler del Global Financial Literacy Excellence Center (GFLEC), ha revelado que  un mayor nivel de educación financiera, en las comunidades afroamericanas de Estados Unidos, se traduce en un aumento del bienestar económico.  Sin embargo, no todo el mundo tiene la misma facilidad para acceder a una buena alfabetización financiera en el país.

“Los 44 millones de afroamericanos de la nación representan el 13% de la población de EE. UU. y tienen un impacto significativo en la economía, con 1.2 billones de dólares en compras anuales”, explica GFLEC en este artículo. “Sin embargo, el bienestar financiero de los afroamericanos está por detrás del de la población estadounidense en su conjunto, y de los blancos en particular”.

Las cifras hablan por sí solas. “La brecha de riqueza entre afroamericanos y blancos refleja una sociedad que no ha ofrecido ni ofrece igualdad de oportunidades a todos sus ciudadanos”, afirma un artículo de The Brookings Institution. “A partir de 2016, el patrimonio neto de una familia blanca típica (171.000 dólares) era casi diez veces mayor que el de una familia negra (17.150 dólares)”.

Educación financiera y bienestar económico

Los expertos reconocen que las razones de estas desigualdades son complejas y ponen el dedo en la educación financiera para empezar a solventarlas. “Existe un fuerte vínculo entre la educación financiera y el bienestar económico entre los afroamericanos,” aseguran Lusardi, Hasler y Yakobosky en su estudio. “Aquellos que tienen más conocimientos financieros tienen más probabilidades de planificar y ahorrar para la jubilación, tener ahorros y administrar mejor sus deudas; también es menos probable que sean financieramente frágiles”.

Los datos respaldan esta afirmación. Según la encuesta anual The 2020 TIAA Institute-GFLEC Personal Finance Index que mide el nivel de educación financiera entre la población adulta estadounidense, la alfabetización en este campo aumenta a medida que crecen los ingresos familiares. “La diferencia entre cada grupo de ingresos es estadísticamente significativa,” explica el informe. “La brecha en las preguntas respondidas correctamente entre aquellos con ingresos familiares anuales por debajo de 25.000 dólares y aquellos con ingresos familiares de 100.000 dólares o más es de 29 puntos porcentuales”. El estudio de Lusardi, Hasler y Yakobosky, basado en las preguntas de esta encuesta anual refleja que, “en promedio, los afroamericanos respondieron correctamente al 38% de las preguntas y solo el 28% acertó más de la mitad de las cuestiones del índice”. Las cifras, entre la población blanca, fueron de 55% y 62%, respectivamente.

Sin embargo, dentro de la propia población afroamericana también hay diferencias. En este caso, el conocimiento financiero varía dependiendo de factores como el género o el nivel de estudios.  “En su conjunto, la educación financiera es mayor entre los hombres, las personas mayores, las que tienen una educación más formal y las que tienen ingresos más altos,” explica el estudio.

Según estos expertos, entre los temas en los que las personas afroamericanas muestran un nivel de conocimientos más bajo se encuentran los seguros, la comprensión del riesgo, la inversión y la identificación de fuentes de información de referencia. Por otro lado, la gestión de préstamos y deudas es el área de mayor conocimiento sobre finanzas personales en este sector de la población.

Acceso igualitario

En un mundo complejo, marcado por la crisis del COVID-19, es cada vez más necesario contar con una buena educación financiera. Sin embargo, un gran porcentaje de la población financieramente vulnerable carece de acceso fácil a esta información.

Por este motivo, BBVA USA trabaja para facilitar al máximo el acceso a educación financiera de calidad, a través de contenidos y cursos virtuales accesibles a través de su web. A principios de 2020, el equipo de Negocio Responsable del banco convirtió todos sus módulos formativos para facilitar acceso en todas las geografías en las que el banco opera. Las clases no presenciales se ofrecen a través de una plataforma de reunión ‘online’, que permite a los participantes interactuar con el instructor, formular preguntas y participar en encuestas en tiempo real y ejercicios interactivos. El equipo acaba de incorporar nuevos módulos centrados en la Banca Móvil y la Gestión de Deudas. Según el equipo, más de 4000 participantes han completado los cursos de educación financiera virtual a través de 250 talleres en los últimos 7 meses.

El Centro para la Educación y Capacidades Financieras de BBVA fomenta la educación financiera a escala global como palanca para mejorar la salud financiera. En el desarrollo de la plataforma, que agrupa toda la información desarrollada por el Centro sobre este tema, colaboran más de 100 organizaciones. Además, el Centro ha dado visibilidad a cerca de 250 informes y artículos y 140 mejores prácticas de todo el mundo, todas ellas disponibles ‘online’.

Otras historias interesantes