Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Hipotecas 19 jul 2018

¿Cómo elegir el mejor préstamo hipotecario?

Elegimos la casa perfecta y nos decidimos a dar el gran paso de comprarla. Después de pasar el proceso de la búsqueda y el papeleo correspondiente, para la mayoría de los futuros propietarios se abre otro gran capítulo: solicitar un préstamo hipotecario. ¿Cómo elegir el tipo de préstamo más conveniente? ¿Cómo calcular el plazo y cobertura que más nos conviene? ¿Qué banco es el que ofrece más ventajas al otorgar un crédito?

Emilio Díaz, responsable de Desarrollo de Productos de BBVA Uruguay, nos da unas recomendaciones a seguir a la hora de optar por el mejor crédito hipotecario.

El ‘check-list’ inicial

Antes de solicitar un préstamo, hay una serie de consideraciones a tener en cuenta:

  • Tener el inmueble elegido
  • Hacer una primera simulación de crédito. En el portal InfoCasas se puede calcular al instante el valor de la cuota para cada inmueble seleccionado
  • Conocer cuánto ahorro previo se necesita para el inmueble
  • Chequear que se cumple con todos los requisitos
  • Conocer los gastos asociados a la compra y a la solicitud del préstamo

“En el caso de BBVA, nuestros ejecutivos hacen este proceso con los clientes. Asesoran en todos los temas vinculados a los gastos de la compra, no solo los del banco, escribano o tasación, sino los impuestos patrimoniales, de mudanza, de conexiones, si hay que hacer una reforma. A veces los usuarios solicitan el préstamo tan justo que no les queda margen de maniobra para hacer frente a esos gastos de las primeras semanas de ocupación de la nueva vivienda”, explica Emilio Díaz.

¿Cómo seleccionar un producto hipotecario?

Una vez chequeados todos los requisitos previos, es el momento de evaluar los distintos productos hipotecarios.

En BBVA Uruguay existen dos grandes productos:

  • Crédito para compra de vivienda terminada, nueva o usada
  • Construcción de la casa en un terreno previamente adquirido

1. Crédito para compra de vivienda terminada: puede usarse para financiar la compra de vivienda nueva o usada. Es un producto muy flexible y se adapta a cualquier tipo de composición familiar.

La variante de este producto es el posible uso del Fondo de Garantía de Créditos hipotecarios de la Agencia Nacional de Vivienda (ANV). Si se accede a este fondo, se permite solicitar un préstamo con menos ahorro previo que con el crédito tradicional. Este producto tiene dos requisitos: ganar mensualmente menos de 100 UR (algo más de 100.000 pesos) y que la vivienda esté dentro de los topes de precio habilitados por la ANV, en su propia página web. En el préstamo tradicional hay que tener aproximadamente un 25% de la integración del precio en efectivo para pedir el capital por el resto del valor del inmueble. Con este préstamo, se puede acceder con un 10% del ahorro previo.

“Esto lo hace un muy buen producto para jóvenes porque contempla el poco tiempo que el joven tuvo para ahorrar, en un momento de su vida en que no está en su máxima capacidad de ingreso”, explica el encargado de desarrollo de productos de BBVA. “Para ellos la figura del Fondo de Garantía es una posible solución”.

2. Crédito para construcción de vivienda:  este producto apunta a clientes que compraron su terreno y contratan un arquitecto o estudio que se encarga de la construcción de su casa. Se ofrece en las mismas condiciones de tasa de interés que el préstamo de vivienda ya terminada. Según Díaz, “se utiliza bastante más en el interior que en Montevideo. BBVA es una de las pocas entidades que ofrece un producto destinado al mercado de la construcción.”

¿Qué plazo conviene elegir?

Lo que se recomienda es optar por un plazo de financiación que permita tener una cuota cómoda para el manejo del presupuesto mensual. “Uno debe proyectar su propio presupuesto, teniendo en cuenta algunos vaivenes de la economía familiar”, recomienda Díaz. “Dejar espacio para que además de pagar la cuota del préstamo, se puedan cubrir algunas urgencias o imprevistos, o incluso ahorrar para otras inversiones de la vida familiar, como la educación de los hijos”, agrega.

La ventaja de BBVA es que el préstamo tiene un plazo de hasta 25 años, una de las opciones con mayor plazo del mercado, lo cual permite bajar la cuota. Además, se mantiene una tasa de interés competitiva durante toda la extensión de ese plazo, con la novedad de que acaba de reducir la tasa de interés a menos de 15 años a 5,75% en UI, manteniendo el 5,90% entre 16 y 25 años. Al analizar el presupuesto familiar, se deben contemplar todos estos factores para optar por una forma de financiación.

¿Qué crédito me da más beneficios?

Entre las diversas opciones en el mercado, es importante considerar cuál producto hipotecario nos aporta los mayores beneficios además de las bajas tasas de interés a lo largo de todo el plazo. Algo fundamental es “contemplar los gastos extras, que también pueden entrar dentro de la financiación”, señala Díaz. “En el caso de BBVA Uruguay, para quienes cobran o deciden cobrar sus haberes en el banco, la tasación y el seguro de hogar del primer año son gratuítos. El seguro de incendio también se incorpora en la cuota para que no tenga que adquirirse aparte,  atendiendo a que el primer año es el de mayores gastos de una persona cuando compra su casa”, explica.

La experiencia y confiabilidad del banco es otro componente esencial cuando se elige un servicio financiero para una inversión tan importante. “La experiencia, atención y asesoramiento también son un diferencial. Para la mayoría de las familias es la inversión más importante de su vida; por eso es importante encontrar un banco que tenga experiencia y sepa asesorar a sus clientes”.

Otra recomendación para que el proceso de pago de cuota sea más sencillo, es ser cliente del mismo banco en el que se solicita el préstamo. Los clientes que ya cobran su sueldo en BBVA Uruguay o eligen comenzar a hacerlo tienen el beneficio extra de la tasación y el seguro de hogar de regalo por el primer año. Además, cuentan con la comodidad de que la cuota se debita automáticamente de su cuenta, no tienen que hacer movimientos extras ni estar pendientes cada mes en ir a pagarla. Manejar la mayor parte de los productos financieros en un solo banco brinda la facilidad de administrar la economía familiar desde la app o desde la web del banco, facilitando toda la gestión.

Otras historias interesantes