Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

El reto global que suponen los 17 Objetivos de Desarrollo Sostenible

Aunque el concepto de desarrollo sostenible apareció por primera vez en 1987 con la publicación del Informe Brundtland, fue en la Asamblea General de la ONU celebrada en 2015 donde países de todo el mundo firmaron la Agenda 2030 de las Naciones Unidas. Como parte fundamental de ella se publicaron los 17 Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS), que contenían una serie específica de tareas para, principalmente, acabar con la pobreza, proteger el planeta y garantizar que todas las personas disfruten de paz y prosperidad.

Esta nueva estrategia internacional es la clave para los programas de desarrollo que se diseñen durante los próximos años, y promueve que los Estados movilicen los medios necesarios para la implementación de los ODS así como la concreción de alianzas entre las esferas pública y privada. El reto fundamental es que los países afronten con realismo los grandes desafíos a los que se enfrenta la humanidad, garantizando que todas las personas dispongan de las mismas oportunidades sin poner el riesgo la sostenibilidad del planeta.

Los 17 Objetivos se concretaron después de más de dos años de consultas públicas, negociaciones entre países y encuentros con el Tercer Sector, poniendo un foco especial en los medios de implementación para conseguir que se puedan hacer realidad, vinculándolos de manera integral con el acuerdo de la Agenda de Acción de Addis Abeba para la financiación del Desarrollo.

La Agenda 2030 de la ONU, junto a los resultados del Acuerdo de París sobre el Cambio Climático, han sido las hojas de ruta base utilizadas por la Comisión Europea para establecer los desafíos de la Unión Europea para el horizonte 2030, de cara a lograr un mundo mejor y poder desarrollar un marco mundial para la cooperación internacional en materia de sostenibilidad, con sus dimensiones económica, social, medioambiental y de gobernanza.

BBVA y los 17 ODS

Aunque se hable de cada uno de ellos de manera individual, la realidad es que todos estos retos están interrelacionados y, para conseguir el éxito en su consecución, es imprescindible que se articulen estrategias que tengan un enfoque global, no sólo desde el punto de vista de los Estados, sino, también, por parte de las empresas, como lo están demostrando, por ejemplo, entidades como BBVA:

  1. Erradicar la pobreza en todas sus formas en el mundo, por ejemplo, fomentando la inclusión financiera mediante actividades y centros de educación que apuesten por iniciativas como las microfinanzas.
  2. Poner fin al hambre, conseguir la seguridad alimentaria y una mejor nutrición, y promover la agricultura sostenible, a través de, entre otras medidas, el apoyo a los pequeños agricultores, colaborando en sus finanzas.
  3. Asegurar una vida saludable y promover el bienestar para todos para todas las edades, que se puede lograr, por ejemplo, financiando proyectos relacionados con la investigación en biomedicina y salud, a través de becas y ayudas.
  4. Garantizar una educación de calidad inclusiva y equitativa, y apoyar las oportunidades de aprendizaje permanente para todos. En este sentido, BBVA apuesta por la concesión de becas a personas que, de otro modo, no tendrían acceso a la educación así como por la colaboración con entidades académicas.
  5. Alcanzar la igualdad entre los géneros y empoderar a todas las mujeres y niñas, derribando barreras que impidan que haya mayor diversidad en puestos de responsabilidad o formando para enfrentar a los sesgos inconscientes.
  6. Garantizar la disponibilidad y la gestión sostenible del agua y el saneamiento para todos, por ejemplo, a través de planes que sirvan para reducir y concienciar acerca de su consumo o colaborando con empresas que desarrollen proyectos innovadores en este campo.
  7. Asegurar el acceso a energías asequibles, fiables, sostenibles y modernas para todos, contribuyendo a una mejora de la eficiencia energética y fomentando el uso de energías renovables, a través de la financiación de proyectos sostenibles.
  8. Favoreciendo el crecimiento económico sostenido, inclusivo y sostenible, el empleo pleno y productivo, y el trabajo decente para todos. Algo que BBVA, por ejemplo, promueve con su compromiso para involucrar a sus grupos de interés a contribuir a este objetivo o colaborando con emprendedores vulnerables.
  9. Desarrollar infraestructuras resilientes, promover la industrialización inclusiva y sostenible, y fomentar la innovación. BBVA tiene definido movilizar hasta 100.000 millones de euros entre 2018 y 2025 en financiación sostenible, que incluye los temas de infraestructura y agronegocios.
  10. Reducir las desigualdades entre países y dentro de ellos, apostando, por ejemplo, por desarrollar estrategias que guíen el comportamiento en materia tributaria y que estén alineados con los principios corporativos de una entidad.
  11. Conseguir que las ciudades y los asentamientos humanos sean inclusivos, seguros y sostenibles, fomentando la construcción de edificios que posean altos estándares de sostenibilidad o desarrollando campañas que favorezcan el reciclaje.
  12. Garantizar las pautas de consumo y de producción sostenibles, que desde BBVA se impulsa en ámbitos como una mejor gestión de los recursos medioambientales, apostando por el ahorro energético o colaborando con otras entidades para intentar reducir los niveles de pobreza.
  13. Tomar medidas urgentes para combatir el cambio climático y sus efectos, algo a lo que BBVA se ha involucrado específicamente a través de su Compromiso 2025, que apuesta por lograr un equilibrio entre la energía sostenible y las inversiones en combustibles fósiles, por medio de tres líneas de actuación: financiar, gestionar e involucrar.
  14. Conservar y utilizar de forma sostenible los océanos, mares y recursos marinos para lograr un desarrollo sostenible, lo que pasa por, entre otras medidas, reducir paulatinamente el uso de plástico y fomentar el estudio académico de sus efectos en el ecosistema.
  15. Proteger, restaurar y promover la utilización sostenible de los ecosistemas terrestres, gestionar de manera sostenible los bosques, combatir la desertificación y detener y revertir la degradación de la tierra. BBVA apuesta a través de la iniciativa Bosques BBVA por recuperar y mejorar áreas especialmente desprotegidas fomentando actividades con voluntarios.
  16. Promover sociedades pacíficas e inclusivas para el desarrollo sostenible, facilitar acceso a la justicia para todos y crear instituciones eficaces, responsables e inclusivas a todos los niveles. BBVA lleva desde hace tiempo apostando por el desarrollo de un modelo de banca responsable, y financiación sostenible.
  17. Fortalecer los medios de ejecución y reavivar la alianza mundial para el desarrollo sostenible, a través de, por ejemplo, alianzas estratégicas con entidades financieras multilaterales o lanzando iniciativas relacionados con los Principios de Banca Responsable.

Otras historias interesantes